Cómo decir “No” en el trabajo

texto alt

¿Cómo rechazar una oportunidad de una forma que no ofenda la persona que se la ofrece? ¿Cómo puede evitar la etiqueta de que “no es un jugador de equipo” o la de “una persona con la que es difícil trabajar”?


Este artículo le será útil para:

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

Algunas veces tiene demasiado en su lista de pendientes, posiblemente no esté interesado en tomar un proyecto donde le han pedido participar. Usted podría no tener elección, pero si la tiene ¿cómo rechazar la oportunidad de una forma que no ofenda la persona que se la ofrece? ¿Cómo puede evitar la etiqueta de que “no es un jugador de equipo” o la de “una persona con la que es difícil trabajar”?

  • Evalúe la solicitud. Karen Dillon, coautora de “How Will You Measure Your Life?,” recomienda que, antes de responder “no” con un exabrupto, evalúe la solicitud, determinando qué tan “interesante, comprometedora y emocionante es,” y después decidir si es posible que usted ayude. “No diga no hasta que esté seguro de que necesita hacerlo.”
  • Sea directo. Si usted se da cuenta que no tiene ni el deseo ni el ancho de banda como para ayudar, y necesita rechazar la solicitud, sea honesto y claro acerca de sus razones, dice Holly Weeks, autora de “Failure to Communicate.” “Muchas veces, al decir que no, las personas comienzan con razones de poco peso y se guardan el verdadero motivo, porque creen que es muy pesado,” dice. “Sin embargo, las explicaciones pequeñas y autocríticas no son persuasivas y fácilmente se dejan de lado. O son percibidas como poco sinceras.”
  • Ofrezca un salvavidas. Dillon sugiere preguntar si “hay pequeñas formas en las que usted pueda ser útil” para el proyecto. Puede asistir a sesiones de lluvia de ideas, leer borradores o simplemente servir como tabla de resonancia.
  • No sea cruel, pero no sea demasiado amable. Busque un “no” neutral. También es vital que usted no deje a su contraparte con la falsa esperanza de que su “no” eventualmente podría convertirse en “sí”, explica Weeks. “Hay una tremenda tentación de suavizar el no para obtener una mejor respuesta,” dice. “Pero cuando su no es reticente, flexible y maleable, da la impresión de que ‘tal vez cambie de parecer,’ y alienta a su contraparte para seguir presionando.”
  • Ajuste sus expectativas. Incluso si usted sigue todos los pasos arriba citados, debería prepararse para una retroalimentación negativa. Su colega o cliente, “podría no estar feliz; podría castigarlo o estar dispuesto a quemar el puente,” señala Weeks. “Usted puede influir en cómo reacciona la otra persona, pero no puede controlarlo.” Ella sugiere “ajustar sus expectativas” respecto a lo que espera lograr. “No lo vea como una disyuntiva entre la confrontación y el preservar una relación,” dice. Dillon concuerda, señalando que no debería tomar demasiado en cuenta la reacción inicial del solicitante. “No asuma que él va estar enojado con usted por tres semanas.”
  • Para ser mejor a la hora de decir que no, Dillon sugiere practicar el decirlo en voz alta — ya sea solo, con la puerta cerrada, o con un amigo o colega de confianza. “Escuchese a usted mismo,” dice. Su tono debería ser claro y su comportamiento diplomático. “Usted quiere decir que no de una forma que haga que las personas lo respeten.”

“Antes de responder “no” con un exabrupto, evalúe la solicitud, determinando qué tan “interesante, comprometedora y emocionante es,” y después decidir si es posible que usted ayude”.

“Es vital que usted no deje a su contraparte con la falsa esperanza de que su “no” eventualmente podría convertirse en sí”.

“No debería tomar demasiado en cuenta la reacción inicial del solicitante. No asuma que él va estar enojado con usted por tres semanas”.

¿Cómo rechazar una oportunidad de una forma que no ofenda la persona que se la ofrece? ¿Cómo puede evitar la etiqueta de que “no es un jugador de equipo” o la de “una persona con la que es difícil trabajar”?

  • Evalúe la solicitud: “No diga no hasta que esté seguro de que necesita hacerlo
  • Sea directo: Sea honesto y claro acerca de sus razones
  • Ofrezca un salvavidas: Hay pequeñas formas en las que usted pueda ser útil” para el proyecto.
  • No sea cruel, pero no sea demasiado amable. Busque un “no” neutral, cuando su no es reticente, flexible y maleable, da la impresión de que ‘tal vez cambie de parecer,’ y alienta a su contraparte para seguir presionando.
  • Ajuste sus expectativas: Incluso si usted sigue todos los pasos arriba citados, debería prepararse para una retroalimentación negativa.
  • Para ser mejor a la hora de decir que no, practicar el decirlo en voz alta.

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

How to Say No at Work

Sometimes you have too much on your plate, or you’re just not interested in taking on a project you’ve been asked to work on. You might not have a choice in the matter, but if you do, how do you turn down the opportunity in a way that won’t offend the person offering? How can you avoid being labeled “not a team player” or “difficult to work with”?

— Assess the request. Before you respond with a knee-jerk “no,” Karen Dillon, co-author of “How Will You Measure Your Life?,” advises assessing the request first by determining how “interesting, engaging and exciting the opportunity is,” and then figuring out whether it’s feasible for you to help. “Don’t say no until you’re sure you need to.”

— Be straightforward. If you realize you have neither the desire nor the bandwidth to help and need to turn down the request, be honest and upfront about your reasons, says Holly Weeks, author of “Failure to Communicate.” “Too often people start with lightweight reasons and hold back the real reason they’re saying no because they think it’s too heavy,” she says. “But the little, self-deprecating explanations are not persuasive and are easily batted aside. Or they come across as disingenuous.”

— Offer a lifeline. Dillon suggests asking if there “are small ways you can be helpful” to the project. Perhaps you can attend brainstorming sessions, read first drafts or simply serve as a sounding board.

— Don’t be mean, but don’t be too nice. Strive for a neutral no. It’s also vital that you don’t leave your counterpart with false hope that your no could eventually turn into yes, Weeks says. “There is tremendous temptation to soften the no to get a better response,” she says. “But when your no is reluctant, flexible and malleable, it gives the impression of ‘maybe I’ll change my mind,’ and it encourages your counterpart to keep pushing.”

— Adjust your expectations. Even if you follow all the steps above, you should prepare for negative feedback. Your colleague or client “may not be happy; he may punish you or be perfectly content to burn a bridge,” says Weeks. “You can influence how the other person reacts, but you can’t control it.” She suggests “adjusting your expectations” on what you hope to accomplish. “Don’t look at it as a choice between confrontation and preserving a relationship,” she says. Dillon agrees, noting that you shouldn’t read too much into the help-seeker’s initial reaction. “Don’t assume he’s going to be mad at you for three weeks.”

— Practice. To get better at saying no, Dillon suggests practicing saying it out loud — either alone, behind closed doors, or with a trusted friend or colleague. “Listen to yourself,” she says. Your tone should be clear and your demeanor diplomatic. “You want to say no in a way that makes people respect you.”

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.