Cómo recuperar la confianza de su jefe

texto alt

Un evento desafortunado puso en duda su integridad o su competencia.
Existen formas para solucionar esta situación. Aquí le presentamos algunas ideas.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Usted perdió la confianza de su supervisor. ¿Ahora qué? Ese vacío en el estómago seguramente se debe a la incómoda comprensión de que su estatus y posibilidades de ascenso han recibido un súbito e indeseado golpe.

El primer paso para resolver este dilema es discernir si el desafortunado evento puso en duda su integridad o su competencia. Como lo describo en mi libro “The Truth About Trust” (La Verdad Sobre la Confianza), nuestra disposición para depender de otros se basa en estos dos pilares. La integridad –la voluntad de actuar justamente y honrar los compromisos- es lo que suele llegar primero a nuestra mente cuando pensamos en la confianza. Sin embargo, la competencia –posesión de habilidades necesarias para completar una tarea- no es menos importante.

Por lo tanto, ganar la confianza de su jefe depende de convencer a sus superiores de que usted posee el balance correcto de integridad y competencia.

Para hacerlo, identifique qué pilar de su confiabilidad percibida necesita apuntalar. ¿Su jefe cree que usted pone sus propias necesidades por encima de las de la compañía? O ¿sospecha que usted simplemente no posee las habilidades necesarias?

Si es la integridad, usted tiene suerte, porque ésta suele ser más fácil de reparar. Considere cómo la mente calcula el carácter. La integridad es la voluntad de aceptar costos a corto plazo para usted a cambio del beneficio de otros. Sí, no pagar un favor puede significar más recursos inicialmente, pero, en el largo plazo, desarrollar una reputación egoísta o deshonesta reducirá significativamente beneficios que, con el paso del tiempo, podrían ser cuantiosos. Por tanto, ya que el ser digno de confianza se basa en el sacrificar ganancias a corto plazo a cambio de beneficios a largo plazo, tener integridad requiere que se le perciba como una persona con auto control.

Entonces ¿Cómo mostrar auto control e integridad? Hay dos formas.

La primera toma tiempo: Repetidamente demuestre su habilidad de atrasar la satisfacción egoísta de pequeñas tentaciones. Por ejemplo, trabaje durante el almuerzo o acepte tareas onerosas o tediosas que son necesarias pero que nadie más quiere hacer. La segunda es más rápida: Muestre voluntad de sacrificarse en beneficio de otros cuando hay mucho en juego.

Entonces, para recuperar la confianza de los demás, usted debe comportarse rápidamente en formas que muestren su voluntad de sacrificar los propios intereses y placeres en beneficio de los demás y hacerlo en situaciones con altos costos personales en términos de tiempo, dinero o recursos similares. Usted debe aparecer dispuesto a hacer lo que otros quizá no harían al servicio de las grandes metas de la compañía. Por ejemplo, aplazar una vacación ya planeada para atender una necesidad o meta importante de su jefe.

Si su competencia es la que está en duda, prepárese para un proceso más largo. La competencia no se basa en motivaciones y por lo tanto no se puede alterar tan fácilmente. En términos simples, la competencia se basa en habilidades y, si su gerente no cree que usted posea las que debería tener, le costará mucho esfuerzo remediarlo.

Remediar la situación requerirá humildad de su parte, pues tratar de proyectar confianza tras un fallo inicial solo exacerbará el problema, haciendo que usted parezca arrogante. Debe verse que usted trabaja para pulir sus habilidades –leyendo algo extra, tomando clases adicionales, etc.- para que pueda ser confiable nuevamente. No se apresure. En lugar de ello, asegúrese de que cuando le pidan su opinión, usted de las respuestas correctas, incluso si requiere pedir más tiempo para encontrarlas.

“Ganar la confianza de su jefe depende de convencer a sus superiores de que usted posee el balance correcto de integridad y competencia”.

“Si es la integridad, demuestre su habilidad de atrasar la satisfacción personal en favor de la empresa o de los compañeros”.

