¿Quién empatiza con líderes maquiavélicos o narcisistas?

¿Ha trabajado con un líder que manipula a otros para salirse con la suya? eLas características hostiles de la personalidad podrían ayudar a las personas a subir en la escalera, pero su viaje a la cima podría ser solitario –a menos que sus colegas compartan esos rasgos de personalidad.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

¿Ha trabajado con un líder que manipula a otros para salirse con la suya? ¿Hay alguien en su equipo que está tan obsesionado consigo mismo al grado de despreciar las opiniones y contribuciones de otros? Las características hostiles de la personalidad podrían ayudar a las personas a subir en la escalera, pero su viaje a la cima podría ser solitario –a menos que sus colegas compartan esos rasgos de personalidad.

Replicamos investigaciones previas que muestran que los líderes con rasgos negativos de personalidad fueron percibidos por sus subordinados como poseedores de un comportamiento de liderazgo más pobre. Sin embargo, también hallamos que si los seguidores compartían esos rasgos, tenían más probabilidades de llevársela bien con su desagradable directivo.

Exploramos cuándo y por qué los rasgos negativos en la personalidad de un líder podrían afectar la percepción de su liderazgo, incluso a pesar de que otras investigaciones han mostrado que de hecho esos rasgos ayudan a los líderes a avanzar. Por ejemplo, un estudio descubrió que “el narcisismo estaba relacionado positivamente con el salario, el maquiavelismo estaba relacionado positivamente con la posición de liderazgo y la satisfacción de carrera, la psicopatía estaba relacionada negativamente con todos los resultados analizados.” Si esos rasgos comúnmente llamados “la triada oscura” -son tan rechazados, ¿por qué dos de ellos se relacionarían con resultados positivos en la carrera laboral?

Nos enfocamos en la calidad de la relación entre líderes y sus subordinados, y cómo las semejanzas y diferencias en sus personalidades influían en esta y en el desempeño de liderazgo.

Los narcisistas se caracterizan por una vanidad excesiva, sentimientos de superioridad y arrogancia, y una fuerte necesidad de admiración y merecimiento. Piense en personas que aman ser reconocidas por un logro, incluso si no contribuyeron a este. Los maquiavélicos, por otra parte, usan estrategias de manipulación para alcanzar sus metas sin tomar en cuenta la moralidad. Suelen ser descritos como inmorales, cínicos y calculadores -personas que creen que los fines justifican los medios. Por último, los psicópatas se caracterizan por una alta impulsividad, baja empatía o frialdad interpersonal, y comportamiento abusivo y antisocial. Tienden a ser emocionalmente cargados e impredecibles.

Las personas con calificación elevada en cualquiera de estos rasgos operan de una forma socialmente aversiva, y ello incluye el comportamiento en el lugar de trabajo. No es de sorprender que investigaciones previas sugieran que las características obscuras de personalidad tienen un impacto negativo en los colegas. Los subordinados de líderes con una personalidad “obscura” reportan situaciones de liderazgo destructivo, desconfianza, menor satisfacción laboral, menor bienestar psicológico, mayor rotación y negligencia.

Nuestro estudio abarcó a 349 participantes que ocuparon posiciones de liderazgo en los mandos medios. Ya que le reportaban a líderes en la alta gerencia, también ocupaban una posición de subordinados. Los participantes calificaron sus propios rasgos de la triada oscura, la calidad de su relación con su líder directo y los rasgos de triada oscura y desempeño de liderazgo de este.

Descubrimos que el narcisismo y el maquiavelismo tienen un impacto negativo en la calidad de la relación entre los líderes y sus seguidores. En consecuencia, la calidad de esta relación afectó el desempeño de liderazgo. Por ejemplo, los líderes con mayor nivel de narcisismo o maquiavelismo formaron relaciones de menos calidad con sus seguidores, que los calificaron como líderes más deficientes. Entonces, ¿qué ayuda a los líderes con rasgos de “triada oscura” a formar buenas relaciones?

