Cómo regresar a casa después de una asignación internacional

Usted podría pensar que el mayor desafío cultural de una asignación en el extranjero es aclimatarse a la otra cultura. Sin embargo, lo que algunas veces puede ser incluso más desafiante es el ajuste cultural de regresar a casa al terminar.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Usted podría pensar que el mayor desafío cultural de una asignación en el extranjero es aclimatarse a la otra cultura. Sin embargo, lo que algunas veces puede ser incluso más desafiante es el ajuste cultural de regresar a casa al terminar.

Podría llamarla “la paradoja del crecimiento personal”: el crecimiento personal es esencial para vivir, trabajar y prosperar en un entorno ajeno, pero este mismo crecimiento puede convertirse en una desventaja significativa al regresar a casa. Podría sorprenderle el sentirse alienado en su propia cultura cuando está actuando “naturalmente” con base en aspectos de la nueva cultura que acaba de aprender. También podría lastimarlo el ver que está en desacuerdo con su familia, amigos y colegas, que no necesariamente aprecian esta nueva versión de usted.

¿Qué puede hacer para sentirse menos como un extraño en su tierra nativa y prepararse para una transición más exitosa?

Lo primero y más importante, anticipe y prepárese para su regreso a casa de una forma similar a la manera en que se preparó para su estancia en el extranjero. Considere cómo su país natal podría parecerle a alguien del país en que se encuentra -y reconozca que, en cierto modo, usted ahora lo verá con esos ojos.

Segundo, empiece a pensar acerca de cómo quiere, de regreso en casa, incorporar en su repertorio los nuevos estilos culturales que ha aprendido y llegado a apreciar. Podría tomar un estilo cultural mixto, cultivando un nuevo estilo que represente un híbrido de ambos, o crear estilos culturales segmentados, desarrollando identidades culturales múltiples y diferentes, separándolas como lo haría con la ropa para diferentes ocasiones.

Tercero, trabaje internamente para encontrar una forma de apreciar, honrar y darle sentido al nuevo “usted”. Usted ha cambiado. Es indispensable asumir y aceptar ese hecho. En lugar de depender de otros para que le brinden el puerto seguro de la validación y la conexión que desea, busque formas en las que pueda crearlo usted mismo. Si aprendió japonés mientras trabajaba en Tokio, únase a un club para personas interesadas en el idioma y la cultura japonesa. Decore su lugar de trabajo con algunos recuerdos de su tiempo en el extranjero y use las redes sociales para conectar con otros que compartan su entusiasmo e intereses.

Necesitará algo de tiempo para descubrir cómo usar su nueva mentalidad cultural. La clave es tratar el proceso de adaptación con el mismo enfoque reflexivo que idealmente asumió al aprender a adaptarse a la nueva cultura de la que acaba de regresar. Nadie ha dicho que la repatriación sea fácil, pero con los consejos que sugerimos estará bien posicionado para cosechar los beneficios de la experiencia.

“Lo que algunas veces puede ser incluso más desafiante es el ajuste cultural de regresar a casa al terminar”.

“ También podría lastimarlo el ver que está en desacuerdo con su familia, amigos y colegas, que no necesariamente aprecian esta nueva versión de usted”.

“ Necesitará algo de tiempo para descubrir cómo usar su nueva mentalidad cultural”.

Usted podría pensar que el mayor desafío cultural de una asignación en el extranjero es aclimatarse a la otra cultura. Podría llamarla “la paradoja del crecimiento personal”: el crecimiento personal es esencial para vivir, trabajar y prosperar en un entorno ajeno, pero este mismo crecimiento puede convertirse en una desventaja significativa al regresar a casa.

  • Lo primero y más importante, anticipe y prepárese para su regreso a casa de una forma similar a la manera en que se preparó para su estancia en el extranjero.
  • Segundo, empiece a pensar acerca de cómo quiere, de regreso en casa, incorporar en su repertorio los nuevos estilos culturales que ha aprendido y llegado a apreciar.
  • Tercero, trabaje internamente para encontrar una forma de apreciar, honrar y darle sentido al nuevo “usted”. Usted ha cambiado. Es indispensable asumir y aceptar ese hecho.

Necesitará algo de tiempo para descubrir cómo usar su nueva mentalidad cultural.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

How to Return Home After an Assignment Abroad

You’d think that the biggest cultural challenge when going abroad for an assignment would be acclimating to the foreign culture. But what can sometimes be even more challenging is the cultural adjustment of moving home afterward.

You could call this the paradox of personal growth: Personal growth is essential to live, work and thrive in a foreign setting, but this same growth can become a significant liability when returning home. You may be stunned to feel alienated in your own culture when you’re acting “naturally” based on aspects of a new culture you’ve just learned. You may also be wounded to see that you are at odds with your family, friends and colleagues who don’t necessarily appreciate this new version of you.

What can you do to feel less like a foreigner in your native land and set yourself up for a more successful transition?

First and foremost, anticipate and prepare for your return home in a way similar to the one in which you prepared for your initial sojourn abroad. Consider how your home country might appear to someone from your host country — and recognize that in some ways, you will now be seeing it through these eyes.

Second, start thinking about how you want to incorporate the new cultural styles you’ve learned and come to appreciate into your repertoire back home. You could take on a blended cultural style, cultivating a new cultural style which represents a hybrid of the two styles, or create segmented cultural styles, developing multiple and distinct cultural selves and separating them just as you would clothes for different occasions.

Third, work internally on finding a way to appreciate, honor and make sense of the new “you.” You have changed. It’s critical to own and accept that fact. Rather than rely on others to provide you with the safe harbor of validation and connection that you seek, look for ways in which you can create it for yourself. For example, if you learned Japanese while working in Tokyo, join a club for people interested in Japanese culture or language. Sprinkle your workspace with a few mementos from your time abroad and use social media to connect with others who share your enthusiasm and interests.

You will need some time to figure out how to use your new cultural mindset. The key is to treat the process of adapting back with the same thoughtful approach you hopefully took when learning to adapt to the new culture you just left. No one said repatriation is easy, but with the tips we suggest you’ll be well-positioned to reap the benefits of the experience.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print