Cómo darle la vuelta a un mal día

texto alt

Afrontémoslo: la vida puede estar llena de frustraciones. Entonces ¿Qué puede hacer usted cuando está en una espiral descendente? He aquí algunas ideas.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Afrontémoslo: la vida puede estar llena de frustraciones. ¿Cómo puede cambiar su humor cuando ha comenzado su día con el pie izquierdo? ¿Cómo evitar que las molestias lo arrastren y maten su productividad?

Buenas noticias: usted puede convertir un mal día en uno bueno. “La felicidad es una elección” dice Shawn Achor, autor de “The Happiness Advantage.” Incluso cuando pasa algo objetivamente negativo, es importante enfocarse en las cosas positivas que también están sucediendo. “Los estudios muestran que cuando usted es positivo, será un 31% más productivo, tiene un 40% más de probabilidades de recibir un ascenso, tendrá un 23% menos efectos del estrés relacionados con la salud y su creatividad se triplicará, explica.

El descontento también es contagioso, añade Annie McKee, fundadora del Teleos Leadership Institute y coautora de “Primal Leadership.” Explica que las emociones negativas se expanden como fuego. “Vale la pena cambiar su humor, no sólo para hacer su día más placentero y productivo, sino también para ayudar a aquellos a su alrededor.”

Entonces ¿Qué puede hacer usted cuando está en una espiral descendente? He aquí algunas ideas:

  • Ubique el problema. Entre más rápido ataje su malhumor será más fácil hacer algo al respecto. “Debemos tener señales tempranas de advertencia que nos digan que nuestra resistencia disminuye,” dice McKee. Ella recomienda pausar regularmente para revisar su estado emocional.
  • Tome un momento para ser agradecido. Tan pronto como empiece a sentirse negativo, haga un cortocircuito de su humor al preguntarse: ¿Cuáles son tres cosas positivas que están sucediendo en este momento? Considere decirlas a voz del cuello o escribirlas. Esto le ayudará a tener un poco de perspectiva respecto a su mal día. Seguro, usted podrá haber tenido un raspón o haberse perdido una cita, pero hay otras cosas, quizá más importantes, que están yendo bien en su vida.
  • Actúe. Envíe ese e-mail que está pensando hacer o haga la llamada telefónica que teme. Incluso el escoger un aperitivo más saludable, una pieza de fruta en lugar de una barra de dulce, puede crear una “avalancha mental” positiva para el resto del día. Su cerebro “graba una victoria,” explica Anchor.
  • Cambie su rutina. Si se está sintiendo miserable no se apoltrone en el escritorio el resto del día. El cambio de escenarios suele ayudar, señalándole a su cerebro que el humor actual no necesita mantenerse. Maneje, camine, o simplemente vaya a un piso diferente. La clave es ponerse en una ubicación física distinta, aconseja McKee. Una vez que esté ahí respire profundo.
  • Reinicie con expectativas realistas. Si su humor se deteriora debido a que es el momento después del almuerzo y se siente atrasado, no desespere. “Usted puede reescribir la narrativa del día,” dice. Destaque los progresos que ha hecho y haga una lista de metas cortas y alcanzables para el resto del día.
  • Aprenda de sus días malos para prevenirlos en el futuro. Cuando usted tiene un mal día, es importante reflexionar en él antes de que lo deje detrás. Al tomar nota de lo que sucedió mal y después de lo que sucedió bien, usted puede “aprender cuáles son sus detonantes, de forma que pueda mantenerse lejos de esos estímulos en particular o al menos sepa cómo reaccionar si detonan,” dice McKee. Si usted ha intentado las estrategias arriba presentados, anote qué funciona para usted y que no y “sea más preciso en el futuro acerca del cómo darle la vuelta las cosas.”

“Incluso cuando pasa algo objetivamente negativo, es importante enfocarse en las cosas positivas que también están sucediendo”.

“Vale la pena cambiar su humor, no sólo para hacer su día más placentero y productivo, sino también para ayudar a aquellos a su alrededor”.

“¿Cuáles son tres cosas positivas que están sucediendo en este momento? Considere decirlas a voz del cuello o escribirlas”.

