Las 6 formas en que los líderes empresariales hablan acerca de la sustentabilidad

Los capitalistas se enfocan en los réditos del capital invertido, y la mayoría de los líderes empresariales priorizan los temas financieros. Sin embargo, este enfoque monopólico puede ser un problema cuando se trata de atender desafíos sistémicos y de lento desarrollo, como el calentamiento global.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Los capitalistas se enfocan en los réditos del capital invertido, y la mayoría de los líderes empresariales priorizan los temas financieros. Para cualquiera con una pensión vinculada al desempeño del mercado, eso es bueno. Sin embargo, este enfoque monopólico puede ser un problema cuando se trata de atender desafíos sistémicos y de lento desarrollo, como el calentamiento global.

No es accidente, entonces, que cada vez escuchemos más discusiones acerca de “encuadrar” en los salones de juntas directivas y oficinas ejecutivas. El analista político George Lakoff ha mostrado que la manera en que encuadramos dichos desafíos sistémicos le da forma, más de lo que nos damos cuenta, a nuestro razonamiento y prioridades. Crucialmente, concluye que nuestros encuadres mentales subconscientes “le dan forma a las metas que buscamos, los planes que hacemos, la forma en que actuamos y lo que cuenta como resultado bueno o malo de nuestras acciones.”

El mensaje para los líderes empresariales es: cambiar nuestros encuadres y cambiar la forma en que percibimos, priorizamos e invertimos tiempo, esfuerzo y dinero.

Un crítico primer paso consiste en entender los diferentes encuadres mentales y políticos que existen actualmente. Mis colegas y yo vemos al menos seis encuadres principales en el espacio de los negocios sustentables. Tener una comprensión más clara de estos modelos mentales puede ayudar a los líderes empresariales a trabajar con otros para construir negocios más sustentables.

  • El encuadre de recursos

El enfoque de las personas que usan un encuadre de recursos para entender la sustentabilidad suele centrarse en la reducción de desperdicios y la innovación tecnológica. Por ejemplo, en los 1990s, negocios líderes como 3M adoptaron conceptos como eco-eficiencia, enfocándose en ahorrar y ganar dinero a través de un mejor manejo de materiales, energía y desperdicios.

Los desafíos de este encuadre: Es tentador el imaginar que dicha tecnología resolverá nuestros problemas de recursos, pero cualquiera que observe las trayectorias en áreas como la seguridad de agua y la fertilidad del suelo sabe que los problemas sistémicos clave continúan superando nuestros intentos de contenerlos.

  • El encuadre de tiempo

El tiempo es fundamental para todos los encuadres de sustentabilidad, y el capitalismo es percibido como miope en un momento en que los desafíos clave demandan encuadres temporales mucho mayores. Este punto fue destacado por el CEO de Unilever, Paul Polman, cuando le dijo a los inversionistas de corto plazo que, si no respaldan esfuerzos de sustentabilidad que no compren las acciones de su compañía.

Muchos desafíos clave han crecido exponencialmente desde 1950, incluyendo la extinción de especies, el calentamiento global y la acidificación del océano. Los científicos dicen que nos hemos movido a una nueva era geológica, el Antropoceno, la primera en que la salud del planeta está en manos humanas.

Los desafíos de este encuadre: los líderes empresariales exitosos deben evolucionar a una visión más amplia del tiempo. Una forma de expandir su pensamiento es observar las metas de desarrollo sustentable de Naciones Unidas, cuyo horizonte de tiempo es el 2030. También puede hablar con sus colegas de 20 y 30 y tantos años y preguntarles cómo visualizan la agenda futura.

  • El encuadre de valor

Aunque muchos medioambientalistas solían ver a las empresas como el enemigo, el surgimiento del balance triple en 1994 ayudó a impulsar un nuevo pensamiento sobre la creación de valor. Desde entonces, miles de compañías han abrazado la agenda de “personas, planeta y ganancia”. Las firmas han creado herramientas como declaraciones de pérdidas y ganancias medioambientales y “réditos sociales de inversión” para capturar una imagen más completa de sus negocios.

Mientras tanto, la Generation Foundation, de Al Gore, percibe la sustentabilidad como el nuevo motor del crecimiento económico. Enormes valoraciones de mercado están vinculadas al cumplimiento de metas globales de sustentabilidad. En paralelo, los jefes de finanzas están aprendiendo a asignarle un valor numérico en los recursos naturales que previamente consideraban gratuitos.

