Como ser un mentor efectivo incluso con mujeres

La investigación es clara: las mujeres en culturas organizacionales competitivas e históricamente masculinas ganan más dinero y disfrutan asensos más rápidos cuando son aconsejadas por hombres. Los grandes mentores empujan, desafían y confrontan a sus aprendices.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

La investigación es clara: las mujeres en culturas organizacionales competitivas e históricamente masculinas ganan más dinero y disfrutan asensos más rápidos cuando son aconsejadas por hombres. Desafortunadamente, la evidencia también demuestra que muchas mujeres con mentores varones se están quedando cortas en el ámbito del desafío, especialmente en comparación con sus pares masculinos. Los grandes mentores empujan, desafían y confrontan a sus aprendices. Son persistentes al desafiarlos para hacer y experimentar cosas que de otro modo podrían omitir o incluso evitar activamente.

Desafiar a los aprendices para que asuman tareas que no les son familiares o les provocan ansiedad no es fácil, y tampoco es divertido confrontar aprendices que deliberadamente evitan desafíos o se desempeñan debajo del potencial. Sin embargo, esa es la naturaleza de una mentoría fuerte. Muchos hombres tienen aversión a empujar a sus aprendices mujeres en la forma que empujan a sus protegidos hombres. ¿Por qué se ponen los guantes suaves al tratar con las mujeres en el trabajo?

Los hombres suelen tener estereotipos acerca de las capacidades de las mujeres, y están socializados para percibirlas como delicadas, misteriosas y menos capaces frente a los desafíos. Cuando los prejuicios implícitos acerca de la fragilidad femenina se mantienen en el subconsciente, los hombres tienden a subestimar la habilidad de las mujeres para tolerar el estrés y responder a los desafíos.

Sin embargo, cuando los mentores restringen su propia crítica y retroalimentación, inevitablemente le fallan a sus aprendices en cuanto a prepararlas para desafíos futuros.

Entonces ¿qué debe hacer un mentor varón respecto a sus aprendices mujeres?

Primero, reconocer que el desafío y la retroalimentación crítica no necesariamente excluyen la empatía, la amabilidad y la preocupación. De hecho, los primeros son más efectivos cuando se ofrecen en una relación definida por esas características. El desafío que ayuda a crecer es interpretado por las aprendices como una expresión de atención y compromiso cuando los mentores demuestran empatía, sinceridad y un aprecio incondicional.

Segundo, evite las pretensiones y sea usted mismo con sus aprendices. Los mentores genuinos inspiran confianza y compromiso en parte al ser abiertos y honestos acerca de sus defectos relativos, siempre reconociendo los límites de su propio conocimiento y pericia.

Tercero, el aprecio incondicional le señala a su aprendiz que usted está de lleno como su defensor y aliado, incluso cuando el desempeño de ella se atrase. Para ser más efectivo como mentor, debe volverse hábil para ofrecer retroalimentación directa, transparente y significativa, pero también debe hacerlo razonadamente.

Por último, no tome atajos cuando se trata de desafiar a su aprendiz para que enfrente cosas que ella preferiría evitar. Los mentores sólidos empujan a sus pupilos para desarrollar y pulir las habilidades que necesitan para el éxito.

Recuerde: vacunar a su aprendiz para las pruebas y tribulaciones que necesitará para triunfar no siempre será particularmente divertido. Sin embargo, si su mentor no hace el esfuerzo para que ella desarrolle inmunidad y resiliencia, ¿quién lo hará?

“Para ser más efectivo como mentor, debe volverse hábil para ofrecer retroalimentación directa, transparente y significativa, pero también debe hacerlo razonadamente”.

“No tome atajos cuando se trata de desafiar a su aprendiz para que enfrente cosas que ella preferiría evitar”.

“Recuerde: vacunar a su aprendiz para las pruebas y tribulaciones que necesitará para triunfar no siempre será particularmente divertido”.

¿Qué debe hacer un mentor varón respecto a sus aprendices mujeres?

  • Primero, reconocer que el desafío y la retroalimentación crítica no necesariamente excluyen la empatía, la amabilidad y la preocupación.
  • Segundo, evite las pretensiones y sea usted mismo con sus aprendices. Los mentores genuinos inspiran confianza y compromiso en parte al ser abiertos y honestos acerca de sus defectos relativos, siempre reconociendo los límites de su propio conocimiento y pericia.
  • Tercero, el aprecio incondicional le señala a su aprendiz que usted está de lleno como su defensor y aliado, incluso cuando el desempeño de ella se atrase.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Male Mentors Shouldn’t Hesitate to Challenge Their Female Mentees

The research is clear: Women in competitive, historically male organizational cultures make more money and enjoy more rapid promotions when they are mentored by men. Unfortunately, the evidence also demonstrates that many women with male mentors are getting shortchanged in the challenge department, especially when compared with their male peers. Great mentors push, dare and confront mentees. They are persistent in challenging mentees to do and experience things they might otherwise neglect or even actively avoid.

Challenging mentees to take on unfamiliar or anxiety-provoking tasks is not easy, nor is it fun to confront mentees who deliberately avoid challenges or perform below potential. But such is the nature of strong mentorship. Too many men are averse to pushing their female mentees the way they push their male protégés. Why do guys put on the kid gloves with women at work?

Men often harbor stereotypes about women’s capacities. Men are socialized to see women as delicate, mysterious and less capable in the face of challenge. When implicit biases about female fragility lurk in the unconscious, men tend to underestimate women’s ability to tolerate stress and respond to challenge.

But when male mentors restrain their own criticism and feedback, they inevitably fail their mentees when it comes to preparing them for future challenges.

So what’s a male mentor for women to do?

First, recognize that challenge and critical feedback need not be inconsistent with empathic kindness and care. In fact, the former is most effective when delivered in a relationship defined by the latter. Growth-inducing challenge is interpreted by mentees as an expression of care and commitment when mentors demonstrate empathy, genuineness and unconditional positive regard.

Second, avoid pretense and be yourself with mentees. Genuine mentors inspire trust and commitment in their mentorships in part by simply being open and honest about relative shortcomings, always acknowledging the limits of their own knowledge and expertise.

Third, unconditional regard signals to your mentee that you are all in as a champion and ally, even when her performance flags. To be most effective as a mentor, you must become skilled at delivering direct, transparent and meaningful feedback, but you must also do it thoughtfully.

Last, don’t take shortcuts when it comes to challenging your mentee to tackle things she’d rather avoid. Strong mentors push mentees to develop and hone the skills they need for success.

Remember: Inoculating your mentee for the trials and tribulations she’ll need to soar won’t always be particularly fun. But if her mentor won’t make the effort to build her immunity and resilience, who will?

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.