No temas hacer amigos en el trabajo

Las amistades en la oficina pueden ser engañosas. Cuando los límites se borran entre lo profesional y lo personal, hay probabilidades de que los sentimientos y el desempeño del equipo se vean afectados. Sin embargo, solo porque existe la posibilidad de que ocurran enredos difíciles no significa que debas evitar charlar con tus colegas. De hecho, las investigaciones muestran que la gente que hace amigos en el trabajo tiene niveles más altos de productividad, retención y satisfacción laboral.

Así que tómate el tiempo de conocer a la gente y forjar vínculos. No necesariamente tienes que salir a beber una copa o compartir muchísimos detalles personales. Las relaciones positivas se basan en la vulnerabilidad, la autenticidad y la compasión, así que enfatiza esos valores en tus interacciones con tus colegas. Además, no supongas que será fácil. Todas las amistades tienen momentos difíciles. Las amistades en el trabajo simplemente tienen obstáculos distintos.

(Adaptado de “Having Work Friends Can Be Tricky, but It’s Worth It”, de Emma Seppala y Marissa King).

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.