Cómo tratar con un líder “rollero”

texto alt

Tratar con un líder platicador puede ser peligroso. Aquí le mostramos algunas formas para contrarrestar el problema.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

Puede ser difícil decirle a las personas que hablan demasiado. En casos donde la persona en cuestión es alguien con más poder, como un ejecutivo de alto rango o un importante cliente, puede ser realmente peligroso. Como resultado, muchas “víctimas” han estado sufriendo en silencio por años en reuniones que nunca terminan o en conversaciones que les drenan la vida.

Como dice el refrán, los chistes del rico siempre son graciosos.

¿Cómo puede ponerle fin a esta agonía? He aquí algunas formas de contrarrestar el exceso de plática – sin ser despedido o perder una importante cuenta:

+ Diagnostique el problema. Muchos líderes de alto rango son platicadores en algunas situaciones y no en otras. ¿Tiende su jefe a dar un discurso de aceptación del Oscar sólo cuando llegan clientes importantes a la oficina y los reciben en el salón de conferencia? ¿Su mayor cliente se quejará por horas respecto a su caso de divorcio durante el almuerzo, pero no si pasa a la oficina? ¿Es más probable que los monólogos gerenciales ocurran cuando no hay una agenda formal, si usted está en una llamada telefónica que no tiene limitaciones de tiempo, o cuando nadie hace preguntas?

Tome nota de cuándo ésta persona tiende a dominar la conversación, de modo que usted pueda cambiar el escenario o las circunstancias. Todas estas pistas pueden indicar cuál es el problema central – y ayudarlo a diseñar un plan de ataque.

+ Identifique su enfoque. Hay algunos métodos para ayudar a alguien a ser más sucinto. Antes de que escoja uno, considere las ventajas para el implicado. Quizás él o ella se beneficiarán de un equipo más productivo, mayor colaboración, resultados más rápidos, menor frustración, menos malentendidos o más ahorros de tiempo.

Una vez que usted ha pulido un beneficio, considere que tan directo debería ser. Si la persona no es buena para ver las señales de que quienes lo escuchan se están aburriendo, quizá necesite ser directo. Otros habladores excesivos tal vez requieran un enfoque más diplomático.

+ Refuerce la brevedad. Muchos líderes mejoran en cuanto a ser claros y concisos una vez que trabajan en ello, pero después recaen en los malos hábitos.

Para evitar que pierdan terreno, use algunas prácticas técnicas para poner límites o expectativas. Un empleado de menor rango podría decirle al jefe: “Sé que su tiempo es muy valioso, tratemos esto en cinco minutos.” Otro enfoque que funciona: “Quisiera hablar con usted de la cuenta de Jones. He preparado una agenda de tres puntos. ¿Podríamos discutir cada uno de ellos durante cinco minutos? En una llamada con un cliente, usted podría mencionar desde los primeros momentos “tengo que parar a medio día. ¿Hay algo que usted quisiera tratar de una vez?”

Yo también sugeriría incorporar la brevedad en sus reuniones usando agendas más estrictas y recortando o eliminando las presentaciones de PowerPoint, para alentar conversaciones mejores y más concisas. En otras palabras, comprométase personalmente a ser breve para poner el ejemplo. Puede ayudarlo a expandir el desafío de ser mejor al ser concreto.

“Es más probable que los monólogos gerenciales ocurran cuando no hay una agenda formal”.

“Si la persona no es buena para ver las señales de que quienes lo escuchan se están aburriendo, quizá necesite ser directo”.

“Comprométase personalmente a ser breve para poner el ejemplo”.

Puede ser difícil y peligroso decirle a las personas que hablan demasiado, sobre todo si es su jefe.

Es más probable que los monólogos gerenciales ocurran cuando no hay una agenda formal. Si la persona no es buena para ver las señales de que quienes lo escuchan se están aburriendo, quizá necesite ser directo.

He aquí algunas formas que le ayudarán a ser más eficiente con el tiempo:

  • Diagnostique el problema. Identifique en qué contextos se pierde tiempo conversando.
  • Identifique su método para incentivar la brevedad en sus jefes.
  • Refuerce la brevedad.

También, comprométase personalmente a ser breve para poner el ejemplo.

En las juntas recorte o elimine las presentaciones y muestre una agenda más estricta.

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Dealing with a Long-Winded Leader

It can be tricky to tell people that they talk too much. And in cases where the offender is someone more powerful, like a senior executive or important customer, it can be downright risky. As a result, many “victims” have been suffering in silence for years in meetings that never end or conversations that drain the life out of them.

As the saying goes, a rich man’s jokes are always funny.

How do you put an end to this agony? Here are some ways to counteract overtalking – without getting fired or losing a big account:

+ Diagnose the problem. Many senior leaders are long-winded in some situations and not others. Does your boss tend to deliver an Oscar acceptance speech only when big clients come to the office and meet you in the conference room? Will your biggest client complain for hours about his divorce case over lunch, but not if he stops by the office? Are management monologues more likely to occur when there’s no formal agenda, if you’re on a phone call with no time constraints, or when no one asks any questions?

Take note of when your culprit tends to dominate the conversation so you can change the setting or circumstances. All of these clues can indicate what the core problem is – and help you devise a plan of attack.

+ Identify your approach. There are a few different methods to help someone be more succinct. Before you choose one, consider the payoff to the offender. Perhaps he or she will benefit from a more productive team, greater collaboration, faster results, less frustration, fewer misunderstandings, or a savings of time.

Once you’ve honed in on a benefit, consider how direct you should be. If your target is not good at picking up cues that listeners are getting bored, you may need to be direct. Other excessive talkers may require a more diplomatic approach.

+ Reinforce brevity. Many leaders get better at being clear and concise once they work on it, then fall back into bad habits.

To keep them from losing ground, use some practical techniques to set limits or expectations. A junior employee might say to a boss, “I know your time is valuable. Let’s keep this to five minutes.” Another approach that works: “I’d like talk with you about the Jones account. I’ve prepared a three-bullet-point agenda. Could we discuss each of these items for five minutes?” On a conference call with a client, you might mention early, “I’ve got a hard stop at noon. Is there anything you’d like to tackle right away?”

I’d also suggest embracing brevity in your meetings by using tighter agendas and shortening or eliminating PowerPoint presentations to foster better, more concise conversations. In other words, personally commit to being brief as well to set an example. It can help you spread the challenge of being better by being brief.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.