No sólo las características de personalidad del líder influyen en calidad de las relaciones; la personalidad del seguidor también juega un rol importante. Los líderes y seguidores que tienen niveles similares de narcisismo y maquiavelismo muestran relaciones de mayor calidad. Si los líderes poseen algún rasgo, tienden a formar relaciones más sólidas con seguidores que también lo posean.

No encontramos el mismo resultado para la psicopatía; esto puede deberse a que ese rasgo se asocia con una falta de empatía y con comportamiento antisocial. En pocas palabras, las personas altas en psicopatía tienden a no formar relaciones con nadie.

Entonces ¿por qué podría la afinidad entre líder y seguidor ayudar a compensar el impacto negativo de los rasgos oscuros del líder en la calidad de su relación? La respuesta podría ser que los seguidores con rasgos de personalidad similares a los de sus líderes pueden entender de mejor forma su comportamiento. En lugar de que la arrogancia y ensimismamiento de líder sean percibidos negativamente, los seguidores que son igualmente narcisistas podrían relacionarse de mejor forma con estas características y aceptarlas, lo que mitigaría su impacto en la calidad de la relación y la efectividad de liderazgo percibida. Del mismo modo, las formas manipuladoras de los líderes maquiavélicos podrían ser apreciadas por sus seguidores que las comparten.

Niveles extremos de narcisismo y maquiavelismo son relativamente raros, pero la personalidad de todos tiene un grado de oscuridad. Entonces ¿qué deberían concluir los líderes a partir de esto? La respuesta corta es que las personalidades similares -incluso negativas- se atraen entre sí y pueden facilitar relaciones laborales efectivas. Alentamos a los líderes a reconocer y aceptar que podrían tener estos rasgos. Sea consciente de que no todos los seguidores podrían manejar fácilmente la interacción personal con usted. ¿Cómo perciben y experimentan los otros empleados estos aspectos de su personalidad? ¿Qué lo detona a usted para comportarse de esta forma? Las rutinas de comportamiento aprendidas podrían ser un enfoque que ayude a mantener a raya estos rasgos, y ayudarlo ser un mejor líder.

“Los narcisistas se caracterizan por una vanidad excesiva, sentimientos de superioridad y arrogancia, y una fuerte necesidad de admiración y merecimiento”.

“Los maquiavélicos usan estrategias de manipulación para alcanzar sus metas sin tomar en cuenta la moralidad”.

“Los psicópatas se caracterizan por una alta impulsividad, baja empatía o frialdad interpersonal, y comportamiento abusivo y antisocial”.

Replicamos investigaciones previas que muestran que los líderes con rasgos negativos de personalidad fueron percibidos por sus subordinados como poseedores de un comportamiento de liderazgo más pobre. Sin embargo, también hallamos que, si los seguidores compartían esos rasgos, tenían más probabilidades de llevársela bien con su desagradable directivo.

Nos enfocamos en la calidad de la relación entre líderes y sus subordinados, y cómo las semejanzas y diferencias en sus personalidades influían en esta y en el desempeño de liderazgo. Los subordinados de líderes con una personalidad “obscura” reportan situaciones de liderazgo destructivo, desconfianza, menor satisfacción laboral, menor bienestar psicológico, mayor rotación y negligencia. Nuestro estudio abarcó a 349 participantes que ocuparon posiciones de liderazgo en los mandos medios.

La respuesta podría ser que los seguidores con rasgos de personalidad similares a los de sus líderes pueden entender de mejor forma su comportamiento. Niveles extremos de narcisismo y maquiavelismo son relativamente raros, pero la personalidad de todos tiene un grado de oscuridad. La solución es que las personalidades similares -incluso negativas- se atraen entre sí y pueden facilitar relaciones laborales efectivas.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Who Empathizes With Machiavellian or Narcissistic Leaders?

