Las 4 preguntas en una pelea laboral

Cuando estamos en una discusión, muchas veces nos sentimos en manos de las emociones, como si ellas dictaran lo que decimos y hacemos, en lugar de que sucediera al revés. Sin embargo, hay formas para poner distancia entre el desacuerdo y su reacción.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Cuando se caldea un desacuerdo con algún colega, es normal sentir toda clase de emociones: decepción, ira, frustración. ¿Cómo debería expresarlas?

Cuando estamos en una discusión, muchas veces nos sentimos en manos de las emociones, como si ellas dictaran lo que decimos y hacemos, en lugar de que sucediera al revés. Sin embargo, hay formas para poner distancia entre el desacuerdo y su reacción.

Cuando surja un conflicto específico, hágase estas cuatro preguntas:

  1. ¿Quién está a cargo – la emoción o yo, la persona que experimenta la emoción? Pregúntese si está tomando decisiones razonadas acerca de cómo reacciona o si la emoción está dirigiendo sus reacciones. Si la emoción le dicta cómo actuar, será difícil hacer lo que necesita — tomar la perspectiva de la otra persona, tener compasión, articular claramente su narrativa del evento.
  2. ¿Exactamente qué estoy sintiendo? Cuando se siente enojado, lo que suele estar debajo del enfado es una emoción más matizada, como la traición, el sentirse ignorado o la decepción. Antes de que decida si expresar su emoción, necesita entenderla mejor.
  3. ¿Cuál es la función de la emoción? Recuerde que las emociones son señales. ¿Qué le dice esta sensación de ser traicionado acerca de lo que le importa a usted? Quizá es que le importa la lealtad de los miembros de su equipo. Esto lo ayudará a descubrir cómo hablar con su contraparte. Decirle a alguien que usted está enojado es mucho menos útil que explicarle que está decepcionado de que ella no cumplió con su compromiso.
  4. ¿Hasta qué punto el expresar mis emociones me sirve en esta situación? Finalmente, querrá preguntarse si el decir “estoy muy enojado” lo ayudará en su meta de resolver el conflicto. Los piscólogos hablan acerca de emociones “calientes” y “frías”. Si está experimentando una emoción “caliente”, acompañada de sentido urgente de merecimiento o incluso venganza, es mejor encontrar primero una forma de calmarse. Si la emoción es “fría”, en cuanto a que puede manejarla y la intención subyacente es mejorar la situación, entonces probablemente está bien el expresarla. Es mejor si puede ir más allá de nombrar la emoción y explicar lo que le importa. Decirle a su contraparte que la justicia es importante para usted, por ejemplo, es el primer paso para desarrollar una serie de valores compartidos.

Por supuesto, el conflicto nunca tiene un solo lado, y tampoco las emociones que lo acompañan. Si va a expresar que está enojado y se siente traicionado, tiene que considerar lo que la otra persona pudiera sentir. El tomar perspectivas es extremadamente importante para resolver conflictos. Si decidió expresar cómo se siente, es mejor dar seguimiento preguntándole a la otra persona sobre su experiencia emocional. Esta puede ser una forma de quitar de la mesa sus emociones e intereses y encontrar un camino hacia adelante.

“Si la emoción es “fría”, en cuanto a que puede manejarla y la intención subyacente es mejorar la situación, entonces probablemente está bien el expresarla”.

“Decirle a su contraparte que la justicia es importante para usted, por ejemplo, es el primer paso para desarrollar una serie de valores compartidos”.

“El conflicto nunca tiene un solo lado, y tampoco las emociones que lo acompañan”.

Cuando surja un conflicto específico, hágase estas cuatro preguntas:

  1. ¿Quién está a cargo – la emoción o yo, la persona que experimenta la emoción?
  2. ¿Exactamente qué estoy sintiendo?
  3. ¿Cuál es la función de la emoción?
  4. ¿Hasta qué punto el expresar mis emociones me sirve en esta situación?

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Should You Share Your Feelings During a Work Fight?

When a disagreement gets heated with a colleague, it’s normal to feel all sorts of emotions: disappointment, anger, frustration. But should you express them?

When we’re having an argument, too often we feel as if we are in the grip of the emotions and they’re dictating what we say and do, rather than the other way around. There are ways, however, to put space between the disagreement and your reaction.

When a specific conflict arises, ask yourself these four questions:

1. WHO’S IN CHARGE – THE EMOTION OR ME, THE PERSON EXPERIENCING THE EMOTION? Ask yourself if you are making thoughtful decisions about how to react or if the emotion is driving your reactions. If the emotion is dictating how you act, it will be difficult to do what you need to — take the other person’s perspective, have compassion, clearly articulate your narrative of the event.

2. WHAT EXACTLY AM I FEELING?When you feel angry, what’s often sitting beneath that anger is a more nuanced emotion, such as betrayal, feeling unseen or disappointment. Before you can decide whether to express your emotion, you need to better understand it.

3. WHAT IS THE FUNCTION OF THE EMOTION? Remember that emotions are signals. What is this sense of betrayal telling you about what matters to you? Perhaps it’s that you care about loyalty from your team members. This will help you figure out how to talk to your counterpart. Telling someone you’re angry is far less helpful than explaining that you’re disappointed that they didn’t follow through on their commitment.

4. TO WHAT EXTENT DOES EXPRESSING MY EMOTION SERVE ME IN THIS SITUATION? Finally, you want to ask yourself whether saying “I’m really angry” will help you in your goal of solving the conflict. Psychologists talk about “hot” and “cold” emotions. If you’re experiencing a “hot” emotion, one that comes with an urgent sense of entitlement or even revenge, it’s better to find a way to calm down first. If the emotion is “cold,” in that you can manage it, and the intention behind it is to make the situation better, then it’s probably OK to express it. It’s best if you can go beyond just naming the emotion to explaining what matters to you. Telling your counterpart that fairness is important to you, for example, is the first step in developing a shared set of values.

Of course, conflict is never one-sided, and neither are the emotions that accompany it. If you’re going to express that you’re angry and feeling betrayed, you have to consider what the other person might be feeling as well. This perspective taking is extremely important to solving conflicts. If you decided to express how you’re feeling, it’s best to follow up by asking the other person about their emotional experience. This can be a way to get your emotions and interests out on the table and find a path forward.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.