Cómo decirle a su jefe que tiene demasiado trabajo

No importa qué tan ocupado se encuentre, puede sentirse excesivamente difícil el hablar con su jefe acerca de su pesada carga de trabajo. Cuando se sienta abrumado, realmente debería hacer que su jefe lo sepa. He aquí algunas formas de hacer que la conversación fluya más suavemente.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Estos días parece que la mayoría de las personas tiene demasiado en su plato. Todos se quejan acerca de sentirse sobrecargados. Entonces ¿cómo decirle a su jefe que usted simplemente tiene demasiado por hacer?

No importa qué tan ocupado se encuentre, puede ser excesivamente difícil el hablar con su jefe acerca de su pesada carga de trabajo. Una razón para ello, de acuerdo con Julie Morgenstern, autora de “Never Check Email in the Morning,” es la preocupación de que al decir algo usted perderá su trabajo. Sin embargo, sufrir en silencio también es peligroso para su carrera, señala Liane Davey, autora de “You First: Inspire Your Team to Grow Up, Get Along and Get Stuff Done.” “Se compromete en exceso porque es ambicioso o quiere impresionar al jefe, pero cuando no logra cumplir, ello envía un mensaje de que usted no es confiable.” Por lo tanto, cuando se sienta abrumado, realmente debería hacer que su jefe lo sepa.

He aquí algunas formas de hacer que la conversación fluya más suavemente:

  • Compréndase a usted mismo: “No se juzgue tan duramente,” dice Morgenstern. Si usted tiene un buen desempeño, decir ocasionalmente “no”, incrementa su credibilidad como un empleado que alzará la voz.
  • Busque consejo y apoyo: Cuando se siente demasiado ocupado, puede ser útil tener la perspectiva de alguien ajeno respecto a su carga de trabajo, dice Morgenstern. Pídale a un amigo o colega de confianza “que vea la cantidad de trabajo que usted tiene” y le brinde una opinión honesta “respecto a si es demasiado para una persona.”
  • Brinde soluciones: Morgenstern sugiere comenzar la conversación con su jefe “planteando los objetivos compartidos de la organización” y a continuación “qué es lo que se interpone en el camino” de que usted logre esas metas. Sea tan específico como sea posible. Ofrezca tres ideas para lidiar con el problema.
  • Defina prioridades: Es muy doloroso que su jefe le de otra labor cuando ya está saturado. Usted puede responder explicando sus pendientes y a continuación preguntando “¿Cuál de ellos es más importante y cómo debería priorizar el resto?”
  • Ofrézcase a ayudar: Incluso cuando tiene mucho por hacer, es considerado y profesionalmente inteligente el ofrecer ayuda siempre que pueda. Usted podría, por ejemplo, ofrecerse para asistir a sesiones de lluvia de ideas, leer borradores iniciales o servir como caja de resonancia.
  • Sea honesto: Hay momentos, en la vida de todas las personas, donde turbulentos eventos personales tienen prioridad sobre todo lo demás. Si está experimentando uno de estos periodos, es mejor ser claro al respecto, dice Morgenstern.
  • Mantenga a sus colegas cerca: Cuando el jefe no está dispuesto a hacer cambios, Davey recomienda “avisarle” a sus compañeros de equipo que usted se está sintiendo abrumado. “Si su jefe no le da un respiro, quizá ellos lo harán,” señala.

Si su jefe es continuamente insensible a lo ocupado que se encuentra usted, considérelo una señal de que quizá deba moverse a un nuevo trabajo, dice Morgenstern. El exceso de trabajo “no es sostenible” en el largo plazo.

“Si usted tiene un buen desempeño, decir ocasionalmente “no”, incrementa su credibilidad como un empleado que alzará la voz”.

“Pídale a un amigo o colega de confianza “que vea la cantidad de trabajo que usted tiene” y le brinde una opinión honesta respecto a si es demasiado para una persona”.

“Usted puede responder explicando sus pendientes y a continuación preguntando ¿Cuál de ellos es más importante y cómo debería priorizar el resto?

No importa qué tan ocupado se encuentre, puede ser excesivamente difícil el hablar con su jefe acerca de su pesada carga de trabajo. Cuando se sienta abrumado, realmente debería hacer que su jefe lo sepa. He aquí algunas formas de hacer que la conversación fluya más suavemente

  • Compréndase a usted mismo
  • Busque consejo y apoyo
  • Brinde soluciones
  • Defina prioridades
  • Ofrézcase a ayudar
  • Sea honesto
  • Mantenga a sus colegas cerca

Si su jefe es continuamente insensible a lo ocupado que se encuentra usted, considérelo una señal de que quizá deba moverse a un nuevo trabajo, dice Morgenstern. El exceso de trabajo “no es sostenible” en el largo plazo.

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

How to Tell Your Boss You Have Too Much Work

These days it seems like most people have too much on their plates. Everyone complains about feeling overworked. So how do you tell your boss you simply have too much to do?

No matter how busy you are, it can feel exceedingly difficult to talk to your boss about your heavy workload. One reason for this, according to Julie Morgenstern, author of “Never Check Email in the Morning,” is the worry that by saying something you’re going to lose your job. But suffering in silence is also dangerous for your career, says Liane Davey, author of “You First: Inspire Your Team to Grow Up, Get Along and Get Stuff Done.” “You overcommit because you are ambitious or you want to impress your boss, but then when you fail to deliver it sends a message that you are not reliable.” So when you feel overwhelmed, you really should let your manager know.

Here are ways to make the conversation go more smoothly:

— CUT YOURSELF SOME SLACK: “Don’t judge yourself so harshly,” says Morgenstern. If you’re a good performer, saying “no” from time to time increases your credibility as an employee who will speak up.

— SEEK COUNSEL AND SUPPORT: When you feel too busy, it can be helpful to get an outsider’s perspective on your workload, says Morgenstern. Ask a trusted friend or colleague “to look at the amount of work you have” and give you an honest opinion “about whether it is too much for one person.”

— PROVIDE SOLUTIONS: Morgenstern suggests beginning the conversation with your boss by “stating the organization’s shared objectives” and then stating “what’s getting in the way” of you accomplishing those goals. Be as specific as possible. Offer three ideas for addressing the issue.

— SET PRIORITIES: It’s excruciating to have your boss give you yet another assignment when you’re already stretched thin. You can respond by explaining what’s on your plate and then asking, “Which of these is most critical? And how would you prioritize the rest?”

— OFFER TO HELP: Even when you have too much to do, it’s both considerate and professionally smart to provide help where you can. You could, for instance, offer to attend brainstorming sessions, read first drafts or serve as a sounding board.

— BE HONEST: There are times in everyone’s life when tumultuous personal events take precedence over all else. If you’re experiencing one of those periods, it’s best to be upfront about it, says Morgenstern.

— KEEP YOUR COLLEAGUES CLOSE: When the boss is unwilling to make changes, Davey recommends giving your teammates “a heads-up” that you’re feeling swamped. “If your boss won’t cut you some slack, they might,” she says.

If your boss is continually insensitive to how busy you are, consider it a sign that you may need to move on to a new job, says Morgenstern. Overwork “is not sustainable” in the long run.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.