Use de apoyo el lenguaje corporal como guía cuando de retroalimentación crítica

Brindar retroalimentación crítica es esencial. Lo que decimos es importante, pero nuestra comunicación no verbal importa tanto como las palabras que usamos. He aquí las señales no verbales a las que les debemos ponemos la mayor atención

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

Dar retroalimentación es quizá uno de los desafíos más difíciles que enfrenta un gerente. Por una parte, debe ser honesto; por la otra, no quiere alienar a su empleado. Camina en una línea muy delgada entre mantener la cordialidad y transmitir exitosamente su comentario.

Una cultura positiva de los lugares de trabajo es esencial para el compromiso y la productividad de los empleados. La empatía en el trabajo crea seguridad psicológica, lo que mejora los resultados de aprendizaje y desempeño. Lo más importante, sentirse seguro en el trabajo ayuda a alentar el espíritu de experimentación, que es tan necesario para la innovación.

A pesar de la necesidad de una cultura positiva en el trabajo, no hay duda de que el brindar retroalimentación crítica es esencial. Lo que decimos es importante, pero nuestra comunicación no verbal importa tanto como las palabras que usamos.

Ya sea que nos demos cuenta de ello o no, leemos constantemente las expresiones faciales y el lenguaje corporal de los demás. He aquí las señales no verbales a las que les ponemos la mayor atención:

  • Expresión facial: Deducimos cómo se están sintiendo las personas a partir de su expresión facial. Sonría apropiadamente, para proyectar calidez y buena voluntad.
  • Contacto visual: El contacto visual es importante para crear un sentimiento de conexión. Haga y mantenga contacto visual cuando le brinde retroalimentación a alguien.
  • Voz: El tono de su voz, más que las palabras en sí mismas, puede revelar cómo nos sentimos. De hecho, nuevas investigaciones muestran que muchas veces podemos predecir las emociones de alguien a partir de su voz.
  • Postura: La forma en que una persona se sienta –desplomada o derecha, con los brazos abiertos o cruzados — transmite un mensaje. Asegúrese de tomar una posición no dominante, porque su rol ya es poderoso de entrada.
  • Respiración: Antes de la conversación, trate de respirar de forma profunda y relajante. Hacer esto durante un par de minutos antes de una reunión lo ayudará a comenzar desde un espacio de calma, lo que ayudará a que la otra persona se sienta más cómoda.
  • Atención: Considerando nuestra ocupada agenda y los mensajes que aparecen en nuestras pantallas a lo largo del día, algunas veces no estamos presentes con las personas frente a nosotros, y las personas con las que habla pueden notarlo. Ya que no está plenamente presente, tiene menos probabilidades de escucharlos y responder con habilidad, y menos aún de entender sus razones.

Además de todo esto, también es fundamental que usted sea autentico, o sus esfuerzos serán contraproducentes.

En lugar de percibir la retroalimentación como “trabajo” o algo que simplemente necesita realizar, vea la conversación como una oportunidad de conectar con otra persona, que tiene sus propias necesidades y dolores. Muchas veces no sabemos qué es lo que está ocasionando comportamientos laborales indeseables, como fechas de entrega incumplidas o mal temperamento.

Si logra mantener en mente que hay toda una dimensión de sus empleados que usted no conoce, será más fácil ser empático cuando les brinde retroalimentación.

“Deducimos cómo se están sintiendo las personas a partir de su expresión facial. Sonría apropiadamente, para proyectar calidez y buena voluntad”.

“Asegúrese de tomar una posición no dominante, porque su rol ya es poderoso de entrada”.

“Antes de la conversación, trate de respirar de forma profunda y relajante”.

Brindar retroalimentación crítica es esencial. Lo que decimos es importante, pero nuestra comunicación no verbal importa tanto como las palabras que usamos. Ya sea que nos demos cuenta de ello o no, leemos constantemente las expresiones faciales y el lenguaje corporal de los demás. He aquí las señales no verbales a las que les ponemos la mayor atención:

  • Expresión facial
  • Contacto visual
  • Voz
  • Postura
  • Respiración
  • Atención

Además de todo esto, también es fundamental que usted sea autentico, o sus esfuerzos serán contraproducentes.

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

When Giving Critical Feedback, Focus on Your Nonverbal Cues

Giving feedback may be one of the most difficult challenges a manager faces. On the one hand, you must be honest; on the other hand, you don’t want to alienate your employee. You tread a fine line between maintaining cordiality and successfully getting your point across.

A positive workplace culture is essential for employee engagement and productivity. Empathy at work creates psychological safety, which improves learning and performance outcomes. More importantly, feeling safe in the workplace helps encourage the spirit of experimentation that’s so critical for innovation.

Despite this need for a positive workplace culture, there is no doubt that giving critical feedback is essential. What we say is important, but our nonverbal communication is just as important as the words we use.

Whether we realize it or not, we are constantly reading each others’ facial expressions and body language. Here are the nonverbal cues to which we pay the most attention:

— FACIAL EXPRESSION: We deduce how someone is helping from their facial expression. Smile appropriately to project warmth and good will.

— EYE CONTACT: Eye contact is important for creating a feeling of connection. Make and maintain eye contact when you’re giving someone feedback.

— VOICE: The tone of our voice, more than the words themselves, can give away how we feel. In fact, new research shows that we can often predict someone’s emotions from their voice.

— POSTURE: The way a person is sitting — slumped or sitting tall, arms open or crossed — transmits a message. Make sure you take on a nondominant stance because your role is already powerful.

— BREATH: Before the conversation, try to take some deep, calming breaths. Doing this for a couple of minutes before a meeting will help you start from a place of calm, which will help the other person feel more at ease.

— ATTENTION: Given our busy schedules and the messages that are popping onto our screens throughout the day, we sometimes are not present with the people in front of us. And the people you are talking to can tell. Because you are not fully present, you are less likely to hear them and respond to them skillfully, let alone understand where they are coming from.

In addition to all of this, it’s also critical that you be authentic, or your efforts will backfire.

Rather than seeing the feedback situation as “work” or something you need just to get through, see the conversation as an opportunity to connect with another person who has their own needs and pain. We often don’t know what is causing unwanted on-the-job behavior like missed deadlines or short tempers.

If you’re able to keep in mind that there’s a whole dimension to your employees that you don’t know about, it will be easier to be empathic when you’re giving feedback.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print