Afrontémoslo: la vida puede estar llena de frustraciones. Buenas noticias: usted puede convertir un mal día en uno bueno. “La felicidad es una elección”
El descontento también es contagioso, las emociones negativas se expanden como fuego. “Vale la pena cambiar su humor, no sólo para hacer su día más placentero y productivo, sino también para ayudar a aquellos a su alrededor.” Entonces ¿Qué puede hacer usted cuando está en una espiral descendente? He aquí algunas ideas:

• Ubique el problema: Entre más rápido ataje su malhumor será más fácil hacer algo al respecto.
• Tome un momento para ser agradecido. Tan pronto como empiece a sentirse negativo, haga un cortocircuito de su humor al preguntarse: ¿Cuáles son tres cosas positivas que están sucediendo en este momento?
• Actúe: Envíe ese e-mail que está pensando hacer o haga la llamada telefónica que teme.
• Cambie su rutina: El cambio de escenarios suele ayudar, señalándole a su cerebro que el humor actual no necesita mantenerse.
• Reinicie con expectativas realistas: Destaque los progresos que hecho y haga una lista de metas cortas y alcanzables para el resto del día.
• Aprenda de sus días malos para prevenirlos en el futuro. Cuando usted tiene un mal día, es importante reflexionar en él antes de que deje detrás.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

También le puede interesar:

https://dirigehoy.info/s_premium/premiun/articulos-premium/un-repaso-sobre-la-miopia-de-marketing/

https://dirigehoy.info/s_premium/premiun/e-books/e-book-10-articulos-esenciales-para-mejorar-su-productividad/

https://dirigehoy.info/s_premium/premiun/herramientas/kit-herramientas-para-hacer-presentaciones-vol-1/

 

How to Turn a Bad Day Around

Let’s face it: Life can be full of frustrations. How can you change your mood when you’ve started your day off on the wrong foot? How do you stop annoyances from dragging you down and killing your productivity?

The good news is you can turn a bad day into a good one. “Happiness is a choice,” says Shawn Achor, author of “The Happiness Advantage.” Even when something objectively negative happens, it’s important to focus on the positive things that are also happening. “Studies show that when you’re positive, you’re 31% more productive, you’re 40% more likely to receive a promotion, you have 23% fewer health-related effects from stress and your creativity rates triple,” he explains.

Discontent is also contagious, adds Annie McKee, founder of the Teleos Leadership Institute and co-author of “Primal Leadership.” “Your negative emotions spread like wildfire,” she explains. “It’s worth changing your mood, not just to make your day more pleasant and productive but to spare those around you.”

So what can you do when you’re in a downward spiral? Here are some ideas:

— Pinpoint the problem. The earlier you catch your bad mood, the easier it will be to do something about it. “We have to have early warning signals that tell us that our resilience is dwindling,” says McKee. She recommends pausing regularly to check your emotional state.

— Take a moment to be grateful. As soon as you start to feel negative, short circuit your mood by asking yourself: What are three good things that are going on right now? Consider saying them out loud or writing them down. This will help you get some perspective on the bad day. Sure, you may have had a fender bender or missed an appointment, but there are other, perhaps more important, things in your life that are going well.

— Take action. Send that email that you’ve been meaning to get to or make a phone call you’ve been dreading. Even choosing a healthier snack, a piece of fruit over a candy bar, can create a positive “mental avalanche” for the rest of the day. “Your brain records a victory,” Achor explains.

— Change your routine. If you’re feeling miserable, don’t hunker down at your desk for the rest of the day. A change of scenery often helps signal to your brain that the current mood doesn’t need to be sustained. “Drive around, take a walk, or just go to a different floor. The key is to put yourself in a different physical location,” McKee advises. And once you’re there, take a few deep breaths.

— Reset realistic expectations. If your mood is deteriorating because it’s after lunch and you feel behind, don’t despair. “You can rewrite the narrative on the day,” he says. Highlight what progress you have made. And then make a list of “short, attainable goals” for the rest of the day.

— Learn from your bad days to prevent future ones. When you do have a bad day, it’s important to reflect on them before you put them behind you. By taking note of what went wrong — and then right — you can “learn what your triggers are so you stay away from those particular stimuli or at least know how you’re likely to react if you’re triggered,” McKee says. If you’ve tried the above strategies, make a note of what works for you and what doesn’t, and “be more precise in the future in how you turn things around.”

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.