Tips de productividad para personas que la odian

A pesar de sus esfuerzos para mantenerse informados sobre los mejores métodos de productividad, muchas personas encuentran que mantenerse enfocadas es una batalla cuesta arriba. Si se siente derrotado e incapaz de enfocarse, dos cosas lo ayudarán a sentirse más en control.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

A pesar de sus esfuerzos para mantenerse informados sobre los mejores métodos de productividad, muchas personas encuentran que mantenerse enfocadas es una batalla cuesta arriba.

Si se siente derrotado e incapaz de enfocarse, dos cosas lo ayudarán a sentirse más en control. La primera es aceptar en qué punto está y tener compasión de usted mismo. Cuando admita “estoy atorado. Esto se siente horrible,” esa admisión pierde su poder para descarrilarlo. A continuación, avance experimentando y reflexionando. Revise cómo se siente su proceso de trabajo a diferentes puntos del día y haga ajustes para mejorar la calidad de su experiencia laboral.

Ser flexible ayuda. Si un enfoque no está funcionando, pruebe otro en lugar de insistir infructuosamente. ¿Está frustrado sentado en el escritorio? Lleve su trabajo afuera o a una cafetería por un par de horas. Aprovechar la conexión entre mente y cuerpo es clave para saber cuándo hacer un cambio. Por ejemplo, quizá necesite pararse de la silla para estirarse varias veces al día.

A algunas personas les gusta llevar registro de lo que esperan alcanzar. Por otra parte, enfocarse en el proceso del trabajo más que en el resultado es un cambio de perspectiva poderosamente facilitador para muchos otros. Por ejemplo, si usted encuadra su principal meta del día como “terminar el proyecto”, podría sentirse cada vez más estresado conforme pasa el tiempo. Le servirá mucho más una intención de “trabajar en un proyecto” o “progresar en un proyecto”.

También tiene sentido diseñar su flujo de trabajo para la facilidad y el progreso. ¿Qué puede hacer para definir condiciones de forma que sólo necesite levantar el pie del freno para empezar a moverse? ¿Limpiar su escritorio antes de iniciar una nueva tarea? ¿Escribir sus dos prioridades para el día siguiente antes de irse en la noche?

Si la estrategia de productividad de alguien más se siente artificial, probablemente no lo motivará. Por ejemplo, algunas personas pueden incrementar su productividad definiendo una serie de fechas límite para sí mismos. Para otros, una fecha límite sólo promueve el enfoque cuando es real, interpersonalmente relevante y está acompañada de consecuencias serias. Las estrategias de productividad también pierden su potencial para motivar cuando no se sienten significativas. Trate de encuadrar algo que tiene que hacer en términos de sus valores centrales, para un enfoque más sólido y más sostenido.

Muchas personas caen presa de las distracciones, tanto internas como externas, en su búsqueda del enfoque. Una herramienta útil para esquivar la distracción es una reflexión sobre los costos de caer en ella. Rendirse a la distracción, aunque es temporalmente placentero, generará más adelante sentimientos de arrepentimiento e incluso incompetencia. Por el otro lado, hacer progreso eleva el maravillosamente auto-afirmante sentido del dominio.

Finalmente, acepte que el enfoque es dinámico, un trabajo en progreso. No hay una herramienta que por sí misma lo ayude a desarrollar un enfoque láser. La mejor respuesta ante algunas horas cedidas a la distracción es la autocompasión acompañada de curiosidad.

“Si la estrategia de productividad de alguien más se siente artificial, probablemente no lo motivará”.

“Una herramienta útil para esquivar la distracción es una reflexión sobre los costos de caer en ella”.

“La mejor respuesta ante algunas horas cedidas a la distracción es la autocompasión acompañada de curiosidad”.

La primera es aceptar en qué punto está y tener compasión de usted mismo. Cuando admita “estoy atorado. A continuación, avance experimentando y reflexionando. Ser flexible ayuda.

A algunas personas les gusta llevar registro de lo que esperan alcanzar. Por otra parte, enfocarse en el proceso del trabajo más que en el resultado es un cambio de perspectiva poderosamente facilitador para muchos otros. También tiene sentido diseñar su flujo de trabajo para la facilidad y el progreso.

Muchas personas caen presa de las distracciones, tanto internas como externas, en su búsqueda del enfoque. Finalmente, acepte que el enfoque es dinámico, un trabajo en progreso. No hay una herramienta que por sí misma lo ayude a desarrollar un enfoque láser.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Productivity Tips for People Who Hate Productivity Tips

Despite their efforts to stay informed on the best productivity methods, many people find staying focused to be an uphill battle.

If you feel defeated and unable to focus, two things will help you feel more in control. The first is to accept where you are and have compassion for yourself. When you admit to yourself, “I’m stuck. This feels awful,” the admission loses its power to derail you. Then move forward by experimenting and reflecting. Check in with how your work process feels at different points throughout the day and make adjustments to improve the quality of your work experience.

Being flexible helps. If one approach isn’t working, try another rather than continuing to hammer away fruitlessly. Frustrated sitting at your desk? Take your work outside or to a coffee shop for a couple of hours. Leveraging the connection between mind and body is key to knowing when to make a change. For instance, you might need to get out of you chair to stretch several times a day.

Some people like to keep track of what they plan to accomplish by when. On the other hand, focusing on the process of work rather than the output is a powerfully facilitative perspective shift for many. For instance, if you frame your main goal for the day as “finish project,” you might feel increasingly stressed as time goes by. You are much better served by an intention to “work on project” or “make progress on project.”

It also makes sense to engineer your workflow for ease and progress. What can you do to set conditions such that you need only lift your foot from the brake to get moving? Clear off your desk before you start a new task? Write down your two top priorities for the next day before leaving in the evening?

If someone else’s productivity strategy feels artificial to you, it probably won’t motivate you. For instance, some people can increase their productivity by setting a series of deadlines for themselves. For others, a deadline only promotes focus when it’s real, interpersonally relevant and has serious consequences attached. Productivity strategies also lose their potential to motivate when they don’t feel meaningful. Try reframing something you have to do in terms of your core values for stronger and more sustained focus.

Many people fall prey to distractions, both internal and external, in their quest to focus. A useful tool to fend off distraction is an inquiry into the costs of giving in to it. Surrendering to distraction, while temporarily soothing, will later generate feelings of regret and even incompetence. On the other hand, making progress boosts the wonderfully self-affirming sense of mastery.

Finally, accept that focus is dynamic, a work in progress. There’s no single tool that will help you develop laserlike focus. The best response to a few hours given over to distraction is self-compassion paired with curiosity.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.