La relevancia de los mandos medios

A los gerentes intermedios no les ha ido bien. Los mandos medios son cada vez más vitales para el éxito de una organización, aunque por razones distintas a las del pasado. He aquí lo que los hace tan invaluables.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

A los gerentes intermedios no les ha ido bien. Sus filas se han desplomado en muchos organizaciones y aquellos que sobreviven son percibidos comúnmente como obstáculos impotentes, o peor aún, burocráticos. Esto no es justo y es plenamente incorrecto.

Los mandos medios son cada vez más vitales para el éxito de una organización, aunque por razones distintas a las del pasado. En los organismos jerárquicos convencionales, los gerentes intermedios solían ser importantes para controlar los flujos de información y asegurar que los trabajadores en la línea del frente estaban produciendo. Los roles estaban claramente definidos y las ordenes viajaban de arriba hacia abajo. Aquellos en medio administraban los aportes y resultados. Sin embargo, ahora estamos en una era donde la información fluye con mucha mayor libertad y las líneas jerárquicas se han desdibujado.

Hoy, los mandos medios necesitan habilidades diferentes y juegan un rol distinto al de sus predecesores de la era del “comando y control”. En Red Hat, nosotros respaldamos un conjunto clave de capacidades que vuelven grandioso a un gerente intermedio en nuestra organización. Muchas de nuestras estrellas están en este grupo: He aquí lo que los hace tan invaluables:

INFLUENCIA: La mayoría de las personas piensan que los mandos medios se están volviendo menos importantes porque toman menos decisiones directas. Nada podría estar más lejos de la verdad. Los gerentes intermedios necesitan ser capaces de superar la brecha de entendimiento que suele existir entre los altos mandos de una organización y aquellos que son responsables por sus operaciones cotidianas.

El nuevo cargo es liderar, no por fiat, sino por influencia. El “porque yo lo digo” no funciona bien con la actual fuerza de trabajo. En lugar de mostrar el rango para imponerse a los subordinados o mostrar deferencia antes los ejecutivos, los mandos medios de la actualidad deben construir influencia y ganar credibilidad al escuchar preocupaciones y ofrecer el contexto que lleve a mejores decisiones. Al mismo tiempo, necesitan influir en sus pares a lo largo de la organización para asegurar que los esfuerzos estén alineados y empujen en la misma dirección.

INSPIRACIÓN: Todos sabemos que la innovación y la pasión son críticas para el éxito de una compañía. Sin embargo, afrontémoslo, usted no puede forzar a alguien a que sea creativo o apasionado sobre su trabajo. Por ello, el rol del mando intermedio se ha vuelto menos acerca de asegurarse de que las personas hagan lo que se les dice y más acerca de inspirarlas para que se desempeñen al máximo.

Ser un gerente intermedio suele significar enorgullecerse menos de los propios logros que de lo que su gente consigue. Se trata de poner a las personas adecuadas en los lugares correctos, de buscar formas para aprovechar su pasión y conocimiento, además de liberar su pleno potencial.

INCLUSIÓN: Una organización abierta es una meritocracia, donde las buenas ideas pueden venir de cualquier lugar y donde las mejores son las que ganan. El trabajo de los mandos medios es crear canales de comunicación que le permitan a las ideas propagarse y circular a lo largo de la organización. Los gerentes intermedios juegan un papel vital para asegurarse de que todas las voces sean escuchadas, no solo las más fuertes. Ellos alientan a que las personas hablen y contribuyan con sus ideas, especialmente con su visión difiere de la mayoritaria.

En la mayoría de las organizaciones, la mayor pista de que existe un descuerdo en la sala es cuando nadie habla en lo absoluto. Las preocupaciones tienden a expresarse en las charlas informales, lejos de los oídos de la administración. Los mandos medios pueden hacer seguro el presentar objeciones. Pueden hacerle a los trabajadores de la línea del frente preguntas como: “desde tu perspectiva, ¿qué nos falta en este plan?”

Los nuevos roles que los mandos medios deben jugar requieren habilidades y capacidades diferentes a las del pasado. Las organizaciones abiertas deben invertir para desarrollar estos líderes.

