El efecto de no dormir 8 horas: Los jueces asignan castigos más severos

Todos queremos creer que somos jueces justos y que seríamos objetivos al momento de asignar dichas medidas disciplinarias. Sin embargo, hay un importante factor que podría socavar su habilidad de ser justo, en este artículo de Harvard Business Review se lo presentamos y dos formas de atenderlo.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Uno de los aspectos incómodos de ser un gerente es que tiene que lidiar con empleados que se involucran en conductas que ameritan castigo, como tomar el crédito por el trabajo de otro empleado, culpar a alguien más de un error, acosar a un compañero o violar las políticas de la compañía. Un buen directivo sabe que las consecuencias disciplinarias sólo resultan efectivas cuando son proporcionales a la infracción.

Todos queremos creer que somos jueces justos y que seríamos objetivos al momento de asignar dichas medidas disciplinarias. Sin embargo, hay un importante factor que podría socavar su habilidad de ser justo: la falta de sueño. Mis colegas y yo queríamos investigar este vínculo. Mi investigación previa indica que la falta de sueño limita el comportamiento y juicio ético. Además, la investigación muestra que la falta de sueño lleva a errores involuntarios en la toma de decisiones.

Comenzamos nuestra investigación partiendo la premisa de que la falta de sueño puede elevar las respuestas negativas a las transgresiones. Eso sugiere que las personas percibirán las infracciones en forma más negativa cuando carecen de sueño. Planteamos la hipótesis de que las personas privadas de sueño tenían más probabilidades de asignar castigos de mayor severidad.

Queríamos probar esta hipótesis en un escenario del mundo real, así que observamos algunos de los castigos más importantes que se asignan en los Estados Unidos: las sentencias de prisión otorgadas por jueces.

No fue posible para nosotros saber cuánto había dormido cada juez antes de dictar sentencia. Sin embargo, usamos una variable representativa: investigaciones previas indican que, el lunes posterior al inicio del horario de verano, las personas van a trabajar con aproximadamente 40 minutos menos de sueño que en otros días comparables. Esto resulta en lo que yo llamo el “lunes adormilado,” cuando, en promedio, las personas tienen mayor carencia de sueño, en una cantidad pequeña pero significativa. Investigaciones previas muestran que el lunes adormilado tiene efectos medibles en las lesiones laborales, la ciber pereza y la conciencia moral.

Tomando ventaja de este cuasi experimento natural, comparamos las sentencias otorgadas por los jueces en el lunes adormilado, con sentencias otorgadas en los días lunes previo y posterior. Descubrimos que las sentencias asignadas en el lunes adormilado eran en promedio 5% mayores que aquellas definidas en los otros dos lunes. Por lo tanto, el que el juez pierda una cantidad relativamente pequeña de sueño se asocia con un castigo notablemente más severo.

Considerando el enfoque de los jueces en la justicia, es muy posible que los directivos en contextos empresariales muestren un efecto incluso mayor.

Nuestro consejo para los gerentes es ser conscientes de ese efecto potencial sobre su juicio.

Dos formas de atenderlo serían, ya sea retrasando la decisión sobre una medida disciplinaria hasta que haya tenido una mejor noche de sueño o reducir deliberadamente la medida para compensar el efecto de su privación de sueño. Además, vale la pena repetirlo: si quiere ser un mejor directivo, busque tener al menos ocho horas de sueño todas las noches.

“Hay un importante factor que podría socavar su habilidad de ser justo: la falta de sueño”.

“Si quiere ser un mejor directivo, busque tener al menos ocho horas de sueño todas las noches”.

“El que el juez pierda una cantidad relativamente pequeña de sueño se asocia con un castigo notablemente más severo”.

Todos queremos creer que somos jueces justos y que seríamos objetivos al momento de asignar dichas medidas disciplinarias. Sin embargo, hay un importante factor que podría socavar su habilidad de ser justo: la falta de sueño.

La investigación previa indica que la falta de sueño limita el comportamiento y juicio ético. Además, la investigación muestra que la falta de sueño lleva a errores involuntarios en la toma de decisiones.

Descubrimos que las sentencias asignadas en el lunes adormilado eran en promedio 5% mayores que aquellas definidas en los otros dos lunes. Por lo tanto, el que el juez pierda una cantidad relativamente pequeña de sueño se asocia con un castigo notablemente más severo.

Dos formas de atenderlo serían, ya sea retrasando la decisión sobre una medida disciplinaria hasta que haya tenido una mejor noche de sueño o reducir deliberadamente la medida para compensar el efecto de su privación de sueño. Además, vale la pena repetirlo: si quiere ser un mejor directivo, busque tener al menos ocho horas de sueño todas las noches.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Research: Sleep Deprivation Can Make It Harder to Stay Calm at Work

When new managers and their employees meet for the first time, they begin to forge their working relationship, which will be a crucial factor in how they both experience work, how much they trust each other and how effectively they can work together.

Among the many factors shaping these relationships is a surprising one: sleep. In our latest project, we sought to examine how our sleeping patterns influence the development of leader-follower working relationship quality in newly assigned leader-follower pairings. We started from the premise that sleep deprivation undermines the parts of your brain involved in regulating emotions, and could thus make leaders and followers more likely to experience negative emotions at work in the form of hostility.

The expression of hostility can be damaging to a newly forming work relationship. Hostility naturally invokes feelings of threat and erodes feelings of psychological safety in a given context. If a worker’s boss yells at him regularly, the employee may start to feel that the supervisor has a lack of respect and empathy.

We conducted two field studies with newly assigned leader-follower pairs in organizations situated in Brazil. In our first study, 86 leader-follower pairs that had just started working together completed a survey about their sleep, hostility, relationship quality and other variables that were used as statistical controls. Consistent with our expectation, we found that leader sleep deprivation undermined the follower’s perception of the quality of their working relationship. We also found that the effect went the other way as well; sleep deprivation on the part of the follower also had a harmful effect on the leader’s perception of the quality of their work relationship.

We also sought to replicate the results with a longitudinal study in which we asked leaders and followers to fill out a series of surveys over three months. This second study mainly replicated our findings of the first study, but we were also able to test whether the relationship between sleep and relationship quality varied over time. We found that sleep deprivation on the part of either party was harmful to the relationship quality perception of the other party. We also found that sleep deprived leaders were unaware that their sleep deprivation was harming their working relationship with their employees.

This has important practical implications for managers. Your relationships with your direct reports are some of the most precious resources you have. Undermining these precious relationship resources is a sure way to sabotage yourself and your team. You should instead seek to protect and grow these relationships through as many different avenues as you can. Our research indicates that an important way to develop and maintain positive work relationships is to get a good night of sleep.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.