“Si es su competencia es la que está en duda, prepárese para un proceso más largo. Requerirá humildad. Trabajar para pulir sus habilidades. Tener paciencia”.

Usted perdió la confianza de su supervisor. Recuperar la confianza de su jefe depende de convencer a sus superiores de que usted posee el balance correcto de integridad y competencia.

Identifique qué pilar de su confiabilidad percibida necesita apuntalar. Si es la integridad, ésta suele ser más fácil de reparar. La integridad es la voluntad de aceptar costos a corto plazo para usted a cambio del beneficio de otros.

Para recuperar la confianza de los demás, usted debe comportarse rápidamente en formas que muestren su voluntad de sacrificar los propios intereses y placeres en beneficio de los demás.

Si su competencia es la que está en duda, prepárese para un proceso más largo. Requerirá humildad. Debe trabajar para pulir sus habilidades. No se apresure. Asegúrese de que cuando le pidan su opinión, usted de las respuestas correctas, incluso, si lo requiere, pedir más tiempo para encontrarlas.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

También le puede interesar:

https://dirigehoy.info/1_minute_tips/desarrollo-profesional/convenza-su-jefe-de-dejarle-trabajar-distancia/

https://dirigehoy.info/s_premium/premium/herramientas/kit-herramientas-para-construir-tu-carrera-3/

https://dirigehoy.info/s_premium/premium/e-books/e-book-10-articulos-esenciales-para-fortalecer-tus-habilidades-directivas/


How to Regain Your Boss’s Trust

You’ve lost your supervisor’s trust. Now what? That pit in your stomach likely stems from the uncomfortable realization that your status and chances for advancement have taken a sudden and unwelcome hit.

The first step in solving this dilemma is to discern whether the unfortunate event called your integrity or your competence into question. As I describe in my book, “The Truth About Trust”, our willingness to rely on others rests on these two distinct pillars. Integrity – the willingness to act fairly and honor commitments – is what usually comes to mind first when we think about trust. Yet competence – the possession of skills required to complete a task – is no less important.

Earning your boss’s trust, then, depends on convincing your superiors that you possess the right balance of integrity and competence.

To do so, recognize which pillar of your perceived trustworthiness needs shoring up. Does your boss believe that you prioritize your own needs over those of the company? Or does she suspect that you you simply don’t possess the necessary skills or abilities?

If it’s integrity, you’re in luck, because this is often an easier fix. Consider how the mind calculates character. Integrity is a willingness to accept short-term costs to yourself for the benefit of others. Yes, not paying back a favor can lead to more resources in the short-run, but in the long-run, developing a reputation as someone who is selfish or dishonest will significantly reduce benefits that, when aggregated over time, could be quite substantial. Since being trustworthy, then, rests on sacrificing short-term gain for long-term gain, having integrity requires been seen as having self-control.

But how do you show self-control and integrity? There are two ways.

The first takes time: Repeatedly demonstrate an ability to delay selfish gratification for small temptations. For example, work through lunch or take on onerous or tedious tasks that need to get done but no one else wants to do. The second is quicker: Show a willingness to sacrifice to benefit others when the stakes are high.

To regain others’ trust, then, you must quickly behave in ways that show you’re willing to sacrifice your own needs and pleasures to benefit others, and to do so in situations characterized by fairly high personal costs in terms of time, money, or related resources. You have to be seen as willing to do what others might not in service of the company’s larger goals. For example, put off a planned vacation to meet a major need or goal of your boss.

If your competence is in question, be prepared for a longer slog. Competence isn’t based on motivations, and therefore can’t be altered as readily. Put simply, competence is skill-based, and if your manager doesn’t believe you possess skills you ought to have, it will take much effort to remedy.

Fixing the situation will require some level of humility on your part, as trying to project confidence after an initial failure will only exacerbate the problem by making you appear hubristic. You will need to be seen as working to hone your skills – doing extra reading, taking additional classes, etc. – in order to be trusted again. Don’t rush it. Rather, make sure that when your input is sought, you give the right answers, even if that requires asking for more time to come up with them.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.