4 clases de lugares de trabajo, y cómo saber cuál es mejor para usted

Existe más de una clase de organización exitosa, hay muchas clases de lugares de trabajo productivos. A lo largo de las últimas dos décadas, Bill Taylor se ha sumergido en algunos de los lugares más creativos, energéticos y productivos del mundo. Basado en esta investigación, identificó cuatro diferentes clases de lugares de trabajo.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Todos queremos ser parte de una gran organización en un lugar de trabajo de alto desempeño. Queremos estar en nuestra mejor forma, rodeados de colegas que nos ayuden y desafíen, haciendo un trabajo financieramente gratificante y personalmente significativo. Sin embargo, existe más de una clase de organización exitosa, hay muchas clases de lugares de trabajo productivos.

Lo que importa es si las metas que impulsan a su empresa están en sincronía con los valores que lo motivan a usted, si es que la cultura que define la vida dentro de una organización es compatible con su estilo personal, y si sus colegas lo hacen pensar, crecer, incluso reír.

A lo largo de las últimas dos décadas, me he sumergido en algunos de los lugares más creativos, energéticos y productivos del mundo. Estas organizaciones han alcanzado un enorme éxito en el mercado con enfoques muy diferentes respecto a los lugares de trabajo.

Basado en esta investigación, he identificado cuatro diferentes clases de lugares de trabajo:

  • La compañía como comunidad. Esa clase de lugar de trabajo rebosa del espíritu de “uno para todos, y todos para uno,” en donde la confianza, el trabajo en equipo y la lealtad de los colegas son principios fundamentales. Los consumidores importan, por supuesto, al igual que los intereses de los socios e inversionistas. Sin embargo, este lugar de trabajo eleva las necesidades de los empleados por encima de todas las demás. La fórmula para el éxito empresarial comienza con lo que es correcto para las personas dentro del negocio.
  • La constelación de estrellas. Esas organizaciones son una colección de individuos dedicados y fieramente competitivos, que miden su éxito con base en sus metas personales, e incluso con base en los demás. El ethos es nadar o hundirse. Es un entorno difícil, pero es el adecuado para las personas talentosas que aspiran a ser superestrellas. “Alguien que es excepcional en su rol no es sólo un poco mejor que alguien que es muy bueno,” famosamente declaró Mark Zuckerberg, el CEO de Facebook, al New York Times. “Es 100 veces mejor.”
  • No sólo una compañía, una causa. En este entorno, los empleados se preocupan menos acerca de los triunfos individuales y más acerca de su impacto colectivo. Existe una voluntad de hacer sacrificios y realizar cosas extraordinarias para cumplir las promesas hacia los consumidores. Ninguna compañía captura mejor este modelo que USAA, una exitosa firma de servicios financieros, que hace negocios exclusivamente con miembros activos o retirados de la milicia y con sus familias. USAA se ha vuelto reconocida por su servicio, porque los empleados comunes se identifican plenamente con los soldados y sus familias, y ponen los intereses de estos por encima de los propios.
  • Lo pequeño es hermoso. Ciertas personas, ya sea que estén motivadas por un sentido de misión o una sed de logros individuales, se encuentran mejor en entornos que son fáciles de navegar, donde hay pocos obstáculos entre las ideas y la acción, donde un sentido de urgencia define el ritmo de la vida. En esa clase lugar de trabajo, la escala humana importa más que los ingresos masivos y una gran participación de mercado.

No hay nada como hacer un trabajo que importe, pero ello significa encontrar un lugar de trabajo que sea correcto para usted. Todos merecemos la oportunidad de estar de la mejor forma y rodearnos de colegas que saquen a relucir lo mejor de nosotros.

“Lo que importa es si las metas que impulsan a su empresa están en sincronía con los valores que lo motivan a usted, si es que la cultura que define la vida dentro de una organización es compatible con su estilo personal, y si sus colegas lo hacen pensar, crecer, incluso reír”.

“La fórmula para el éxito empresarial comienza con lo que es correcto para las personas dentro del negocio”.

“Todos merecemos la oportunidad de estar de la mejor forma y rodearnos de colegas que saquen a relucir lo mejor de nosotros”.

Existe más de una clase de organización exitosa, hay muchas clases de lugares de trabajo productivos. A lo largo de las últimas dos décadas, Bill Taylor se ha sumergido en algunos de los lugares más creativos, energéticos y productivos del mundo. Basado en esta investigación, identificó cuatro diferentes clases de lugares de trabajo:

  • La compañía como comunidad. Esa clase de lugar de trabajo rebosa del espíritu de “uno para todos, y todos para uno,” en donde la confianza, el trabajo en equipo y la lealtad de los colegas son principios fundamentales
  • La constelación de estrellas. Esas organizaciones son una colección de individuos dedicados y fieramente competitivos, que miden su éxito con base en sus metas personales, e incluso con base en los demás. El ethos es nadar o hundirse.
  • No sólo una compañía, una causa. En este entorno, los empleados se preocupan menos acerca de los triunfos individuales y más acerca de su impacto colectivo. Existe una voluntad de hacer sacrificios y realizar cosas extraordinarias para cumplir las promesas hacia los consumidores.
  • Lo pequeño es hermoso: En esa clase lugar de trabajo, la escala humana importa más que los ingresos masivos y una gran participación de mercado.

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

4 Kinds of Workplaces, and How to Know Which Is Best for You

We all want to be part of a great organization and a high-performance workplace. We want to be at our best, surrounded by colleagues who help and challenge us, doing work that is financially rewarding and personally meaningful. But there’s more than one kind of successful organization, and there are many kinds of productive workplaces.

What matters is whether the goals that drive your company are in sync with the values that motivate you, whether the culture that defines life inside an organization is compatible with your personal style, and whether your colleagues make you think, grow, even laugh.

Over the last two decades, I’ve immersed myself in some of the world’s most creative, energetic and productive workplaces. These organizations have achieved tremendous success in the marketplace with vastly different approaches to the workplace.

Based on this research, I’ve identified four distinct kinds of workplaces:

— THE COMPANY AS COMMUNITY. This kind of workplace exudes an all-for-one, one-for-all spirit in which trust, teamwork and peer-to-peer loyalty are bedrock principles. Customers matter, of course, as do the interests of partners and investors. But this workplace elevates the needs of employees above all other constituencies. The formula for business success starts with what’s right for the people in the business.

— A CONSTELLATION OF STARS. These organizations are a collection of hard-driving, fiercely competitive individuals who measure their success against personal goals, and even against one another. The ethos is sink or swim. It’s a tough environment, but it’s the right one for talented people who aspire to be superstars. “Someone who is exceptional in their role is not just a little better than someone who is pretty good,” Facebook CEO Mark Zuckerberg famously told The New York Times. “They are 100 times better.”

— NOT JUST A COMPANY, A CAUSE. In this environment, employees worry less about individual triumphs and more about their collective impact. There’s a willingness to make sacrifices and go to extraordinary lengths to keep promises to customers. No company better captures this model than USAA, a successful financial services company that does business exclusively with active and retired military members and their families. USAA has become renowned for its service, because grass-roots employees identify so thoroughly with soldiers and their families, and put those interests above their own.

— SMALL IS BEAUTIFUL. Certain people, whether they’re motivated by a sense of mission or a thirst for individual achievement, are at their best in environments that are easy to navigate, where there are few obstacles between ideas and action, where a sense of urgency defines the pace of life. In this kind of workplace, human scale matters more than massive revenue and big market share.

There’s nothing like doing work that matters, but that means finding a workplace that’s right for you. We all deserve the chance to be at our best and to be surrounded by colleagues who bring out the best in us.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print