Haga que las reuniones globales funcionen

Ahora que la gente está diseminada en ubicaciones con husos horarios distintos, los equipos globales pueden tener problemas para sostener reuniones eficaces. Pero la distancia no es excusa para la mala educación.

A continuación dos políticas que pueden facilitar las reuniones de su equipo distante:

Comparta las inconveniencias: No es justo forzar a la gente de Delhi a que siempre atiendan la llamada a las 3 a.m. Rote los horarios de las reuniones para que todo mundo comparta la carga de los horarios inconvenientes.

O todos juntos o todos separdos: La dinámica de una reunión puede perderse si algunos miembros del equipo pueden verse y hablarse estando desconectados. Si una persona está separada del resto, pida que todos llamen desde sus oficinas particulares. Esto significa que nadie se beneficiará excesivamente de conversaciones al margen o expresiones faciales.

(Guide to Making Every Meeting Matter”).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.