La importancia de escribir con claridad

texto alt

Entre más lejos de los Estados Unidos está una compañía, más claros son sus boletines de prensa y su presentación de estados financieros.”
He aquí una versión editada de la conversación de la autora con los investigadores de este hallazgo.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

De acuerdo con una investigacion reciente de Russell Lundholm, Rafael Rogo y Jenny Li Zhang, integrantes de la Escuela de Negocios Sauder en la Universidad de la Columbia Británica; entre más lejos de los Estados Unidos está una compañía, más claros son sus boletines de prensa y su presentación de estados financieros.

Sorprendida por este hallazgo, me comuniqué con Lundholm y le pedí que me lo explicara. He aquí una versión editada de nuestra conversación.

P. ¿Por qué las firmas más extendidas están aparentemente más motivadas a comunicarse claramente?
R. Se debe al problema de la “preferencia local”. Por diversas razones, los inversionistas están prejuiciados en contra de firmas ubicadas fuera de su país, volviéndolos menos dispuestos a adquirir sus acciones. El prejuicio se incrementa con la distancia entre el inversionista y la firma. Por ejemplo, los inversionistas estadounidenses son felices de tener acciones canadienses, pero no tanto de tener acciones del Reino Unido y, menos aún, de Australia. Ahora dale la vuelta y obsérvalo desde el punto de vista de la firma: Si tú estás en Australia y quieres atraer inversionistas norteamericanos, tienes que dar el extra.
Descubrimos que, entre más lejos está la firma del inversionista, mayor será el esfuerzo de ésta.

P. Entonces ¿estos esfuerzos por ser claros dan resultado?
R. La respuesta corta es sí. La preferencia local aún existe, pero las firmas que brindan informes entendibles tienen más inversionistas institucionales. Comparamos compañías dentro del mismo país -2 firmas de Sudáfrica, por ejemplo- y la que emitió el informe de fácil lectura obtuvo más inversionistas institucionales.

P. Pero ¿por qué no todas las compañías tratan de hacer sus comunicaciones tan claras como sea posible?
R. Es una buena pregunta, probablemente porque hay otro millar de fuerzas en juego. La claridad de esos informes debe existir en equilibrio con todas las otras cosas que la compañía debe realizar.
Y el mundo dentro de estas firmas es complejo. Si tu eres una gran compañía farmacéutica, no puedes simplemente escribir: “Inventamos una medicina; funciona”. Por eso intentamos tomar en cuenta la complejidad en nuestro estudio, para evitar el castigar a firmas que tienen una estructura más complicada.

También solo puedes incluir cierta cantidad de números en un reporte antes de sobrecargarlo. Tenemos cierta evidencia, por el trabajo que estamos realizando actualmente, respecto a que sí es posible poner “demasiados números.”

“Por diversas razones, los inversionistas están prejuiciados en contra de firmas ubicadas fuera de su país, volviéndolos menos dispuestos a adquirir sus acciones”.

“Las firmas que brindan informes entendibles tienen más inversionistas institucionales”.

La claridad de esos informes debe existir en equilibrio con todas las otras cosas que la compañía debe realizar”.

Por diversas razones, los inversionistas están prejuiciados en contra de firmas ubicadas fuera de su país, volviéndolos menos dispuestos a adquirir sus acciones. El prejuicio se incrementa con la distancia entre el inversionista y la firma. Descubrimos que, entre más lejos está la firma del inversionista, mayor será el esfuerzo de esta.

Las firmas que brindan informes entendibles tienen más inversionistas institucionales. La claridad en los informes debe existir en equilibrio con todas las otras cosas que la compañía debe realizar.

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

The Importance of Writing Clearly

The farther a company is from the United States, the clearer its press releases and financial disclosure statements are, according to a recent paper by Russell Lundholm, Rafael Rogo and Jenny Li Zhang, all from the Sauder School of Business at the University of British Columbia.

Startled by this finding, I called up Lundholm and asked him to explain. Here’s an edited version of our conversation:

Q. Why are far-flung firms seemingly more motivated to make their communications clear?

A.: It’s related to the “home bias” problem. For a variety of reasons, investors have a bias against firms outside their home country, which makes them less willing to hold their stock. The bias increases with the distance between the investor and the firm. For instance, U.S. investors are pretty happy to hold Canadian stock, but less inclined to hold U.K. stock, and even less inclined to hold Australian stock. Now flip it around and look at it from the point of view of the firm. If you’re in Australia and want to attract U.S. investors, you have to go the extra mile.

We found that the farther the firm is from the investor, the more effort the firm puts in.

Q.: So do these efforts at clarity pay off?

A.: The short answer is yes. The home bias still exists, but firms that provide more readable disclosures have more institutional investors. We compared companies within the same country – two firms inside South Africa, for instance – and the one that provides the more readable disclosure got more institutional investors.

Q.: But why doesn’t every company try to make their communications as clear as possible?

A.: That’s a good question. Probably because there’s a thousand other forces at work. Clarity of these statements has to exist in an equilibrium with all the other things a company has to get done.

And the world inside these firms is complex. If you’re a big pharmaceutical company, you can’t just write, “We invented a drug; it was good.” We did try to control for complexity in our regression, to avoid punishing firms that are just more complicated in their structure.

You can also only put so many numbers into a report before you hit overload. We have some evidence from work we’re doing right now that there is such a thing as too many numbers.

(Sarah Green is a senior associate editor at Harvard Business Review.)

© 2014 Harvard Business School Publishing Corp.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.