“El nuevo cargo es liderar, no por fiat, sino por influencia. El “porque yo lo digo” no funciona bien con la actual fuerza de trabajo”.

“Se trata de poner a las personas adecuadas en los lugares correctos, de buscar formas para aprovechar su pasión y conocimiento, además de liberar su pleno potencial”.

“El trabajo de los mandos medios es crear canales de comunicación que le permitan a las ideas propagarse y circular a lo largo de la organización”.

A los gerentes intermedios no les ha ido bien. Los mandos medios son cada vez más vitales para el éxito de una organización, aunque por razones distintas a las del pasado.

Hoy, los mandos medios necesitan habilidades diferentes y juegan un rol distinto al de sus predecesores de la era del “comando y control”. He aquí lo que los hace tan invaluables:

  • INFLUENCIA: Los gerentes intermedios necesitan ser capaces de superar la brecha de entendimiento que suele existir entre los altos mandos de una organización y aquellos que son responsables por sus operaciones cotidianas.
  • INSPIRACIÓN: Todos sabemos que la innovación y la pasión son críticas para el éxito de una compañía.
  • INCLUSIÓN: Una organización abierta es una meritocracia, donde las buenas ideas pueden venir de cualquier lugar y donde las mejores son las que ganan.

Los nuevos roles que los mandos medios deben jugar requieren habilidades y capacidades diferentes a las del pasado. Las organizaciones abiertas deben invertir para desarrollar estos líderes.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Middle Managers Still Matter

Middle managers have not fared well. Their ranks have been decimated in many organizations, and those who have survived are often perceived as powerless or, worse, as bureaucratic sticks-in-the-mud. This is not fair, and it’s flat-out wrong.

Middle managers are increasingly vital to an organization’s success, though for different reasons than in the past. In the conventional hierarchical organization, middle managers used to be instrumental for controlling information flows and ensuring that front-line workers were producing. Roles were clearly defined, and orders flowed from the top down. Those in the middle managed the inputs and outputs. But we’re now in an era where information is far more free-flowing and hierarchical lines are blurred.

Middle managers today need different skills and play a different role than their “command and control” era predecessors. At Red Hat we support a key set of capabilities that, for our organization, make a middle manager great. With many of our stars in this group – here’s what makes them so invaluable:

– INFLUENCE: Most people think that middle managers are becoming less important because they make fewer direct decisions. Nothing could be further from the truth. Middle managers need to be able to bridge the gap in understanding that often lies between an organization’s senior leaders and those who are responsible for its daily operations.

Their new charge is to lead not by fiat, but by influence. “Because I said so” doesn’t work with the current workforce. Instead of pulling rank with a subordinate or deferring to an executive, today’s middle managers must build influence and gain credibility by listening to concerns and offering context that leads to better decisions. At the same time, they need to influence their peers throughout the organization to ensure that efforts are aligned and pulling in the same direction.

– INSPIRATION: We all know that innovation and passion are critical to a company’s success. But let’s face it, you can’t force someone to be creative or passionate about their work. So the middle manager’s role has become less about making sure people do what they’re told, and more about inspiring people to perform at their best.

Being a middle manager often means taking less pride in your own achievements than in what your people accomplish. It’s about putting the right people into the right places, looking for ways to tap into their passion and insight and unlocking their full potential.

– INCLUSION: An open organization is a meritocracy, where good ideas can come from anywhere, and the best ideas win. Middle management’s job is to create communication channels that allow ideas to percolate and circulate throughout the organization. Middle managers play a vital role in ensuring that all voices are heard, not just the loudest ones. They invite people to speak up and contribute their ideas, especially when their views diverge from the majority.

In most organizations, the biggest clue that there is disagreement in the room is when nobody says anything at all. Concerns tend to come out around the water cooler, out of management’s earshot. Middle managers can make it safe to raise objections. They can ask frontline workers questions like, “From your perspective, what are we missing with this plan?”

The new roles that middle managers must play require different skills and capabilities than in the past. Open organizations must invest to develop these leaders.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print