La relación entre los sindicatos y la satisfacción laboral

Darse cuenta de que la satisfacción de los empleados se relaciona con resultados laborales positivos está llevando a los empleadores a dedicarle más atención al bienestar de su fuerza de trabajo. Mi investigación ayuda a resolver este misterio.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Darse cuenta de que la satisfacción de los empleados se relaciona con resultados laborales positivos está llevando a los empleadores a dedicarle más atención al bienestar de su fuerza de trabajo. Sin embargo, ¿qué rol juegan los sindicatos, tradicionales defensores del bienestar de los trabajadores, respecto a promover la felicidad de los empleados?

Estudios tempranos sobre la relación entre la membresía sindical y la satisfacción laboral sugieren que los trabajadores sindicalizados están menos satisfechos que sus colegas que no pertenecen a dichas organizaciones. El hallazgo es sorprendente, pues se espera que los sindicatos luchen por mejores condiciones para los trabajadores, y el sentido común dice que esto debería llevar a una mayor satisfacción laboral.

Mi investigación ayuda a resolver este misterio. En un estudio reciente descubrí que los sindicatos no parecen hacer menos satisfechos a los trabajadores. Por el contrario, son los trabajadores insatisfechos los que tienen más probabilidades de unirse a los sindicatos.

El propósito de mi estudio fue brindar una reseña de la evidencia empírica existente de los efectos de la sindicalización en la satisfacción laboral. Realicé un meta análisis con resultados de una serie de 235 estimados de 59 estudios publicados en la prensa académica de 1978 a 2015.

En general, confirmé que la sindicalización está relacionada negativamente con la satisfacción laboral. Más aún, los resultados sugieren que la diferencia en satisfacción laboral entre los integrantes del sindicato y quienes no lo son es un efecto de selección y no algo ocasionado por su membresía en el sindicato.

El análisis también reveló que los atributos individuales tienen un efecto más importante que los del lugar de trabajo en el sentimiento de los empleados hacia sus trabajos y sindicatos. Algunas personas, por ejemplo, parecen caracterizarse por aspiraciones más elevadas en cuanto a su entorno laboral, lo que las lleva a unirse al sindicato.

Mis resultados disputan la idea de que los sindicatos ocasionan que los empleados estén insatisfechos; la insatisfacción de los sindicalizados es real, pero es debido a las condiciones laborales y el tipo de trabajador que tiende a sindicalizarse. Esto pone la responsabilidad en cuanto a la satisfacción en los lugares de trabajo plenamente del lado de las empresas.

Los resultados sugieren que no puede culparse al sindicato por la insatisfacción, y esto significa que le corresponde a los jefes de recursos humanos el atender las expectativas de los empleados, en particular su necesidad de expresar el descontento con ciertos elementos de sus trabajos.

Podría ser aconsejable instalar sistemas para la representación y expresión de los empleados, especialmente cuando no hay un representante sindical en el lugar de trabajo. Prácticas laborales como los buzones de sugerencias y los grupos de trabajo buscan alentar la participación e involucramiento para alcanzar los objetivos de la empresa. Al brindarle información a la gerencia sobre las preferencias colectivas de los empleados, estas prácticas pueden permitir que los departamentos de RH elijan una mayor mezcla de condiciones laborales, reglas y remuneración para los empleados, produciendo una fuerza de trabajo más satisfecha, cooperativa y productiva.

“El propósito de mi estudio fue brindar una reseña de la evidencia empírica existente de los efectos de la sindicalización en la satisfacción laboral”.

“Mis resultados disputan la idea de que los sindicatos ocasionan que los empleados estén insatisfechos”.

“Prácticas laborales como los buzones de sugerencias y los grupos de trabajo buscan alentar la participación e involucramiento para alcanzar los objetivos de la empresa”.

¿Qué rol juegan los sindicatos, tradicionales defensores del bienestar de los trabajadores, respecto a promover la felicidad de los empleados? Estudios tempranos sobre la relación entre la membresía sindical y la satisfacción laboral sugieren que los trabajadores sindicalizados están menos satisfechos que sus colegas que no pertenecen a dichas organizaciones.

Mi investigación ayuda a resolver este misterio.

En un estudio reciente descubrí que los sindicatos no parecen hacer menos satisfechos a los trabajadores. Por el contrario, son los trabajadores insatisfechos los que tienen más probabilidades de unirse a los sindicatos. En general, confirmé que la sindicalización está relacionada negativamente con la satisfacción laboral.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Research Shows Unionized Workers Are Less Happy, but Why?

The realization that employee satisfaction is associated with positive work-related outcomes is leading employers to pay more and more attention to the well-being of their workforce. But what role do unions, longtime advocates for the well-being of workers, play in promoting employee happiness?

Early studies on the relationship between union membership and job satisfaction suggest that union workers are less satisfied than their colleagues who don’t belong to such organizations. The finding is surprising, as unions are expected to strive for better working conditions for workers, and common sense suggests that this should lead to higher job satisfaction.

My research helps solve this puzzle. In a recent study I found that unions don’t seem to make workers less satisfied. Rather, workers who are likely to be dissatisfied are more likely to join unions.

The purpose of my study was to provide a review of the existing empirical evidence on the effects of unionization on job satisfaction. I conducted a meta-analysis with results from a pool of 235 estimates from 59 studies published in academic journals from 1978 to 2015.

Overall, I confirmed that unionization is negatively related to job satisfaction. Furthermore, the results suggest that the difference in job satisfaction between union members and nonunion members is an effect of selection rather one caused by their membership in a union.

The analysis also revealed that individual attributes have a more important effect than workplace attributes on the feeling that workers have toward their jobs and unions. Some individuals, for example, seem to be characterized by higher aspirations regarding their work environment, which leads them to join a union.

My results dispute the idea that unions cause their employees to be dissatisfied; the dissatisfaction of union members is real, but it’s due to the working conditions and the types of workers that tend to be unionized. That puts the onus for workplace satisfaction squarely on companies.

The results suggest that dissatisfaction can’t be blamed on the union, and this means that it is up to human resource managers to address workers’ expectations, in particular their need to express their discontentment with certain elements of their jobs.

It may be advisable to put in place systems for employee representation and expression, especially when there is no union representative in the workplace. Workplace practices such as suggestion boxes or working groups aim to encourage employee participation and involvement in the attainment of workplace objectives. By providing information to management about employees’ collective preferences, these practices can enable HR departments to choose a better mix of working conditions, workplace rules and employee remuneration and produce a more satisfied, cooperative, and productive workforce.

 

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.