Siendo honesto respecto a su trabajo.

texto alt

Considerando lo importante que parece ser el trabajo en nuestras vidas, resulta trágico que la mayoría de las relaciones laborales están construidas sobre una mentira. Usted no puede construir una relación de confianza sobre una base de autoengaño y deshonestidad.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

“Somos aliados.” Dos simples palabras y, sin embargo, cuando son dichas por un gerente a un empleado, estas podrían ser dos de las más poderosas palabras posibles.

Muchos de nosotros pasamos la mayoría de nuestras horas de actividad en el trabajo, en el camino hacia y desde el trabajo o pensando acerca del trabajo. Cuando conocemos a una persona nueva, la primera pregunta que los Americanos hacen y reciben es, típicamente, ¿a qué se dedica? Cuando describimos a alguien más, usualmente comenzamos con su profesión “ella es doctora.”

Considerando lo importante que parece ser el trabajo en nuestras vidas, resulta trágico que la mayoría de las relaciones laborales están construidas sobre una mentira.

Los gerentes pretenden que los empleados tienen un trabajo de por vida. Los empleados pretenden que quieren trabajar para sus compañías durante el resto de sus carreras. Pero, muy en el fondo, ninguna de las dos partes cree sus propias palabras. Usted no puede construir una relación de confianza sobre una base de autoengaño y deshonestidad.

Sin embargo el enfoque “honesto” de considerar cada trabajo como temporal y a cada empleado como un “agente libre” lleva a un mundo cínico y sombrío, sin confianza o lealtad.

La solución es que los gerentes y empleados se traten unos a otros como aliados: jugadores independientes y autónomos que voluntariamente se reúnen para trabajar hacia metas conjuntamente acordadas.

Tratar a los empleados como aliados permite a las compañías construir lealtad sin mentir. Las alianzas exitosas pueden renovarse y actualizarse, permitiendo a los empleados construir una carrera exitosa llena de crecimiento profesional sin cambiar de patrón. Y los empleados que decidan irse pueden hacerlo en términos amistosos y con buenas memorias de lo que los miembros de la alianza lograron juntos.

Esta estrategia abierta y sincera permite a los gerentes y empleados ser honestos con los demás, proveyendo la sólida base para la confianza mutua, la mutua inversión y el mutuo beneficio. Crea un pastel más grande para todos en lugar de tratar nuestras relaciones laborales como un juego de suma-cero.

Hemos pensado mucho acerca de este enfoque y de cómo ponerlo en marcha, incluyendo conceptos como desplazamientos militares, redes de inteligencia y redes de alumnos. Hemos intentado construir un amplio espacio de trabajo que permita a los gerentes modificar sus relaciones con los empleados, tanto si usted es el CEO de una empresa en las lista de la revista Fortune o un nuevo líder de equipo.

Pero, realmente, su viaje como gerente comenzará la próxima vez que se encuentre de uno a uno con un empleado y le diga las dos simples palabras que demuestran que usted está comprometido a un trato honesto y abierto: Somos Aliados.

“Somos aliados.” Dos simples palabras y, sin embargo, cuando son dichas por un gerente a un empleado, estas podrían ser dos de las más poderosas palabras posibles.

“Gerentes y empleados deben tratarse como jugadores independientes y autónomos que voluntariamente se reúnen para trabajar hacia metas conjuntamente acordadas.”

“Una estrategia abierta y sincera permite a los gerentes y empleados ser honestos con los demás, proveyendo la sólida base para la confianza mutua, la mutua inversión y el mutuo beneficio.”

Usted no puede construir una relación de confianza sobre una base de autoengaño y deshonestidad.

La solución es que los gerentes y empleados se traten unos a otros como aliados: jugadores independientes y autónomos que voluntariamente se reúnen para trabajar hacia metas conjuntamente acordadas.

Esta estrategia abierta y sincera les permite a los gerentes y empleados ser honestos con los demás, proveyendo la sólida base para la confianza mutua, la mutua inversión y el mutuo beneficio. Crea un pastel más grande para todos en lugar de tratar nuestras relaciones laborales como un juego de suma-cero.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Being honest about your job

We are allies. Three simple words. Yet when spoken by a manager to an employee, these may be three of the most powerful words possible.

Most of us spend the majority of our waking hours at work, on our way to and from work, or thinking about work. When we meet someone new, the first question Americans ask and are asked is typically, “So, what do you do?” When we describe someone else, we usually lead with their profession: “She’s a doctor.”

Given how important work seems in our lives, it is tragic that most employment relationships are built on a lie.

Managers pretend that employees have a job for life. Employees pretend that they intend to work for their company for the rest of their careers. But deep down, both parties don’t believe their own words.

You can’t build a trusting relationship on a foundation of dishonesty and self-deception.

Yet the “honest” approach of considering every job temporary, and every employee a “free agent” leads to a bleak, cynical world without trust or loyalty.

The answer is for managers and employees to treat each other as allies: independent and autonomous players who voluntarily come together to work toward mutually agreed upon goals.

Treating employees like allies allows managers and companies to build loyalty without lying. Successful alliances can be renewed and updated, allowing employees to construct a successful career filled with professional growth without ever changing employers. And employees who choose to leave can do so on amicable terms and with fond memories of what the members of the alliance achieved together.

This open, accepting approach allows managers and employees to be honest with each other, providing a solid foundation for mutual trust, mutual investment, and mutual benefit. It creates a bigger pie for everyone rather than treating our work relationships as a zero-sum game.

We’ve thought a great deal about this approach and how to put it into effect, including concepts like Tours of Duty, Network Intelligence and Corporate Alumni Networks. We’ve tried to build a rich framework that lets managers change their employee relationships, whether you’re a Fortune 500 CEO or a newly minted team leader.

But, really, your journey as a manager will begin the next time you meet one-on-one with an employee and speak the three simple words that show that you’re committed to an open, honest approach: We are allies.

(Reid Hoffman is co-founder and executive chairman of LinkedIn. Ben Casnocha is an award-winning entrepreneur and co-author, with Hoffman, of “The Start-up of You.” Chris Yeh is an entrepreneur and a a co-author of “The Alliance: Managing Talent in the Networked Age.”)

© 2014 Harvard Business School Publishing Corp.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.