¿Hacer el mismo trabajo una y otra vez lo vuelve menos ético?

Li as compañías han probado diferentes formas de limitar el comportamiento poco ético, pero estas intervenciones suelen ser criticadas por su inefectividad. En este artículo presentamos los resultados de unos estudios que analizaron el impacto que tiene el hacer el mismo trabajo una y otra con el comportamiento ético..

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Una de las muchas cosas que preocupan a los directivos es que los empleados rompan las reglas. La evidencia sugiere que dicho comportamiento está muy extendido, y puede tener consecuencias devastadoras. Las compañías han probado diferentes formas de limitar el comportamiento poco ético, pero estas intervenciones suelen ser criticadas por su inefectividad.

Tendemos a pensar en el comportamiento poco ético como algo intencional, en cuanto a que los empleados conscientemente eligen romper las reglas. Algunas veces esto es cierto, pero la investigación ha mostrado que este comportamiento frecuentemente surge de forma inconsciente -de las inclinaciones automáticas y desenfrenadas de los trabajadores.

Nos preguntamos si el hacer la misma tarea una y otra vez detonaría una mayor toma automática de decisiones y haría que los empleados tendieran más a comportarse en forma poco ética. Nuestra investigación descubrió que trabajar en la misma tarea puede llevar a romper más reglas, mientras que intercalar incluso unas cuantas tareas podría llevar a menos infracciones.

Muchos trabajos requieren que los individuos hagan tareas repetitivas, pero el orden suele ser flexible. Pensamos que el cambiar el orden de las tareas podría forzar a los empleados a estar más alerta y ser más deliberativos, lo que podría llevarlos a comportarse más éticamente, simplemente evitando la toma automática y egoísta de decisiones.

Nuestro primer estudio observó la información de empleados que procesan solicitudes de hipoteca en un banco japonés. El trabajo estaba diseñado de forma que a los empleados se les asigna procesar una etapa de una solicitud a la vez. Como medida para el rompimiento de reglas, observamos si los empleados cumplían con la política de almuerzos y regresaban a tiempo de su receso de una hora.

Examinamos la relación entre la variedad de las tareas de los empleados y qué tanto tiempo tomaban para almorzar. Descontando diferentes factores, como la carga de trabajo, encontramos que cuando las personas trabajaban en diferentes tareas en la mañana, tenían menos probabilidades de regresar tarde del almuerzo que cuando habían trabajado en las mismas tareas.

Esto está en línea con lo que encontramos en tres experimentos de seguimiento en laboratorio. Los participantes que contestaron un examen con alta variedad de preguntas tuvieron menos probabilidades de hacer trampa que aquellos que hicieron un examen con bloques uniformes de preguntas. Estos resultados apuntan a una forma relativamente simple de respaldar el cumplimiento de las reglas en el trabajo: cambiar el orden en que los empleados desempeñan tareas rutinarias podría promover el seguimiento a las reglas con mayor facilidad que cambiar las motivaciones de las personas.

Sin embargo, nuestros hallazgos y este consejo deben interpretarse con precaución. Otras investigaciones han encontrado que cambiar entre tareas puede afectar el desempeño y que la mayor carga cognitiva involucrada puede hacer que las personas se sientan agotadas y por ende más propensas a comportamientos poco éticos. Futuras investigaciones deberían explorar empíricamente estas preguntas.

Aconsejamos que los directivos consideren el contexto del trabajo de sus equipos, experimenten con la forma en que diseñan tareas y estén preparados para monitorear los efectos.

“Una de las muchas cosas que preocupan a los directivos es que los empleados rompan las reglas”.

“Nos preguntamos si el hacer la misma tarea una y otra vez detonaría una mayor toma automática de decisiones y haría que los empleados tendieran más a comportarse en forma poco ética”.

“Aconsejamos que los directivos consideren el contexto del trabajo de sus equipos, experimenten con la forma en que diseñan tareas y estén preparados para monitorear los efectos”.

Tendemos a pensar en el comportamiento poco ético como algo intencional, en cuanto a que los empleados conscientemente eligen romper las reglas. Algunas veces esto es cierto, pero la investigación ha mostrado que este comportamiento frecuentemente surge de forma inconsciente -de las inclinaciones automáticas y desenfrenadas de los trabajadores.

Nos preguntamos si el hacer la misma tarea una y otra vez detonaría una mayor toma automática de decisiones y haría que los empleados tendieran más a comportarse en forma poco ética. Nuestra investigación descubrió que trabajar en la misma tarea puede llevar a romper más reglas, mientras que intercalar incluso unas cuantas tareas podría llevar a menos infracciones.

Sin embargo, nuestros hallazgos y este consejo deben interpretarse con precaución. Otras investigaciones han encontrado que cambiar entre tareas puede afectar el desempeño y que la mayor carga cognitiva involucrada puede hacer que las personas se sientan agotadas y por ende más propensas a comportamientos poco éticos. Futuras investigaciones deberían explorar empíricamente estas preguntas.

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Does Doing the Same Work Over and Over Again Make You Less Ethical?

One of the many things managers worry about is employees breaking the rules. Evidence suggests that such behavior is widespread, and it can have devastating consequences. Companies have tried many different ways to limit unethical behavior, but these interventions are often criticized for being ineffective.

We tend to think of unethical behavior as intentional, in that employees consciously choose to break rules. Sometimes this is true, but research has shown that unethical behavior frequently arises unconsciously — from workers’ unchecked, automatic inclinations.

We wondered whether doing the same task over and over would trigger more automatic decision making and make employees more likely to behave unethically. Our research found that working on the same task may lead to breaking more rules, while switching back and forth between even a few tasks may lead to less.

Many jobs require individuals to do repetitive tasks, but the order is often flexible. We thought switching around the order of tasks might force employees to be more cognitively alert and deliberative, which could lead them to behave more ethically simply by avoiding automatic, self-interested decision making.

Our first study looked at data on employees who process mortgage applications in a Japanese bank. The work was designed so that employees were assigned to process one stage of an application at a time. As a measure of rule breaking, we looked at whether employees abided by the lunch policy and came back from their one-hour lunch break on time.

We examined the relationship between employees’ task variety and how much time they took for lunch. Controlling for different factors, such as workload, we found that when people worked on different tasks in the morning, they were less likely to return late from lunch than people who worked on the same tasks.

This is in line with what we found in three follow-up laboratory experiments. Participants who took a quiz with a high variety of questions were less likely to cheat than participants who took a quiz with uniform blocks of questions. These results point to a relatively simple way to support rule compliance at work: Changing the order in which employees perform routine tasks may promote rule following more easily than changing people’s motivations.

However, our findings and this advice should be interpreted with caution. Other research has found that switching between tasks can hurt performance and that the greater cognitive load involved can make people feel depleted and therefore more prone to unethical behavior. Future research should empirically explore these questions.

We advise managers to consider the context of their teams’ work, experiment with how they design tasks and be prepared to monitor the effects.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.