Qué hacer cuando está preocupado por la salud mental de un compañero de trabajo

texto alt

Es muy probable que usted trabaje con alguien que tenga problemas de salud mental. Si usted sospecha que alguien en su oficina pudiera estar sufriendo de una condición mental, he aquí algunos consejos.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

Su colega, que normalmente es confiable, está incumpliendo las fechas de entrega, no hace su trabajo, desaparece por largos periodos de tiempo o repentinamente se vuelve propenso a exabruptos y otros comportamientos erráticos. Usted puede preguntarse si está pasando algo grave. ¿Podría ser ansiedad, una enfermedad mental o un desorden de humor? ¿Cómo atender lo que está sucediendo -y debería hacerlo? ¿Cómo puede ser un colega solidario, sin tratar de jugar el rol del psicólogo?

Es muy probable que usted trabaje con alguien que tenga problemas de salud mental. De acuerdo con la National Alliance on Mental Illness, cada año 1 de cada 5 norteamericanos experimentan alguna enfermedad mental. Debido a que la mayoría de las condiciones son moderadas y pueden tratarse con efectividad, las personas que las padecen siguen asistiendo a la oficina.

Si usted sospecha que alguien en su oficina pudiera estar sufriendo de una condición mental, he aquí algunos consejos.

  • No haga diagnósticos apresurados. Mida un poco el agua para ver lo que sucede. Quizá esa es, simplemente, la forma de trabajar de esa persona. Usted pudiera encontrar que no hay ningún tema emocional, y que la otra persona sólo tiene un estilo diferente. No se sienta como si tuviera que etiquetar todo comportamiento que no entienda.
  • Observe su propio comportamiento. Algunas veces, una de las mejores señales de que algo está sucediendo con un colega es si su comportamiento está afectando la forma en que otros se conducen dentro de la oficina. Las emociones son contagiosas.
  • Conozca los límites de su relación. Si sospecha que su colega pudiera estar luchando con un tema de salud mental, piense primero acerca de si usted es la persona correcta para decir algo. Si usted es un par, o un subordinado directo, y no considera a la persona como su amiga, probablemente no le corresponde decirlo.
  • Haga un comentario. Si decide tratar el tema no salga a decir “¿Estás deprimido? ¿Estás teniendo problemas de salud mental?” El individuo pudiera no estar listo o dispuesto hablar sobre esto. En lugar de ello, enfóquese en el trabajo y en el impacto que su comportamiento tiene en usted y en otros.
  • Una de las cosas más útiles que usted puede hacer para alguien que lucha con algún problema de salud mental es escuchar. Si su colega decide sincerarse acerca de cualquier clase de situación, simplemente el sentarse y escucharlo puede ser un alivio.
  • Sepa cuándo hablar con alguien más. Generalmente, usted quiere mantener sus observaciones y discusiones confidenciales. Sin embargo, hay dos situaciones en las quizá requiera alistar la ayuda de otros. La primera es cuando le preocupa que la persona es un peligro para sí mismo o para alguien más. La segunda es cuando usted cree que hablar directamente con la persona lo pondría en riesgo.
  • Cree una cultura solidaria. Si usted es gerente, enfóquese en alentar un entorno seguro, donde las personas puedan hablar acerca de este tipo de situaciones. Si las personas no están haciendo su trabajo, o evitan que otros lo hagan, usted tiene la responsabilidad de hacer algo al respecto.

“Debido a que la mayoría de las condiciones son moderadas y pueden tratarse con efectividad, las personas que las padecen siguen asistiendo a la oficina”.

“Si sospecha que su colega pudiera estar luchando con un tema de salud mental, piense primero acerca de si usted es la persona correcta para decir algo”.

“Si usted es gerente, enfóquese en alentar un entorno seguro, donde las personas puedan hablar acerca de este tipo de situaciones”.

Es muy probable que usted trabaje con alguien que tenga problemas de salud mental. Debido a que la mayoría de las condiciones son moderadas y pueden tratarse con efectividad, las personas que las padecen siguen asistiendo a la oficina. Si usted sospecha que alguien en su oficina pudiera estar sufriendo de una condición mental, he aquí algunos consejos.

No haga diagnósticos apresurados. Mida un poco el agua para ver lo que sucede.

  • Observe su propio comportamiento. Las emociones son contagiosas.
  • Conozca los límites de su relación. Piense primero acerca de si usted es la persona correcta para decir algo.
  • Haga un comentario. Si decide tratar el tema no salga a decir “¿Estás deprimido? ¿Estás teniendo problemas de salud mental?”
  • Si su colega decide sincerarse acerca de cualquier clase de situación, simplemente el sentarse y escucharlo puede ser un alivio.
  • Sepa cuándo hablar con alguien más. Hay dos situaciones en las quizá requiera alistar la ayuda de otros: cuando le preocupa que la persona es un peligro para sí mismo o para alguien más y cuando usted cree que hablar directamente con la persona lo pondría en riesgo.
  • Cree una cultura solidaria. Si las personas no están haciendo su trabajo, o evitan que otros lo hagan, usted tiene la responsabilidad de hacer algo al respecto.

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

When You’re Worried About a Co-Worker’s Mental Health

Your usually dependable colleague is missing deadlines, failing to get his work done, disappearing for long periods of time, or suddenly prone to outbursts and other erratic behavior. You may wonder if something serious is going on. Could it be anxiety, a mental illness or a mood disorder? How do you address what’s happening — and should you? How can you be a caring colleague without trying to play the role of psychologist?

It’s very likely that you work with someone who has a mental health issue. According to the National Alliance on Mental Illness, 1 in 5 Americans experience mental illness in any given year. And because most conditions are moderate and can be treated effectively, people who are afflicted still go to the office.

If you suspect someone at your office might be suffering from a mental condition, here is some advice.

— Don’t make knee-jerk diagnoses. Test the waters a bit to see if perhaps this is just the person’s way of working. You may find out that there is no emotional issue and that the other person just has a different style. Don’t feel like you have to label every behavior you don’t understand.

— Look at your own behavior. Sometimes one of the best signs that something serious is going on with a colleague is whether her behavior is affecting the way others conduct themselves around the office. Emotions are contagious.

— Know the limits of your relationship. If you suspect your colleague might be struggling with a mental health issue, first think about whether you’re the right person to say anything. If you’re a peer or a direct report, and you don’t consider the person a friend, then it’s probably not your place to address it.

— Make an observation. If you decide to broach the subject, don’t come out and ask, “Are you depressed? Are you having some mental health problems?” The individual may not be ready or willing to talk about it. Instead, focus on the work and the impact his behavior is having on you and others.

— Listen. One of the most helpful things you can do for someone struggling with a mental health issue is to listen. If your colleague decides to open up about any kind of issue, just sitting down and hearing them out can be a relief.

— Know when to talk to someone else. Generally, you want to keep your observations and discussions confidential. But there are two situations in which you may want to enlist the help of others. The first is when you’re worried that the person is a danger to himself or someone else. The second is when you believe talking to the person directly would put you at risk.

— Create a caring culture. If you’re a manager, focus on fostering a safe environment where people can talk about these sorts of issues. If people aren’t getting their work done or are preventing others from doing so, you have a responsibility to do something about it.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.