Los desafíos de este encuadre: Tenga cuidado de ponerle precio a todo en el entorno y enfocarse demasiado en los costos. Expanda el enfoque del argumento en favor de la acción de las empresas de hoy hacia los modelos de negocio del mañana. Ayude a los colegas a entender la sustentabilidad como potencialmente la mejor oportunidad de sus vidas.

  • El encuadre de diseño

Por décadas, algunos líderes de opinión han buscado reencuadrar nuestra creciente falta de sustentabilidad como un problema de diseño. ¿Cómo pueden romper los pensadores innovadores con el paradigma de “extraer, fabricar, comprar, tirar” del consumismo moderno? Paul Hawken recientemente comenzó el Project Drawdown, que modela 100 soluciones para el cambio climático, y mi compañía está trabajando en “productividad de carbón”— explorando cómo podemos invertir de mejor forma presupuestos limitados de carbón para obtener réditos medioambientales, sociales y económicos.

Los desafíos de este encuadre: El diseño es crucial, pero la aceptación del mercado dependerá de la economía y la política. Trabaje también para corregir ambas.

  • El encuadre de abundancia

Este encuadre asume un cambio exponencial de “10X”, en lugar de la actual preferencia por cambios incrementales de 1% o 10%. Este es el mundo de soluciones exponenciales (revolucionarias) para desafíos (de colapso) exponenciales, con pioneros que incluyen la XPRIZE Foundation y la instalación X de Google. Esta visión del mundo está formada por una emoción acerca el potencial de las tecnologías emergentes, como el aprendizaje de las máquinas, la inteligencia artificial, los vehículos autónomos y la biología sintética.

Los desafíos de este encuadre: Casi seguramente habrá consecuencias involuntarias de cualquier gran transformación. Incluso emprendedores como el CEO de Tesla, Elon Musk, han expresado preocupación acerca de las implicaciones sociales de la inteligencia artificial y la robótica.

  • El encuadre moral

En la política, las finanzas y las empresas, hay una creciente preocupación respecto a que muchos líderes han perdido su compás moral. Desde que Adam Smith escribió su libro de 1759 “La teoría de los sentimientos morales” hemos sabido que los valores capitalistas no regulados pueden ser destructivos. Dirija la atención moral a otros encuadres, y es claro que el encuadre moral los abarca a todos. Por ejemplo, en el encuadre de recursos existe la tensión moral entre si la tierra es nuestra para que la explotemos, o si la naturaleza también tiene derechos.

Los desafíos de este encuadre: En un momento en que algunos cursos de MBA siguen tratando la ética como una materia opcional, tenga cuidado de no sonar demasiado moralista. Además, pruebe regularmente su compás moral con las partes interesadas que probablemente serán afectadas por los resultados de sus decisiones.

“Los científicos dicen que nos hemos movido a una nueva era geológica, el Antropoceno, la primera en que la salud del planeta está en manos humanas”.

“Los líderes empresariales exitosos deben evolucionar a una visión más amplia del tiempo”.

“Hemos sabido que los valores capitalistas no regulados pueden ser destructivos”.

El mensaje para los líderes empresariales es: cambiar nuestros encuadres y cambiar la forma en que percibimos, priorizamos e invertimos tiempo, esfuerzo y dinero. Mis colegas y yo vemos al menos seis encuadres principales en el espacio de los negocios sustentables. Tener una comprensión más clara de estos modelos mentales puede ayudar a los líderes empresariales a trabajar con otros para construir negocios más sustentables.

  • El encuadre de recursos: El enfoque de las personas que usan un encuadre de recursos para entender la sustentabilidad suele centrarse en la reducción de desperdicios y la innovación tecnológica.
  • El encuadre de tiempo: El tiempo es fundamental para todos los encuadres de sustentabilidad, y el capitalismo es percibido como miope en un momento en que los desafíos clave demandan encuadres temporales mucho mayores.
  • El encuadre de valor: Aunque muchos medioambientalistas solían ver a las empresas como el enemigo, el surgimiento del balance triple en 1994 ayudó a impulsar un nuevo pensamiento sobre la creación de valor.
  • El encuadre de diseño: Por décadas, algunos líderes de opinión han buscado reencuadrar nuestra creciente falta de sustentabilidad como un problema de diseño.
  • El encuadre de abundancia: Este encuadre asume un cambio exponencial de “10X”, en lugar de la actual preferencia por cambios incrementales de 1% o 10%.
  • El encuadre moral:En la política, las finanzas y las empresas, hay una creciente preocupación respecto a que muchos líderes han perdido su compás moral.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

The 6 Ways Business Leaders Talk About Sustainability

Capitalists focus on the returns from capital invested, and most business leaders prioritize financial issues. For anyone with a pension linked to market performance, that’s a good thing. But this single-minded focus can be a problem when it comes to tackling slow-building, systemic challenges, like global warming.