Have you ever worked with a leader who manipulates others to get his way? Or is there someone on your team who is so self-obsessed that she disregards others’ opinions and contributions? Hostile personality characteristics might help people climb the ladder, but their journey to the top may be lonely — unless their colleagues share these personality traits.

 

We replicated previous research showing that leaders with negative personality traits were perceived by their subordinates as displaying poorer leadership behavior. However, we also found that if followers shared those traits, they were more likely to get along with their nasty manager.

 

We explored when and why a leader’s negative personality traits might hurt perceptions of his leadership, even though other research has shown that those traits actually help leaders get ahead. For example, one study found that “narcissism was positively related to salary, Machiavellianism was positively related to leadership position and career satisfaction, and psychopathy was negatively related to all analyzed outcomes.” If these traits — often called “the dark triad” — are so disliked, why would two them correlate with positive career outcomes?

 

We focused on the quality of the relationship between leaders and their subordinates, and how similarities and differences in their personalities influenced this and leadership performance.

 

Narcissists are characterized by excessive vanity, feelings of superiority and arrogance, and a strong need for admiration and entitlement. Think about people who love to be recognized for an achievement even if they didn’t contribute to it. Machiavellians, on the other hand, use manipulative strategies to achieve their goals without considering morality. They are often described as immoral, cynical and calculative — people who think that the ends justify the means. Lastly, psychopaths are characterized by high impulsivity, low empathy or interpersonal coldness, and exploitative and anti-social behavior. They’re likely to be emotionally charged and unpredictable.

 

People who score high on any of these three traits operate in a socially aversive way, and this includes behavior in the workplace. Not surprisingly, previous research suggests that dark personality characteristics have a negative impact on colleagues. Subordinates of leaders with a “dark” personality report issues of destructive leadership behavior, distrust, lower job satisfaction, poorer psychological well-being, higher job turnover and neglect.

 

Our study consisted of 349 participants who held leadership positions in middle management. Because they reported to leaders from upper management, they also held a follower position. Participants rated their own dark triad traits, the quality of their relationship with their direct leader and their leader’s dark triad traits and leadership performance.

 

We found that narcissism and Machiavellianism had a negative impact on the quality of the relationship between leaders and their followers. Consequently, the quality of this relationship hurt leadership performance. For example, leaders with higher levels of narcissism or Machiavellianism formed poorer-quality relationships with their followers, who rated them as poorer leaders. So what helps leaders with “dark triad” traits form good relationships?

 

It’s not only a leader’s personality characteristics that influence relationship quality; a follower’s personality also plays an important role. Leaders and followers who have similar levels of narcissism and Machiavellianism have higher-quality relationships. If leaders possess either trait, they tend to form stronger relationships with followers who also have that trait.

 

We did not find the same result for psychopathy; this may be because that trait is associated with a lack of empathy and anti-social behavior. In short, people high in psychopathy aren’t likely to form relationships with anyone.

 

So why might a leader-follower personality match help to buffer the negative impact of a leader’s dark traits on the quality of their relationship? The answer might be that followers with personality traits similar to their leaders’ can better understand their behavior. Instead of a narcissist’s arrogance and self-absorption being perceived negatively, followers who are similarly narcissistic might be better able to relate to these characteristics and be more accepting of them, which would mitigate their impact on relationship quality and perceived leadership effectiveness. Likewise, the manipulative ways of Machiavellian leaders might be appreciated by their follower counterparts.

 

Extreme levels of narcissism and Machiavellianism are relatively rare, but everyone’s personality has a degree of darkness. So what should leaders take away from this? The short answer is that similar personalities — even negative ones — attract each other and can facilitate effective working relationships. We encourage leaders to acknowledge and accept that they may have these traits. Be aware that not every follower might be able to easily handle personal interaction with you. How do other employees perceive and experience these aspects of your personality? What triggers you to behave in these ways? Learned behavioral routines might be one approach that helps to keep these traits in check, and help you be a better leader.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print