Concédase el permiso de trabajar menos horas

Usted podría desear intelectualmente trabajar menos horas, pero emocionalmente no lo siente apropiado. Siente que ya está retrasado, de forma que trabajar menos horas sólo empeoraría la situación. La buena noticia es que usted puede revisar la forma en que trabaja, de manera que reduzca gradualmente sus horas.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

A través de mi propia experiencia y mi trabajo instruyendo a clientes respecto a la administración del tiempo, he visto que suele existir una correlación entre un mal manejo del tiempo, trabajar largas horas y sentirse estresado. Usted podría desear intelectualmente trabajar menos horas, pero emocionalmente no lo siente apropiado. Siente que ya está retrasado, de forma que trabajar menos horas sólo empeoraría la situación.

La buena noticia es que usted puede revisar la forma en que trabaja, de manera que reduzca gradualmente sus horas. No es fácil al principio, pero manejando su tiempo de forma diferente, podrá laborar de manera más efectiva en menos tiempo, descubrir una renovada pasión por su trabajo y mejorar su salud.

Primero, evalúe el cómo actualmente decide cuándo dejar de trabajar. Las personas suelen detenerse cuando se sienten demasiado cansadas para continuar, o cuando ven que sus colegas se detienen. Sin embargo, estas señales no son útiles. En lugar de ello, tome su tiempo en sus propias manos. Defina un rango de horas que quiera trabajar en un cierto periodo de tiempo -por ejemplo, de 45 a 50 horas por semana- y use ese número como un punto para detenerse. Si elegir un rango semanal resulta abrumador, comience en pequeño enfocándose en una meta creciente, como salir de la oficina 15 minutos más temprano cada día.

A continuación, observe el cómo trabaja. Si está planeando su tiempo, pero sigue trabajando hasta muy tarde en la noche o los fines de semana, identifique qué es lo que le impide trabajar durante su número preferido de horas.

Identificar el problema le permite descubrir cómo superarlo. Por ejemplo, si se enfrenta con juntas interminables, controle el flujo al bloquear bloques de tiempo a lo largo de la semana para trabajo enfocado. Si las interrupciones son digitales, apague las alertas de correo electrónico durante parte de su día, de forma que pueda enfocarse en proyectos importantes en lugar de ser arrastrado a otras cosas.

Si su sobrecarga sucede debido a la falta de personas para un proyecto, pida más gente o recursos. Si eso no funciona, negocie extensiones de sus fechas de entrega, posponga ciertos proyectos durante un tiempo o deléguelos a alguien más.

Si todo esto falla y usted sigue sin encontrar el tiempo que necesita, quizás necesite revisar su planeación. Ponga de inicio sus proyectos más importantes. Acomode sus prioridades al inicio del día o la semana, de forma que pueda avanzar en ellas antes del último minuto y termine su trabajo a tiempo sin sentirse estresado.

Una vez que tiene en marcha estas estrategias prácticas, el último elemento es emocional. Podría sentirse incómodo de no trabajar, pero debe detenerse usted mismo: comprométase a una clase de ejercicios, haga planes con amigos o asuma un proyecto personal. Esto le ayudará a resistirse menos emocionalmente -y le mostrará lo que se perdería si estuviera trabajando durante esas horas.

Con el compromiso y con las estrategias adecuadas, usted puede reducir sus horarios y seguir haciendo su trabajo -sin el estrés.

“No es fácil al principio, pero manejando su tiempo de forma diferente, podrá laborar de manera más efectiva en menos tiempo, descubrir una renovada pasión por su trabajo y mejorar su salud”.

“Tome su tiempo en sus propias manos”.

“Con el compromiso y con las estrategias adecuadas, usted puede reducir sus horarios y seguir haciendo su trabajo -sin el estrés”.

Usted podría desear intelectualmente trabajar menos horas, pero emocionalmente no lo siente apropiado. Siente que ya está retrasado, de forma que trabajar menos horas sólo empeoraría la situación. La buena noticia es que usted puede revisar la forma en que trabaja, de manera que reduzca gradualmente sus horas.

Primero, evalúe el cómo actualmente decide cuándo dejar de trabajar. Defina un rango de horas que quiera trabajar en un cierto periodo de tiempo -por ejemplo, de 45 a 50 horas por semana- y use ese número como un punto para detenerse.

A continuación, observe el cómo trabaja. Si está planeando su tiempo, pero sigue trabajando hasta muy tarde en la noche o los fines de semana, identifique qué es lo que le impide trabajar durante su número preferido de horas. Si su sobrecarga sucede debido a la falta de personas para un proyecto, pida más gente o recursos. Si eso no funciona, negocie extensiones de sus fechas de entrega, posponga ciertos proyectos durante un tiempo o deléguelos a alguien más.

El último elemento es emocional. Podría sentirse incómodo de no trabajar, pero debe detenerse usted mismo: comprométase a una clase de ejercicios, haga planes con amigos o asuma un proyecto personal.

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Give Yourself Permission to Work Fewer Hours

Through my own experience and in my work coaching clients on time management, I’ve seen that there is often a strong correlation between poor time management, working long hours and feeling stressed. You might desire to work fewer hours intellectually, but emotionally it just doesn’t seem appropriate. You feel like you’re already behind, so working fewer hours would only make the situation worse.

The good news is that you can revise the way you work so that you gradually cut down on your hours. It’s not easy at first, but by managing your time differently, you can work more effectively in less time, discover a renewed passion for your job and improve your health.

First, evaluate how you currently decide when to stop working. People often stop when they feel too tired to continue or when they see their colleagues stop. But these signals aren’t helpful. Instead, take your time into your own hands. Set a target range of hours you want to work in a given time period — for example, 45–50 hours per week — and use that number as a stopping point. If choosing a weekly range is overwhelming, start small by focusing on an incremental goal, like leaving 15 minutes earlier each day.

Then observe how you work. If you find yourself planning your time but still are working late into the night or on weekends, identify what’s keeping you from working your preferred number of hours.

Identifying the problem allows you to figure out how to overcome it. For example, if you’re faced with endless meetings, control the flow by blocking out chunks of time during the week for focused work. If the interruptions are digital, turn off email alerts during part of your day so you can focus on important projects instead of being pulled away.

If your overload happens due to the lack of staff on a project, ask for more people or resources. If that doesn’t work, negotiate extensions of your deadlines, table certain projects for the time being or delegate projects to someone else.

If all this fails and you still can’t find the time you need, you may need to revisit your planning. Front-load your most important projects. Put in your priorities early in the day or week so that you can make progress on them before the last minute and end work on time without feeling stressed.

Once you have these practical strategies in place, the final element is emotional. You may feel uncomfortable not working, but you just have to make yourself stop: Commit to an exercise class, make plans with friends or take on a personal project. This will help you become less emotionally resistant — and show you what you’d be losing if you were working through those hours.

With the right strategies and commitment, you can reduce your hours and still get your work done — without the stress.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print