5 preguntas qué hacer antes de desafiar a alguien poderoso

Sin importar que tan alta sea la posición de una persona, siempre existía una duda acerca de los riesgos y consecuencias de hablar con alguien más poderoso que él. Una investigación sugiere que decirle la verdad al poder requiere atender cinco preguntas íntimamente relacionadas. En este artículo se las presentamos.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo¡Hazte PREMIUM ahora!

Cuando deciden alzar la voz acerca de un tema laboral, la mayoría de las personas medirán consciente o inconscientemente las diferencias de poder antes de hacerlo. Durante los últimos dos años, hemos entrevistado a más de 60 líderes empresariales acerca de este punto. Cuando hablamos con los CEOs (presientes ejecutivos) de las compañías, nos expresaron preocupación acerca de sus juntas directivas. Cuando hablamos con los presidentes de las juntas, ellos admitieron tener miedo de los medios de comunicación. Sin importar que tan alta sea la posición de la persona que entrevistamos, siempre existía una duda acerca de los riesgos y consecuencias de hablar.

En nuestro estudio, buscamos entender las complejidades que rodean la decisión de hablar o no en el trabajo. Nuestra investigación sugiere que decirle la verdad al poder requiere atender cinco preguntas íntimamente relacionadas:

  1. ¿Qué tanto cree en su opinión? Alzar la voz requiere que usted esté convencido de que tiene una contribución para hacer y que lo sienta con la fuerza suficiente como para hablar. Entonces ¿Qué tanto le importa? ¿Cómo se sentiría si no alzara la voz?
  2. ¿Tiene una idea realista de las consecuencias de alzar la voz? Comience considerando cómo han sido tratados aquellos que hablaron previamente. Además, no olvide reflexionar sobre el contra argumento: ¿Cuáles son las consecuencias de largo plazo de que usted y otros permanezcan en silencio?
  3. ¿Cómo afectará a los juegos políticos que se juegan en la organización aquello que tiene que decir? Siempre hay políticas escritas y tácitas -siendo usualmente las tácitas las que lo harán tropezar.
  4. ¿Cuáles son las reglas sociales que gobiernan el cómo alzar la voz y cómo ser escuchado? Los seres humanos se etiqueten entre sí todo el tiempo, muchas veces inconscientemente. Todas estas etiquetas trasmiten estatus, que difiere de acuerdo con el contexto. En una organización puede esperarse que el consultor alce la voz y desafíe al status quo, pero en otra podría esperarse que brinde evidencia para respaldar la estrategia definida por el CEO.
  5. ¿Cuál es la forma más hábil de alzar la voz de manera que lo escuchen? Saber qué decir, cómo, cuándo y a quién, es la forma de mitigar las consecuencias de alzar la voz y amplificar la posibilidad de ser escuchado. El ensayar puede ayudar, como también puede hacerlo reflexionar activamente sobre su experiencia previa al hablar -¿qué funcionó, qué no y qué aprendió usted que pueda aplicar en esta situación?

Al decidir si hablan o no, las personas menos poderosas tienen que estar plenamente conscientes de sus propios impulsos y detonantes de comportamiento, de su posición en la jerarquía social formal e informal y de los aspectos específicos de la cultura organizacional. No hay un enfoque unitalla que las personas puedan adoptar. Sin embargo, no hay duda de que las organizaciones de todo tipo, y en todos los sectores, se desempeñarían mejor si más voces se alzan y son escuchadas.

“Sin importar que tan alta sea la posición de una persona, siempre existía una duda acerca de los riesgos y consecuencias de hablar con alguien más poderoso que él”.

“Al decidir si hablan o no, las personas menos poderosas tienen que estar plenamente conscientes de sus propios impulsos y detonantes de comportamiento, de su posición en la jerarquía social formal e informal y de los aspectos específicos de la cultura organizacional”.

“No hay duda de que las organizaciones de todo tipo, y en todos los sectores, se desempeñarían mejor si más voces se alzan y son escuchadas”.

Sin importar que tan alta sea la posición de una persona, siempre existía una duda acerca de los riesgos y consecuencias de hablar con alguien más poderoso que él. Una investigación sugiere que decirle la verdad al poder requiere atender cinco preguntas íntimamente relacionadas. En este artículo se las presentamos.

  1. ¿Qué tanto cree en su opinión?
  2. ¿Tiene una idea realista de las consecuencias de alzar la voz?
  3. ¿Cómo afectará a los juegos políticos que se juegan en la organización aquello que tiene que decir?
  4. ¿Cuáles son las reglas sociales que gobiernan el cómo alzar la voz y cómo ser escuchado?
  5. ¿Cuál es la forma más hábil de alzar la voz de manera que lo escuchen?

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

5 Questions to Ask Before You Call Out Someone Powerful

When deciding to speak up about a work issue, most people will consciously or unconsciously weigh relative power differences before doing so. Over the last two years, we have interviewed over 60 business leaders about this topic. When we spoke with company CEOs, they’d express concern about their boards. When we spoke with board chairmen, they’d admit to being afraid of the media. No matter how senior the person we interviewed, there was always a lingering doubt about the risks and consequences of speaking up.

In our study, we sought to understand the complexities surrounding the decision to speak up or not at work. Our research suggests that speaking truth to power requires attention to five intimately related questions:

1. How much do you believe in your opinion? Speaking up requires you to believe you have a contribution to make and to feel strongly enough about it to speak up. So how much do you care? How would you feel if you didn’t speak up?

2. Do you have a realistic grasp of the consequences of speaking up? Start by considering how those who have previously spoken up have actually been treated. Then don’t forget to reflect on the counterargument: What are the long-term consequences to you and others of staying silent?

3. How will what you have to say affect the political games being played in the organization? There are always written and unwritten politics — with the unwritten ones being those that will usually trip you up.

4. What are the social rules that govern how you speak up and how you are listened to? Human beings label one another all the time, often unconsciously. All these labels convey status, which differs according to context. A consultant in one organization may be expected to speak up and challenge the status quo, but in another, they might be expected to provide evidence to support the CEO’s stated strategy.

5. What is the most skillful way of speaking up in order to be heard? Knowing what to say, how, when and to whom is how you mitigate the consequences of speaking out and amplify the likelihood of being heard. Rehearsing can help, as can actively reflecting on your previous experience of speaking up — what worked, what didn’t and what did you learn that you should apply in this situation?

In choosing to speak up or not, less powerful people have to be acutely aware of their own drivers and behavioral triggers, their standing in the formal and informal social hierarchy, and the specifics of their organizational culture. There is no one-size-fits-all approach people can adopt. But there is no doubt that organizations of all stripes, and in all sectors, would perform better if more voices were raised and heard.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print