Implemente políticas del ejército estadounidense y tendrá empleados felices

Hay una fuente inesperada de conocimiento para todos los padres trabajadores que luchan por manejar su carrera e hijos. Esa fuente son las fuerzas armadas de los Estados Unidos, descubra porqué.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Hay una fuente inesperada de conocimiento para todos los padres trabajadores que luchan por manejar su carrera e hijos -y para las organizaciones que se esfuerzan por encontrar formas significativas y prácticas de respaldar a sus empleados que son padres y madres de familia.

Esa fuente son las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

Durante más de 15 años de constante actividad militar, despliegues, reubicaciones y otras demandas extraordinarias sobre los profesionales militares y sus familias, las fuerzas armadas han implementado soluciones prácticas y creativas que funcionan. Muchos de estos enfoques pueden usarse por todas las organizaciones, sin importar sus recursos.

Priorice la predictibilidad. Como contrapeso de los demandantes horarios, se espera que los líderes militares hagan que todos los compromisos agendados y regulares sean tan predecibles como sea posible. Si un ejercicio de entrenamiento debe terminar a las 6:00 p.m., termina a las 6:00 p.m. — no a las 6:22. Los empleados pueden llegar a tiempo a la guardería, el juego de soccer o a casa para comer. La predictibilidad, no sólo la flexibilidad, ayuda a los padres trabajadores. Insista en terminar la reunión semanal de ventas a tiempo, y tendrá más probabilidades de mantener a sus empleados de alto desempeño que son padres trabajadores.

Mantenga consistentes las rutinas laborales. Las personas en carreras que demandan viajes extensos y periodos prolongados de intenso trabajo naturalmente quieren desconectarse entre proyectos. Sin embargo, dichos cambios drásticos en la rutina los sacan de ritmo en el trabajo y generan caos en las relaciones en casa, particularmente con niños pequeños. En lugar de ello, las fuerzas armadas alientan a los soldados que regresan a adoptar horarios moderados y funcionales. Si usted es un consultor que regresa de un largo viaje de negocios, no “corrija en exceso” su tiempo fuera de casa -encuentre una rutina moderada que funcione tanto para su negocio como para sus hijos.

Promueva y desestigmatice los recursos que ofrece su organización. Los líderes militares son alentados a hablar abiertamente con su equipo acerca de programas y recursos para las familias; la publicidad de los servicios se coloca donde los soldados puedan verla. Los recursos y consejería disponibles a través de su programa de asistencia al empleado seguramente no les harán ningún bien si sólo los conocen unos cuantos en recursos humanos.

Conecte entre sí a los padres de familia que trabajan. En el ejército, el respaldo se ejerce mayormente a través de un modelo de persona a persona: Cuando una familia del ejército necesita ayuda, se la pide a otra familia militar. Una red informal de padres trabajadores, o una página de padres trabajadores en su intranet corporativa, podría ser una herramienta muy poderosa para la retención y el apoyo a los padres trabajadores -con un costo de mínimo a inexistente.

Esté presente mientras se encuentra lejos. Las familias militares están entrenadas para minimizar el impacto de las largas horas y los despliegues. Si está quedándose hasta tarde en la oficina en un gran proyecto, asegúrese de que sus hijos tengan acceso fácil a recordatorios de usted a lo largo de la casa. Ponga, donde sus hijos pueden verlos fácilmente, los juguetes que disfrutan juntos o fotos de su reciente viaje familiar. Esté con ellos, incluso cuando no está.

No hable — haga. La forma más efectiva de comunicarse con su hijo no es a través de preguntas como “¿Qué tal tu día?” sino por medio de actividades como el deporte, la lectura y la música. Tome un guante de béisbol o un libro tan pronto llegue a casa.

“Las fuerzas armadas alientan a los soldados que regresan a adoptar horarios moderados y funcionales”.

“Cuando una familia del ejército necesita ayuda, se la pide a otra familia militar”.

