Fomenta que tu equipo te plantee problemas, pero no quejas

“Tráeme soluciones, no problemas”. Muchos directores con buenas intenciones lo han dicho, con el objetivo de evitar que los empleados solo se quejen de sus problemas laborales. Sin embargo, los empleados tal vez entiendan que deben tapar un problema si no tienen una solución para este. Así que es mejor comentar a tu equipo que te plantee sus problemas.

Las quejas suelen manifestarse en formas absolutas, como con “siempre” y “nunca”, y culpar a alguien más: “El grupo Azul nunca cumple sus fechas de entrega, y siempre nos deja todo la responsabilidad a nosotros”. Por otro lado, el planteamiento de problemas ofrece hechos objetivos y revela el papel de cada uno en la creación de problemas: “El grupo Azul no ha cumplido las fechas de entrega cuatro veces. En dos de los casos, tampoco estuvimos preparados. En los otros dos, tuvimos que trabajar los fines de semana porque el trabajo del grupo Azul llegó tarde”. Es mucho más fácil abordar el recuento detallado y equilibrado de un problema que una queja.

(Adaptado de “The Problem with Saying ‘Don’t Bring Me Problems, Bring Me Solutions’”, de Sabina Nawaz).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print