Cómo afrontar una conversación difícil

Para algunas personas, puede tomar mucho más tiempo y esfuerzo recuperarse de un rompimiento en la comunicación, que el haberlo evitado en primer lugar. En este artículo se presenta una investigación que sugiere tres cosas que puede hacer para evitar rupturas en la comunicación.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Todos hemos experimentado un colapso comunicacional. Quizá su agenda no se cumplió en la forma que esperaba. Para cuando se alejó de la conversación, podría haber cortado la tensión con un cuchillo. La conversación pesó mucho en su mente, añadiendo más estrés a su carga de trabajo. Para algunas personas, puede tomar mucho más tiempo y esfuerzo recuperarse de un rompimiento en la comunicación que el haberlo evitado en primer lugar.

Nuestra investigación sugiere tres cosas que puede hacer para evitar rupturas en la comunicación.

  • Esté (realmente) presente: Considerando nuestros ocupados calendarios y todos los mensajes y correos electrónicos, algunas veces no estamos presentes con las personas que se encuentran frente a nosotros. Para ayudarlo a mantenerse presente en una junta o conversación, aléjese de su computadora y ponga su teléfono en modo de avión. Incluso mejor, deje su teléfono en el escritorio. Si tiene un momento o dos antes de la reunión, en lugar de tratar de enviar algunos correos electrónicos adicionales, medite o haga algunos ejercicios relajantes de respiración.
  • Escuche más: Sea genuinamente curioso e interesado en lo que se dice, incluso si inicialmente no lo está. Póngale atención a las señales: ¿la persona pasa mucho tiempo en un punto en particular? ¿Se pone más animada en puntos específicos y menos en otros? Escuchar más y con curiosidad le brinda valiosos aportes para encuadrar su respuesta y navegar la conversación. Puede ayudarlo a sintonizar los temas que apasionan a su colega. Conocerlos lo ayudará a entender su perspectiva y llegar a un acuerdo que cumpla con las necesidades de todos. Desde este lugar de escucha activa, su conversación avanzará más constructivamente.
  • Sea abierto: La comunicación involucra el intercambio de puntos de vista -algunas veces posiciones opuestas. A menos que abra su mente a la perspectiva del otro, puede ser difícil encontrar terreno común. Encontrarlo requiere que escuchemos para verdaderamente considerar la posición de alguien. En ocasiones el tener mente abierta podría requerir estar dispuesto a que le demuestren que está en un error. Mientras alguien habla, fíjese: ¿ya está pensando acerca de su respuesta? ¿Ya ha interrumpido? Esté abierto a la perspectiva de otra persona. Si le preocupa no tener la respuesta perfecta, siempre puede decir: “No lo he pensado de esa forma antes. ¿Me puedes dar más o menos un día para analizarlo?”

Con el paso del tiempo, escuchar abierta y atentamente ayuda cultivar la confianza. Esto contribuye a una idea de seguridad psicológica, que se ha descubierto que es la clave para equipos exitosos. La habilidad de tomar riesgos y alzar la voz puede ser la diferencia entre impedir un error o aprender de uno. Al final, todos se benefician.

“Si tiene un momento o dos antes de la reunión, en lugar de tratar de enviar algunos correos electrónicos adicionales, medite o haga algunos ejercicios relajantes de respiración”.

“Escuchar más y con curiosidad le brinda valiosos aportes para encuadrar su respuesta y navegar la conversación”.

“En ocasiones el tener mente abierta podría requerir estar dispuesto a que le demuestren que está en un error”.

Para algunas personas, puede tomar mucho más tiempo y esfuerzo recuperarse de un rompimiento en la comunicación que el haberlo evitado en primer lugar. Nuestra investigación sugiere tres cosas que puede hacer para evitar rupturas en la comunicación.

  • Esté (realmente) presente: algunas veces no estamos presentes con las personas que se encuentran frente a nosotros.
  • Escuche más: Sea genuinamente curioso e interesado en lo que se dice, incluso si inicialmente no lo está.
  • Sea abierto: La comunicación involucra el intercambio de puntos de vista -algunas veces posiciones opuestas.

Con el paso del tiempo, escuchar abierta y atentamente ayuda cultivar la confianza.

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

In a Difficult Conversation, Listen More Than You Talk

We have all experienced a communication meltdown. Maybe your agenda didn’t play out the way you were hoping. By the time you walked away from the conversation, you could have cut the tension with a knife. The conversation weighed heavily on your mind, adding more stress to your workload. For some people, it can take a lot more time and effort to recover from a breakdown in communication than it would to avoid one in the first place.

Our research suggests there are three things you can do to avoid communication breakdowns.

— BE PRESENT (REALLY): Given our busy schedules and the many messages and emails, sometimes we are not present with the people in front of us. To help stay present in a meeting or conversation, turn away from your computer and put your phone into airplane mode. Even better, leave your phone at your desk. If you have a moment or two before the meeting, rather than trying to send a few additional emails, meditate or do some calming breathing exercises.

— LISTEN MORE: Be genuinely curious and interested in what is being said, even if initially you’re not. Pay attention to cues: Does the person spend a lot of time on a particular point? Does she get more animated at specific junctures and less at others? Listening more and with curiosity provides valuable input on how you may frame your response and navigate the conversation. It can help you tune into the topics your colleague is passionate about. Getting to know them will help you see their perspective and come to an agreement that meets everyone’s needs. From this place of actively listening, your conversation will move forward more constructively.

— BE OPEN:Communication involves the exchange of viewpoints — sometimes opposing positions. Unless you open your mind to another’s perspective, common ground can be tough to find. And finding common ground requires us to listen in order to really consider someone’s position. Being open-minded at times may require you to be open to being proven wrong. As someone is speaking, notice: Are you already thinking about your rebuttal? Or have you already interrupted? Be open to another person’s perspective. If you’re worried about not having the perfect reply, you can always say, “I haven’t thought about it that way before. Can you give me a day or so to think it over?”

Over time, listening openly and attentively to others helps to cultivate trust. This contributes to a sense of psychological safety, which has been found to be the key to successful teams. The ability to take risks and speak up can be the difference between thwarting a mistake or learning from one. In the end, everyone benefits.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print