Los 5 valores que deberían tener todas las organizaciones

Hoy en día prácticamente todas las organizaciones tienen una serie de valores centrales que idealmente funcionan como las instrucciones de operación de la compañía. De acuerdo con investigaciones de Booz Allen Hamilton y el Aspen Institute, los valores de la mayoría de las corporaciones involucran ideas y palabras similares.


Este artículo le será útil para:

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Hoy en día prácticamente todas las organizaciones tienen una serie de valores centrales que idealmente funcionan como las instrucciones de operación de la compañía. La meta de articular los principios esenciales y perdurables de su organización es informar, inspirar e instruir los comportamientos cotidianos de todos los que trabajan en su compañía. Sin embargo, rara vez sucede, porque la mayoría de las declaraciones de valores centrales no apuntan hacia lo que es singular en la firma.

De acuerdo con investigaciones de Booz Allen Hamilton y el Aspen Institute, los valores de la mayoría de las corporaciones involucran ideas y palabras similares. 90% de los valores corporativos hacen referencia al comportamiento ético o usan la palabra “integridad,” 88% menciona el compromiso con los consumidores y 76% citan el trabajo en equipo y la confianza.

He comprobado esto en mi labor ayudando a compañías a definir sus valores centrales. Muchas palabras surgen en casi toda discusión, sin importar que la compañía sea una gran empresa o un pequeño negocio, nuevo o establecido. He aquí los cinco términos que he prohibido de toda lista de valores centrales en la que trabajo:

  1. Ético (o integridad): Toda compañía debería operar éticamente y con integridad — y al mencionar este concepto como uno de sus valores centrales, provoca la pregunta de por qué tuvo que señalarlo.
  2. Trabajo en equipo (o colaboración): No debería necesitar decirle a su gente que trabajen juntos; es sentido común. Si no están trabajando en forma colaborativa, enlistarla como un valor central no es la solución.
  3. Auténtico:No puede declararse como auténtico o decir que quiere serlo –simplemente debe ser auténtico.
  4. Diversión: Señalar que quiere que su organización abrace la diversión hace parecer que está esforzándose de más. Al igual que el adolescente que se dice en onda, si tiene que decirlo, probablemente no lo está.
  5. Orientada al cliente (o Cliente-céntrica): Todas las compañías deberían estar sintonizadas con los deseos y necesidades de sus clientes. Desarrollar un valor central que explique las formas específicas en las que se involucra con los consumidores es mucho más significativo.

Estos conceptos no solo son indispensables para cualquier empresa que quiera ser competitiva en el entorno actual, sino que no especifican lo que distingue o hace única a su organización.

La diferenciación es el impulso clave del poder de marca. Los valores centrales de su empresa deben encarnar lo que hace que su compañía se destaque de todas las demás.

Para identificar cuáles deberían ser sus valores centrales, piense acerca de su sector empresarial. Los valores centrales deben ser distintos de los del sector, que todas las compañías en dicha categoría necesitan adoptar. Por ejemplo, todos los restaurantes de comida rápida deben asumir los valores de velocidad y conveniencia, y todos los fabricantes de software deben valorar la confiabilidad y facilidad de uso. Un restaurante de comida rápida que dice valorar la velocidad no está mencionando nada diferente a cualquier otro restaurante de comida rápida.

Segundo, para que los valores de su compañía sean únicos, las palabras que elija para describirlos deben ser distintivas. En lugar de caer en términos ya usados excesivamente, exprese sus valores centrales en forma diferente de otras compañías que puedan tener creencias similares. Use un estilo o voz que represente la personalidad y espíritu de su organización. Si sus valores centrales no están expresados con un estilo singular, ¿qué tan probable es que sus empleados les pongan atención?

Como prueba de si un valor central es único o no, hágase la siguiente pregunta: ¿Puede otra compañía declarar este valor y vivirlo de la misma forma que nosotros? Muchas empresas enlistan “pasión,” “innovación” y “cuidado” como sus valores — y encarnan cotidianamente sus valores en formas esperadas, por ejemplo, desarrollando nuevos productos y sirviendo a sus consumidores con atención. Sin embargo, si uno de sus valores es “Brindar WOW a través del servicio,” como lo dice Zappos, estará reclamando un territorio singular. WOW transmite la personalidad de la organización. Su gente sabe brindar -y sus consumidores esperan recibir- un servicio que vaya más allá de lo normal, y ello detona una respuesta visceral.

