Cómo ofrecerle apoyo a un colega que está de luto

Hablando en términos generales, hay dos formas en las que puede apoyar a un colega que está de luto: haciendo o siendo. Tanto el hacer como el ser pueden resultar útiles, dependiendo de la persona y el momento. He aquí algunas formas de fortalecer su relación con un compañero de trabajo cuando está de luto.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

A lo largo del último año, mi hermano, mi madre, un amigo cercano y seis parientes han muerto. Un par de semanas después de la muerte mi hermano, me di cuenta de que hasta ese punto no había tenido idea de cómo apoyar a colegas y amigos que han perdido seres queridos. Aunque tenía buenas intenciones, había hecho las mismas cosas que no me estaban funcionando a mí en ese momento.

Hablando en términos generales, hay dos formas en las que puede apoyar a un colega que está de luto: haciendo o siendo.

Tanto el hacer como el ser pueden resultar útiles, dependiendo de la persona y el momento. He aquí algunas formas de fortalecer su relación con un compañero de trabajo cuando está de luto.

  • No pregunte: No pregunte cómo les está yendo, cómo puede ayudar o qué sucedió. Mantenga su conversación corta y simple. Pruebe diciendo, “estoy pensando en ti,” o “te estaré dando una vuelta de tiempo en tiempo”. Simplemente ofrezca tareas específicas que usted pueda hacer por ellos, y déjelos decidir qué, si es que algo, les gustaría que usted hiciera.
  • No compare: En lugar de abocarse a una larga descripción de lo que fue útil para usted cuando perdió un ser querido, brevemente hágale saber a su colega que usted también ha perdido alguien, y diga, “No puedo imaginar lo que es esto para ti.” Su colega podría preguntarle cómo fue la pérdida para usted, o quizá sólo le reconforte saber que no está solo.
  • No lo apresure: Pregúntele cuándo o cómo le gustaría que usted ofrezca su apoyo y condolencias en persona. En caso de duda, ofrezca sus condolencias en privado, durante un receso para el almuerzo o cuando su colega no tenga que estar en modo de negocios.
  • No le dé seguimiento a su avance: Aunque todos sabemos que la agudeza del dolor se reducirá con el tiempo, muchas personas en los estertores del luto no están listas para escuchar eso. En lugar de decir “¿te estás sintiendo mejor?” O “Me alegra que hayas venido a la fiesta. Debe significar que estás mejor,” simplemente pruebe con “Es bueno verte,” o “Me da gusto que vinieras.”
  • No piense en ello como algo que se hace una vez: El dolor tomará muchas formas con el paso del tiempo. Haga que su colega sepa que usted está cerca. Ponga una alerta para recordarle estar en contacto con su colega cada dos semanas, más o menos. Pruebe con un texto sencillo, como: “pensando en ti,” o “aquí para ayudarte cuando sea que lo necesites.”
  • No lo ignore: Después de leer todas estas advertencias, usted podría estar nervioso respecto a hacer algo. Sin embargo, no deje que su nivel de incomodidad lo lleve a quedarse callado. Al final del día, su apoyo e intenciones trascenderán. Simplemente enfóquese en su colega y actúe a partir de ahí.

Su afligido colega apreciará su intención de apoyarlo. Bríndele el espacio para que le pida ayuda cuando y como la necesite, sin ser demasiado impositivo. Dele a conocer sus intenciones, y después deje que él lo guíe a usted respecto a qué tan lejos llegar.

“Simplemente ofrezca tareas específicas que usted pueda hacer por ellos, y déjelos decidir qué, si es que algo, les gustaría que usted hiciera”.

“En lugar de abocarse a una larga descripción de lo que fue útil para usted cuando perdió un ser querido, brevemente hágale saber a su colega que usted también ha perdido alguien”.

“Bríndele el espacio para que le pida ayuda cuando y como la necesite, sin ser demasiado impositivo”.

He aquí algunas formas de fortalecer su relación con un compañero de trabajo cuando está de luto.

  • No pregunte: No pregunte cómo les está yendo, cómo puede ayudar o qué sucedió. Mantenga su conversación corta y simple.
  • No compare: Diga, “No puedo imaginar lo que es esto para ti.” Su colega podría preguntarle cómo fue la pérdida para usted, o quizá sólo le reconforte saber que no está solo.
  • No lo apresure: Pregúntele cuándo o cómo le gustaría que usted ofrezca su apoyo y condolencias en persona.
  • No le dé seguimiento a su avance: En lugar de decir “¿te estás sintiendo mejor?” O “Me alegra que hayas venido a la fiesta. Debe significar que estás mejor,” simplemente pruebe con “Es bueno verte,” o “Me da gusto que vinieras.”
  • No piense en ello como algo que se hace una vez: Haga que su colega sepa que usted está cerca. Ponga una alerta para recordarle estar en contacto con su colega cada dos semanas, más o menos.
  • No lo ignore: No deje que su nivel de incomodidad lo lleve a quedarse callado.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

How to Offer Support to a Grieving Colleague

Over the last year, my brother, my mother, a close friend and six relatives have died. A couple of weeks after my brother’s death, I suddenly realized that until that point, I’d had no clue how to support colleagues and friends who had lost loved ones. While I had good intentions, I had done the very things that were not working for me now.

Broadly speaking, there are two ways you can support a grieving colleague: doing or being.

Both doing and being can be helpful, depending on the person and the timing. Here are some ways to strengthen your relationship with a co-worker when they’re grieving.

— DON’T ASK: Don’t ask how they’re doing, how you can help or what happened. Keep it short and simple. Try saying, “I’m thinking of you,” or “I’ll check in from time to time.” Simply offer specific tasks you could do for them, and let them decide what, if anything, they would like you to do.

— DON’T COMPARE: Instead of going into a long description about what was helpful for you when you lost a loved one, briefly let your colleague know whether you’ve also lost someone, and say, “I can’t imagine what this is like for you.” Your colleague might ask you how it was for you or might just take comfort in knowing they’re not alone.

— DON’T RUSH IT: Ask them when or how they’d like you to bring up your support and condolences in person. When in doubt, offer your condolences in private, during a lunch break or when your colleague doesn’t have to be in business mode.

— DON’T TRACK THEIR PROGRESS: While we know that the acuteness of grief will dull over time, many people in the throes of grieving aren’t ready to hear that. Instead of saying, “Are you doing any better?” or “I’m glad you came to the party. It must mean you’re doing better,” simply try, “It’s good to see you,” or “I’m glad you came.”

— DON’T THINK OF THIS AS A ONE-AND-DONE: Grieving will take many forms over time. Let your colleague know that you’re around. Set a reminder to check in with them every two weeks or so. Try a simple text, such as “Thinking of you,” or “Here to support you whenever you need it.”

— DON’T IGNORE THEM: After reading all these warnings, you might be nervous to do anything. But don’t let your level of discomfort lead you to say nothing. Ultimately, your support and intentions will come through. Simply focus on your colleague and take your cue from them.

Your bereaved colleague will appreciate your intent to support them. Give them the space to call on your support as and when they need it, without being too forceful. Make your intentions known, and then leave it up to them to guide you in how far to go.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.