No permita que su reunión sea improductiva

Demasiadas reuniones perecen por falta de seguimiento. ¿Qué caso tiene reunir a todos y discutir asuntos importantes si no se hace nada después?

Termine todas las reuniones creando un plan de acción. El plan debería incluir las decisiones clave tomadas, los próximos pasos, quién es responsable de cada paso y las fechas límite. Manténgalo breve – no más de una página – y envíe el plan a todos los participantes tan pronto después de la reunión como sea posible para no perder el ímpetu.

Dé seguimiento a las personas conforme se acerquen las fechas límite para asegurarse de que están encarrilados. Entre más crezca su reputación como un facilitador de reuniones efectivo, será más probable que la gente ayude a convertir a sus reuniones – y a los seguimientos – en un éxito.

(“Guide to Making Every Meeting Matter”).

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate


¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.