Empatice cuando otros fallen

Cuando la gente falla en el trabajo, su instinto tal vez sea de entrar a una faceta de solución de problemas; busca las causas del fracaso, intenta descubrir cómo evitarlas en el futuro y saca lecciones. Pero cuando la gente que ha fallado está al borde de la desesperación, más que racionalizaciones lo que necesita es empatía o aliento para el futuro.

Una respuesta preocupada no sólo es compasiva, también es productiva. La empatía comunica confianza y la gente se desempeña mejor cuando siente que confían en ella. La próxima vez que alguien de su equipo se quede corto, escuche, no interrumpa, no dé ningún consejo, no diga que todo va a estar bien. Simplemente reflexione lo que le dicen. Ya habrá tiempo para resolver los problemas.

(“The Right Way to Respond to Failure” |Peter Bregman).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.