“Tome un guante de béisbol o un libro tan pronto llegue a casa”.

Durante más de 15 años de constante actividad militar, despliegues, reubicaciones y otras demandas extraordinarias sobre los profesionales militares y sus familias, las fuerzas armadas han implementado soluciones prácticas y creativas que funcionan. Muchos de estos enfoques pueden usarse por todas las organizaciones, sin importar sus recursos.

  • Priorice la predictibilidad. Como contrapeso de los demandantes horarios, se espera que los líderes militares hagan que todos los compromisos agendados y regulares sean tan predecibles como sea posible.
  • Mantenga consistentes las rutinas laborales. Las personas en carreras que demandan viajes extensos y periodos prolongados de intenso trabajo naturalmente quieren desconectarse entre proyectos.
  • Promueva y desestigmatice los recursos que ofrece su organización. Los líderes militares son alentados a hablar abiertamente con su equipo acerca de programas y recursos para las familias
  • Conecte entre sí a los padres de familia que trabajan. En el ejército, el respaldo se ejerce mayormente a través de un modelo de persona a persona
  • Esté presente mientras se encuentra lejos. Las familias militares están entrenadas para minimizar el impacto de las largas horas y los despliegues.
  • No hable — haga. La forma más efectiva de comunicarse con su hijo no es a través de preguntas como “¿Qué tal tu día?” sino por medio de actividades como el deporte, la lectura y la música.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

What the US Military Can Teach Companies About Supporting Employees’ Families

There’s an unexpected source of insight for all working parents struggling to manage their career and children — and for organizations struggling to find meaningful, practical ways to support its working-parent employees.

That source is the U.S. military.

During 15-plus years of constant military activity, and the associated deployments, redeployments and other extraordinary demands made on military professionals and their families, the armed forces have implemented practical, creative solutions that work. Many of these approaches can be used by all organizations, regardless of resources.

PRIORITIZE PREDICTABILITY. As a counterweight to demanding schedules, military leaders are expected to make all scheduled, regular commitments as predictable as possible. If a training exercise is due to end at 6 p.m., it ends at 6 p.m. — not 6:22. Employees can make it to day care, the soccer game or home for dinner. Predictability, not just flexibility, helps working parents. Insist on ending the weekly sales meeting on time, and you’re more likely to keep your high-performing working-parent employees.

KEEP WORK ROUTINES CONSISTENT. People in careers that demand extended travel and prolonged periods of intense work naturally want to shut off in between projects. But such drastic switches in routine knock professionals off their game at work and wreak havoc on relationships at home, particularly with young children. Instead, the military encourages returning soldiers to adopt moderate, workable schedules. If you’re a consultant returning from a long business trip, don’t “overcorrect” for your time away from home — find a moderate routine that works for your business and kids alike.

ADVERTISE AND DESTIGMATIZE THE RESOURCES YOUR ORGANIZATION OFFERS. Military leaders are encouraged to talk openly with their staff about programs and resources for families; advertisements of the services are placed where soldiers can see them. The counseling and resources available through your employee assistance program are unlikely to do your employees any good if they’re known only to a select few in human resources.

CONNECT WORKING PARENTS TO EACH OTHER. In the military, support comes largely through a peer-to-peer model: When a military family needs help, they ask another military family. An informal working-parents network, or a working-parent page on your corporate intranet, could be a very powerful tool for retention and working-parent support — at little to no cost.

BE PRESENT WHILE AWAY. Military families are trained to minimize the impact of long hours and deployment. If you’re spending late hours at the office on a big project, make sure your children have easy access to reminders of you throughout your home. Put the toys you enjoy together or photos of your recent family trip where your kids can easily see them. Be with them, even when you’re not.

DON’T TALK — DO. The most effective way to communicate with your child is not through questions like “How was your day?” but through activities such as athletics, reading and music. Pick up a baseball glove or book as soon as you get home.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print