Cómo enviar correo electrónico a personas intimidantemente poderosas

texto alt

Los Presidentes Ejecutivos están en espera de información de empleados y clientes. ¿Tienes información que les puede ser de utilidad?
Te mostramos algunos tips para hacerles llegar tus ideas a través de correo electrónico.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Los Presidentes Ejecutivos están sedientos de información de las líneas del frente. Sin embargo, aquellos de nosotros en esas líneas –ya sea como clientes o empleados- comúnmente dudamos de acercarnos a los líderes que están solo a un correo electrónico de distancia.

Vi esto el otro día en un amigo que trabaja para Salesforce. Mi amigo es un gerente de nivel medio, muy observador y brillante. Él tiene una tonelada de percepción y perspectiva acerca de Salesforce que Marc Benioff, el fundador y Presidente Ejecutivo, debería conocer. Aunque yo no conozco a Benioff, apostaré con confianza que anhela ésta información, porque podría usarla para tomar mejores decisiones.

Esto es lo que descubrí al trabajar con Bill George – el antiguo Presidente Ejecutivo de Medtronic y actual profesor en la Harvard Business School – en “True North.” En una entrevista tras otra, descubrimos que los Presidentes Ejecutivos querían una mejor imagen de lo que sus empleados y clientes desean. Repetidamente nos dijeron lo sorpresivamente aislante que encontraban su trabajo. Pero, cuando le pregunté a mi amigo si él le enviaría un correo electrónico a Benioff, él objetó, porque no quería pisar ningún callo en la jerarquía.

No entiendo la negativa de mi amigo. El modo en que accidentalmente me convertí en autor fue enviándole un correo electrónico en frío a Bill después de que él habló en mi escuela de negocios.

Por supuesto, no todo correo electrónico en frío es exitoso. Le he escrito a Mark Zuckerberg, Larry Page y, sí, Marc Benioff, y no recibí respuesta. Adiviné sus direcciones de correo electrónico, así que probablemente las tengo equivocadas. Quizá simplemente no tenían nada que decir en respuesta. Oh, bueno, valía la pena intentar.

Aprendí acerca de los beneficios (y los fracasos asociados), de enviar correo electrónico en frío cuando trabajé como un asociado para la firma de capital de riesgo Summit Partners.

Típicamente todos los días llamábamos o enviábamos correo electrónico en frío a docenas de Presidentes Ejecutivos, pues Summit obtenía acceso a tratos de capital de desarrollo al contactar directamente a las personas.

Ahí aprendí algunas reglas generales que uso aún hoy:

  • Espere una tasa de fracaso del 50 al 90% la primera vez que envía un correo electrónico en frío a alguien. Si no obtiene una respuesta, no se preocupe –es mucho menos malo que hablarle por teléfono en frío a alguien y que le cuelguen a usted.
  • No es difícil adivinar o encontrar una dirección de correo electrónico. Usualmente son [emailprotected] Si es un emprendedor, [emailprotected] Usted siempre puede llamar al teléfono principal y decir que quiere mandarle algo por correo electrónico al Presidente Ejecutivo y normalmente le darán la dirección.
  • Usted es educadamente insistente si envía un correo electrónico cada dos días, pero quizá debería rendirse después de tres o cuatro intentos si no ha habido respuesta.
  • En el caso de los ejecutivos ocupados, los fines de semana son, por mucho, el mejor momento para intentar contactarlos, ya que típicamente tienen más tiempo para leer algo en una pantalla de computadora, en lugar de otro dispositivo. Un sorprendente número de ejecutivos sí leen todo su correo electrónico –especialmente los personales.
  • Mantenga su mensaje corto y al grano. La brevedad incrementa la posibilidad de que realmente sea leído –y la relevancia aumenta las probabilidades de una respuesta.

“Los Presidentes Ejecutivos están sedientos de información de las líneas del frente, sean clientes o empleados”.

“Deber sobreponerse al miedo de contactar con los altos ejecutivos”.

“Debe asegurar que su mensaje sea corto y claro. Vaya al grano”.

Presidentes Ejecutivos están sedientos de información de las líneas del frente, sean clientes o empleados. Anhelan esta información, porque podrían usarla para tomar mejores decisiones.

Cierto es que no todo correo electrónico en frío es exitoso, pero vale la pena intentarlo. Hay que medir tanto los beneficios como los fracasos de enviar correo electrónico en frío.

Estas son algunas reglas:

  • Espere una tasa de fracaso del 50 al 90%.
  • No es difícil adivinar o encontrar una dirección de correo electrónico. A veces basta con pedirlo vía telefónica.
  • Usted es educadamente insistente si envía un correo electrónico cada dos días. Haga hasta cuatro intentos máximo.
  • En el caso de los ejecutivos ocupados, los fines de semana son, por mucho, el mejor momento para intentar contactarlos.
  • Mantenga su mensaje corto y claro, vaya al grano.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

También le puede interesar:

https://dirigehoy.info/1_minute_tips/equilibrio/sobreviviendo-a-los-viajes-de-negocios/

https://dirigehoy.info/s_premium/premium/e-books/e-book-10-articulos-esenciales-para-la-comunicacion-asertiva/

https://dirigehoy.info/s_premium/premium/herramientas/kit-herramientas-para-entender-las-finanzas-vol-1/


How to Email Intimidatingly Powerful People

CEOs are thirsty for insight from the front lines. And yet those of us on those front lines – whether we are customers or employees – are often hesitant to reach out to senior leaders who are only an email away.

I saw this the other day in a friend who works for Salesforce. My friend is a midlevel manager, and he’s very observant and bright. He has a ton of insight and perspective about Salesforce that Marc Benioff, the founder and CEO, would be better off knowing. And while I don’t know Benioff, I’ll bet with confidence that he craves this information because he could use it to make better decisions.

That’s what I found by working with Bill George – the former CEO of Medtronic and now a professor at Harvard Business School – on “True North.” In interview after interview, we found that CEOs wanted a better picture of what their employees and customers wanted. CEOs repeatedly told us how unexpectedly isolating they found the job. But when I asked my friend whether he would email Benioff, he demurred, not wanting to ruffle any feathers in the hierarchy.

I don’t understand my friend’s reluctance. The whole way I accidentally became an author in the first place was by sending a cold email to Bill after he spoke at my business school.

Of course, not every cold email is successful. I’ve emailed Mark Zuckerberg, Larry Page and, yes, Marc Benioff, and didn’t hear back. I guessed at their email addresses, so maybe I got them wrong. Or maybe they just had nothing to say in reply. Oh well. It was worth the try.

I learned about the benefits (and associated failures) of cold emailing when I worked as an associate for Summit Partners, the venture capital firm. Each day we typically cold-called or cold-emailed dozens of CEOs, since Summit got access to growth equity deals by contacting people directly.

I learned a few rules of thumb that I still use today:

+ Expect a 50-90% failure rate the first time you cold-email someone. If you don’t get a reply, don’t worry – it’s hardly as bad as calling someone cold and having them hang up on you.

+ It’s not hard to guess or find an email address. Email addresses are usually [emailprotected] If it’s an entrepreneur, [emailprotected] You can always call the main phone number and say you’re trying to email something to the CEO, and they will usually give the address.

+ You are politely persistent if you email once every two days, but probably should give up after three or four tries if there’s been no reply.

+ For busy executives, the weekends are by far the best time to try to get a note to them, since they typically have more time to read something on a computer screen, rather than a device. And a surprising number of executives do read all their email – especially the personal notes.

+ Keep your message short and to the point. Brevity increases the chances it will actually get read – and relevance increases the chances of a reply.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.