Cuándo permanecer en su zona de confort

Cuándo permanecer en su zona de confort

¿Siempre es cierto que necesita salir de su zona de confort para ser exitoso? ¿Hay situaciones en las que tiene sentido quedarse justo dónde está? Para saberlo, es importante hacerse a usted mismo una serie de preguntas para evaluar si estar dentro de su zona de confort tiene sentido o es sólo un pretexto.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

Aprender a expandirse fuera de su zona de confort es crítico para aprender y crecer, avanzar en su trabajo y su carrera, y para alcanzar sus metas personales y profesionales. Sin embargo ¿siempre es cierto que necesita salir de su zona de confort para ser exitoso? ¿Hay situaciones en las que tiene sentido quedarse justo dónde está?

Después de hablar sobre este tema específico con personas de un amplio rango de ocupaciones, mi respuesta es un claro sí. Hay veces en las que en realidad no necesita dar el discurso, demostrar el punto o tomar el riesgo. Sin embargo, para definirlo, es importante hacerse a usted mismo una serie de preguntas para evaluar si estar dentro de su zona de confort tiene sentido o es sólo un pretexto.

  • ¿Se ha preparado lo suficientemente bien? Usted nunca puede prepararse plenamente para algo que no ha hecho antes, pero tampoco debería improvisar. Entonces, la pregunta es si se ha preparado lo suficiente. ¿Ha estudiado cómo ser exitoso en esta situación? ¿Ha observado y aprendido de otros? ¿Ha practicado en versiones con menos consecuencias de aquella situación que probará? Aprender a actuar fuera de la zona de confort es una habilidad –una en la que puede mejorar con la práctica. Entonces, si la respuesta a esta pregunta es no, no se ha preparado lo suficiente. Tendría sentido dejar esa situación en espera hasta que se prepare.
  • ¿Es la situación en duda algo que realmente le interese? Hay muchas situaciones de la vida que están fuera de nuestra zona de confort, pero que podrían no ser importantes para nosotros. Dicha situación podría ser el dar discursos en público –pero ¿sabe qué? Quizá hacer discursos no es una parte importante de su trabajo, o de su vida. Por supuesto, es importante darse cuenta de que “no preocuparse al respecto” puede ser una conveniente excusa para no probar algo nuevo. Cuando se pregunte a usted mismo si algo es importante, asegúrese de responder honestamente.
  • ¿Es el momento adecuado? Usted tal vez quiera realizar el comportamiento o aprender la habilidad en cuestión, pero el momento podría no ser adecuado. Usted quizá quiere mejorar en cuanto a la auto promoción en eventos de networking, por ejemplo, pero considerando sus otras responsabilidades laborales, no puede dedicar tiempo y esfuerzo a esa tarea en particular. Si no tiene el tiempo para prepararse plenamente y dar seguimiento, no vale la pena avanzar.

Las zonas de confort son difíciles de abandonar, y por una buena razón. Suelen ser los lugares en los que nos sentimos más seguros y naturales, y algunas veces son donde podemos hacer nuestro trabajo mejor y más satisfactorio. Sin embargo, no confunda el valor con la sensatez. Ampliar su zona de confort cuando no está listo –o no necesita estarlo- puede añadir más estrés que habilidad. En algunos casos, las zonas de confort no se tratan de conformarse o de mediocridad; son simplemente en donde necesita estar ahora mismo.

“Aprender a actuar fuera de la zona de confort es una habilidad –una en la que puede mejorar con la práctica”.

“Cuando se pregunte a usted mismo si algo es importante, asegúrese de responder honestamente”.

“Las zonas de confort suelen ser los lugares en los que nos sentimos más seguros y naturales, y algunas veces son donde podemos hacer nuestro trabajo mejor y más satisfactorio”.

¿Siempre es cierto que necesita salir de su zona de confort para ser exitoso? ¿Hay situaciones en las que tiene sentido quedarse justo dónde está? Hay veces en las que en realidad no necesita salir de estas zonas. Sin embargo, para definirlo, es importante hacerse a usted mismo una serie de preguntas para evaluar si estar dentro de su zona de confort tiene sentido o es sólo un pretexto.

  • ¿Se ha preparado lo suficientemente bien?
  • ¿Es la situación en duda algo que realmente le interese?
  • ¿Es el momento adecuado?

Las zonas de confort son difíciles de abandonar, y por una buena razón. Suelen ser los lugares en los que nos sentimos más seguros y naturales, y algunas veces son donde podemos hacer nuestro trabajo mejor y más satisfactorio. Sin embargo, no confunda el valor con la sensatez. Ampliar su zona de confort cuando no está listo –o no necesita estarlo- puede añadir más estrés que habilidad. En algunos casos, las zonas de confort no se tratan de conformarse o de mediocridad; son simplemente en donde necesita estar ahora mismo.

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

When to Stay Inside Your Comfort Zone

Learning to stretch outside your comfort zone is critical for learning and growing, advancing in your job and career, and achieving your personal and professional goals. But is it always the case that you need to step outside your comfort zone to be successful? Are there situations when it makes sense to stay right where you are?

Having spoken with people from a range of occupations about this exact topic, my resounding answer is yes. There are times when you actually don’t need to give the speech, make the point or take the chance. But to figure that out, it’s important to ask yourself a series of questions to assess whether staying inside your comfort zone is sensible or just a rationalization.

— HAVE YOU PREPARED WELL ENOUGH?You can never fully prepare for something you’ve never done before, but you shouldn’t wing it, either. So the question to ask is whether you’ve prepared enough. Have you studied how to be successful in this situation? Have you watched and learned from others? Have you practiced in less-consequential versions of the situation you’re going to be trying out? Learning to act outside your comfort zone is a skill — one you can get better at with practice. So if the answer to this question is no, you haven’t prepared enough, it might make sense to put the situation on the back burner until you have.

— IS THE SITUATION IN QUESTION SOMETHING YOU ACTUALLY CARE ABOUT? There are many situations in life that are outside our comfort zones but that may not be important to us. Such a situation could be giving public speeches — but you know what? Maybe giving speeches isn’t an important part of your job, or your life. Of course, it’s important to realize that “not caring about it” can be a convenient excuse for not trying something new. When you ask yourself whether something is important, make sure you answer honestly.

— IS THIS THE RIGHT TIME?You might want to do the behavior or learn the skill in question, but the time just might not be right. You might want to get better at pitching and promoting yourself at networking events, for example, but given your other responsibilities at work, you can’t devote time and effort to that particular task. If you don’t have the time to fully prepare and follow through, it’s not worth moving forward.

Comfort zones are hard to leave, and for good reason. They’re often places where we feel most secure and natural, and sometimes they are where we can do our best and most fulfilling work. But don’t confuse bravery with sensibility. Stretching your comfort zone when you’re not ready — or don’t need to — can add more stress than skill. In some cases, comfort zones aren’t about settling or mediocrity; they’re just where you need to be right now.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.