Encuentra puntos en común con los colegas de distintas culturas

Cuando trabajas en un equipo global, es fácil enfocarse en las características que te diferencian de tus colegas. No obstante, en lugar de pensar en qué te hace distinto, haz énfasis en las cosas que tienen en común. Esto te acercará más a tus colegas y serás más receptivo –además de sentirte menos frustrado— a las diferencias culturales.

Por ejemplo, un empleado francés podría crear un vínculo con sus compañeros japoneses si se dan cuenta de que ambas culturas se enfocan en obtener resultados y son propensas a analizar los procesos para descubrir cómo mejorarlos. Cuando te topes con reglas y normas que te parecen raras, piensa en reglas similares en tu cultura. Te sentirás más comprensivo con tus colegas, lo que mejorará la colaboración y el trabajo en equipo.

(Adaptado de “How to Successfully Work Across Countries, Languages, and Cultures, por Tsedal Neeley).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.