Alternativamente, pregúntese: ¿Alguna compañía seleccionaría como propio lo opuesto del valor de su empresa? Algunas compañías podrían tomar la posición de que “hecho es mejor que perfecto” porque creen que es más importante llevar un producto rápidamente al mercado que cuidar todos sus problemas técnicos. Sin embargo, otras empresas, como Google consideran que “grandioso no es lo suficientemente bueno,” y valoran el luchar por la excelencia. Ambos puntos de vista son válidos. Si hay organizaciones que asuman lo opuesto a su valor, entonces el valor que ha identificado puede distinguir a su empresa de una forma poderosa.

“Toda compañía debería operar éticamente y con integridad — y al mencionar este concepto como uno de sus valores centrales, provoca la pregunta de por qué tuvo que señalarlo”.

“Todas las compañías deberían estar sintonizadas con los deseos y necesidades de sus clientes”.

“Los valores centrales de su empresa deben encarnar lo que hace que su compañía se destaque de todas las demás”.

La meta de articular los principios esenciales y perdurables de su organización es informar, inspirar e instruir los comportamientos cotidianos de todos los que trabajan en su compañía. Sin embargo, rara vez sucede, porque la mayoría de las declaraciones de valores centrales no apuntan hacia lo que es singular en la firma.

He aquí los cinco términos que he prohibido de toda lista de valores centrales en la que trabajo:

  1. Ético (o Integridad)
  2. Trabajo de Equipo (o Colaboración)
  3. Auténtico
  4. Diversión
  5. Orientada al Cliente (o Cliente-Céntrica)

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Ban These 5 Words From Your Corporate Values Statement

Practically every organization today has a set of core values that ideally function as the operating instructions of the company. The goal of articulating the essential and enduring principles of your organization is to inform, inspire and instruct the day-to-day behaviors of everyone who works at your company. But this rarely happens, because most core values statements don’t get at what’s unique about the firm.

According to research from Booz Allen Hamilton and the Aspen Institute, most corporations’ values incorporate similar words and ideas. Ninety percent of corporate values reference ethical behavior or use the word “integrity,” 88% mention a commitment to customers and 76% cite teamwork and trust.

I’ve seen this in my work helping companies define their core values. Several words always come up in practically every discussion, no matter if the company is a large enterprise or a small business, new or established. Here are the five terms I’ve banned from every core values list I work on:

1. ETHICAL (or INTEGRITY): Every company should operate ethically and with integrity — and by stating this concept as one of your core values, you raise the question of why you have to point it out.

2. TEAMWORK (or COLLABORATION): You shouldn’t need to tell your people to work together; it’s common sense. If they’re not working collaboratively, listing it as a core value isn’t the solution.

3. AUTHENTIC: You can’t claim to be authentic or that you want to be — you have to simply be authentic.

4. FUN: Stating that you want your organization to embrace fun makes it seem like you’re trying too hard. Just like a teenager who claims to be cool, if you have to say it, you’re probably not.

5. CUSTOMER-ORIENTED (or CUSTOMER-CENTRIC): All companies should be attuned to their customers’ wants and needs. Developing a core value that explains the unique ways in which you engage with your customers is far more meaningful.

Not only are these concepts mere table stakes for any business that wants to be competitive in today’s environment, they also don’t specify what is distinctive or unique about your organization.

Differentiation is the key driver of brand power. Your company’s core values must embody what makes your company stand out from everyone else.

To identify what your core values should be, think about your business category. Core values should differ from category values, which all companies in any given category must adopt. For example, all fast-food restaurants must embody the values of speed and convenience, and all software-makers must value reliability and ease of use. A fast-food restaurant that says it values speed is not saying anything different from any other fast-food restaurant.

Secondly, for your company’s values to be unique, the words you choose to describe them should be distinctive. Instead of defaulting to overused terms, express your core values differently from other companies that might hold similar beliefs. Use a style or voice that represents your organization’s spirit and personality. If your core values aren’t expressed with a unique style, how likely are your employees to pay attention to them?

As a litmus test of whether or not a core value is unique, ask yourself the following question: Can another company claim this value and live it out in the same way we do? Many companies list “passion,” “innovation” and “caring” as their values — and they embody those values every day in expected ways such as developing new products and serving their customers with care. But if one of your values is to “Deliver WOW Through Service,” as is Zappos’, you’re claiming unique territory. WOW conveys the organization’s personality. Your people know to deliver — and your customers expect to receive — service that goes beyond what’s expected, and that triggers a visceral response.

Alternatively, ask yourself: Would any company select the opposite of your company’s value as its own? Some companies might take the position that “done is better than perfect” because they believe that it’s more important to get a product to market quickly than it is to take care of all its technical problems. But other companies like Google believe that “great just isn’t good enough,” and it values striving for excellence. Both points of view are valid. If there are organizations that embrace the opposite of your value, then the value that you’ve identified can distinguish your company in a powerful way.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print