Cómo manejar el regreso al trabajo cuando está de luto

La muerte de un ser querido puede ser devastadora, y aunque muchas compañías brindan una licencia por luto, ésta suele ser de sólo tres a cinco días. En este artículo le presentamos algunos consejos a considerar cuando se encuentra con sus colegas después de una pérdida y consejos para ayudarlo a cuidarse a usted mismo en el lugar de trabajo.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo¡Hazte PREMIUM ahora!

La muerte de un ser querido puede ser devastadora, y aunque muchas compañías brindan una licencia por luto, ésta suele ser de sólo tres a cinco días. Algunos de nosotros somos afortunados de poder reducir esas horas laborales o renunciar por completo al trabajo durante un tiempo. Sin embargo, muchos debemos regresar a trabajar antes de estar listos.

Usted quizá no pueda controlar lo que digan sus compañeros de trabajo, pero puede hacer que sus propias reacciones trabajen en su beneficio. He aquí algunos consejos a considerar cuando se encuentra con sus colegas después de una pérdida.

  • Espere ser sorprendido: El apoyo, y la falta de este, pueden provenir de fuentes inesperadas. Saber que experimentará una variedad de reacciones puede ayudarlo a preparar un rango de formas en las que podría responder a sus colegas.
  • Controle lo que sí quiere compartir, y lo que no: No se fuerce a compartir cuando no está listo. Usted quizá quiera hablar acerca de los detalles de lo que sucedió, pero si no es el caso, piense respuestas cortas a preguntas inquisitivas, como, “gracias por tus preguntas, pero no puedo responderlas en este momento.”
  • Designe un embajador: Usted quizá no quiera hablar acerca de estas cosas en lo absoluto. Hágale saber sus deseos un colega de confianza y enliste su ayuda para comunicarse con el resto de la oficina. Conforme las cosas cambien, mantenga actualizado su embajador.

Sus necesidades personales y emocionales son igualmente importantes para tomar en cuenta. Considere estos consejos para ayudarlo a cuidarse a usted mismo en el lugar de trabajo:

  • Cree pausas: El dolor mina su energía. De ser posible, dese un espacio entre reuniones e interacciones con otros. Use estos tiempos para ponerse al corriente o para cuidarse a sí mismo, al salir a caminar, hacer ejercicios de respiración o meditar.
  • Encuentre un santuario: Hay veces en las que usted quizá quiera ponerse a llorar o simplemente escapar un rato. Antes de que regrese al trabajo, piense en un espacio privado donde pueda recuperarse: un vehículo, un salón vacío o incluso simplemente en el exterior.
  • Lleve pañuelos: Seguramente romperá a llorar cuando menos lo espere, así que mantenga los pañuelos a la mano. Las personas entenderán, porque saben que usted está de luto.
  • Cree una caja de comfort: Mantenga cerca pequeños objetos de confort, incluso coleccionándolos en una pequeña caja dentro de su espacio de trabajo. Cuando se sienta particularmente triste, puede abrir la caja para un pequeño ánimo.
  • Cree una lista y pida ayuda: Un común efecto colateral del luto es olvidar cosas. Para los entregables importantes, cree una lista detallada; revísela dos veces o pídale a un compañero que verifique su trabajo por usted.

Ir al trabajo mientras se está de luto es difícil -tanto para usted como para sus compañeros. Anticipar las reacciones de los demás y crear, antes de que regrese a trabajar, un plan que incluya soluciones flexibles, lo ayudará a reducir el estrés de regresar a un entorno profesional, y al mismo tiempo le dará el espacio para su pena.

“Saber que experimentará una variedad de reacciones puede ayudarlo a preparar un rango de formas en las que podría responder a sus colegas”.

“Hágale saber sus deseos un colega de confianza y enliste su ayuda para comunicarse con el resto de la oficina”.

“Mantenga cerca pequeños objetos de confort, incluso coleccionándolos en una pequeña caja dentro de su espacio de trabajo”.

La muerte de un ser querido puede ser devastadora, y aunque muchas compañías brindan una licencia por luto, ésta suele ser de sólo tres a cinco días. En este artículo le presentamos algunos consejos a considerar cuando se encuentra con sus colegas después de una pérdida:

  • Espere ser sorprendido
  • Controle lo que sí quiere compartir, y lo que no
  • Designe un embajador

Sus necesidades personales y emocionales son igualmente importantes para tomar en cuenta. Considere estos consejos para ayudarlo a cuidarse a usted mismo en el lugar de trabajo:

  • Cree pausas
  • Encuentre un santuario
  • Lleve pañuelos
  • Cree una caja de comfort
  • Cree una lista y pida ayuda

Ir al trabajo mientras se está de luto es difícil -tanto para usted como para sus compañeros.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Returning to Work When You’re Grieving

The death of a loved one can be devastating. And while many companies provide bereavement leave, the leave is often only three to five days. Some of us are fortunate to be able to reduce work hours or quit work altogether for a while. Even so, many of us must go back to work well before we’re ready.

You may not be able to control what your co-workers say, but you can make your reactions work to your benefit. Here are a few tips to consider when facing colleagues after a loss.

— EXPECT TO BE SURPRISED: Support, and lack of it, can come from unexpected sources. Knowing that you’ll experience a variety of reactions can help you prepare a range of ways that you might respond to your colleagues.

— CONTROL WHAT YOU DO, AND DON’T, WANT TO SHARE: Don’t force yourself to share when you’re not ready. You might want to talk through the details of what happened, but if not, think through short answers to probing questions, such as, “Thank you for your questions, but I’m unable to answer them right now.”

— APPOINT AN AMBASSADOR: You may not want to talk about things at all. Make your wishes known to a trusted colleague and enlist their help in communicating with the rest of the office. As things change, keep your ambassador updated.

Your personal and emotional needs are just as important to take into account. Consider these tips to help you take care of yourself in the workplace.

— CREATE PAUSES: Grief saps your energy. If possible, give yourself space between meetings and interactions with others. Use those times to catch up or to care for yourself by going for a walk, doing breathing exercises or meditating.

— FIND A SANCTUARY: There are times when you might want to burst into tears or just escape for a while. Before you return to work, think of a private space where you can recoup: a car, an empty room or even just outside.

— CARRY TISSUES: You are likely to tear up when you least expect it, so keep tissues handy. People will understand because they know you’re grieving.

— CREATE A COMFORT BOX: Keep tiny items of comfort close by, even collecting them in a small box at your workspace. When you’re feeling particularly sad, you can open the box for a small pick-me-up.

— CREATE A CHECKLIST AND ASK FOR HELP: A common side effect of grief is forgetfulness. For important deliverables, create a detailed checklist; check it twice or ask a co-worker to check your work for you.

Going to work while grieving is difficult — on both you and your co-workers. Anticipating others’ reactions and creating a plan that includes flexible solutions before you go back to work will help reduce the stress of returning to a professional environment, while still giving yourself the space to grieve.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print