It’s no accident, then, that we increasingly hear discussions about “framing” in boardrooms and executive offices. Political analyst George Lakoff has shown that how we frame such systemic challenges shapes our reasoning and priorities more than we realize. Crucially, he concludes that our unconscious mental frames “shape the goals we seek, the plans we make, the way we act and what counts as a good or bad outcome of our actions.”

The message for business leaders is: To change our frames is to change the way we perceive, prioritize and invest time, effort and money.

A critical first step is to understand the different mental and political frames currently in play. My colleagues and I see at least six main frames at work in the sustainable business space. Having a clearer grasp of these mental models can help business leaders to work with others to build more sustainable businesses.

THE RESOURCES FRAME

The focus of people using a resources frame to understand sustainability is often on waste reduction and technological innovation. For example, in the 1990s, leading businesses like 3M adopted concepts like eco-efficiency, focusing on saving and making money through the better management of materials, energy and waste.

Challenges of this frame: It’s tempting to imagine that such technology will solve our resource problems, but anyone looking at trajectories in areas like water security and soil fertility knows that key systemic problems continue to outrun our attempts to rein them in.

THE TIME FRAME

Time is fundamental to all sustainability frames, with capitalism seen as myopic at a moment when key challenges demand much longer time frames. This point was underscored by Unilever CEO Paul Polman when he told short-term investors who did not support sustainability efforts not to buy his company’s shares.

Many key challenges have grown exponentially since 1950, including species extinction, global warming and ocean acidification. Scientists say that we’ve moved into a new geological epoch, the Anthropocene, the first where the health of the planet is in human hands.

Challenges of this frame: Successful business leaders must evolve a more expansive view of time. One way to expand your thinking is to look to the U.N. sustainable development goals, whose time horizon is 2030. You can also talk with your 20- and 30-something colleagues and ask them how they envision the future agenda.

THE VALUE FRAME

While many environmentalists used to see business as the enemy, the emergence of the triple bottom line in 1994 helped to surface new thinking about value creation. Since then, thousands of companies have embraced the “people, planet and profit” agenda. Firms have created tools like environmental profit and loss statements and “social return on investment” to capture a more complete picture of their businesses.

Meanwhile, Al Gore’s Generation Foundation sees sustainability as the new engine of economic growth. Huge market valuations are now linked to the delivery of global sustainability goals. In parallel, chief financial officers are learning to attach a numerical value to natural resources they previously thought of as free.

Challenges of this frame: Be wary of pricing everything in the environment and focusing too much on costs. Expand the focus from today’s business case for action to tomorrow’s business models. Help colleagues see sustainability as potentially the biggest opportunity of their lifetimes.

THE DESIGN FRAME

For decades, some thought leaders have sought to reframe our growing unsustainability as a design problem. How can innovative thinkers break out of the “extract, make, buy, throw away” paradigm of modern consumerism? Paul Hawken recently started Project Drawdown, which models 100 climate change solutions, and my company is working on “carbon productivity” — exploring how we can best invest limited carbon budgets for environmental, social and economic returns.

Challenges of this frame: Design is crucial, but market acceptance will depend on economics and politics. Work to get those right, too.

THE ABUNDANCE FRAME

This frame embraces “10X” exponential change, rather than the current preference for 1% or 10% incremental change. This is the world of exponential (breakthrough) solutions for exponential (breakdown) challenges, with pioneers including the XPRIZE Foundation and Google’s X facility. This worldview is shaped by excitement around the potential of emerging technologies like machine learning, artificial intelligence, autonomous vehicles and synthetic biology.

Challenges of this frame: There will almost certainly be unintended consequences to any major breakthrough. Even entrepreneurs like Tesla CEO Elon Musk have expressed concern about the societal implications of AI and robotics.

THE MORAL FRAME

In politics, finance and business, there’s growing concern that many leaders have lost their moral compass. Ever since Adam Smith wrote his 1759 book “The Theory of Moral Sentiments,” we’ve known that unregulated capitalist values can be destructive. Turn the moral spotlight on other frames, and it’s clear that the Moral Frame encompasses them all. For example, in the Resources Frame there is the moral tension between whether the Earth is ours to exploit, or whether nature also has rights.

Challenges of this frame: At a time when some MBA courses still treat ethics as an elective, be careful not to sound too moralistic. And regularly test your moral compass with stakeholders likely to be affected by the outcomes of your decisions.

 

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.