No permitas que un colega tóxico destruya a tu equipo

Solo se necesita a una persona tóxica para destruir a un equipo altamente productivo. Si eres el líder del equipo, manejar a un empleado tóxico es (casi siempre) sencillo: hazle reconocer el efecto de su comportamiento y pídele que cumpla con un estándar más alto. Pero, ¿qué pasa si esa persona es tu colega? En primer lugar, conversa tranquilamente con él.

Explica el efecto que su comportamiento tiene en ti y en el grupo. A continuación, compórtate como quieres que el grupo lo haga. Haz que la colaboración y el diálogo abierto sean el estándar para el grupo. Finalmente, habla con tu jefe. Sugiérele que el equipo se reúna para charlar sobre los comportamientos difíciles y los conflictos.

Esta sesión no deberá ser una trampa para poner al miembro tóxico en el patíbulo. Debe ser una interacción auténtica para que los miembros del equipo discutan sus perspectivas individuales y aumenten el reconocimiento de ese tipo de comportamiento.

(Adaptado de “4 Ways to Deal With a Toxic Co-Worker”, de Abby Curnow-Chavez).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


print

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print