El estrés puede ser Bueno – Si sabe cómo usarlo

texto alt

Los individuos que adoptan una mentalidad de que el “estrés realza” muestran mejor desempeño laboral y menores síntomas negativos en su salud, que aquellos que asumen el lente de que el “estrés es debilitante”.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Con toda la atención mediática en el estrés y sus impactos negativos en la salud, sería fácil llegar a la conclusión de que el estrés es irredimiblemente malo –algo a evitarse tanto como sea posible.

Nosotros tenemos una perspectiva diferente. Creemos que perseguir una vida “libre de estrés” suele causar más estrés a largo plazo; al no enfrentar nuestros más intensos desafíos, nunca los superamos.

El estrés tiene muchos atributos maravillosos: nos recuerda las cosas que nos importan y nos conecta directamente con los aspectos más desafiantes e importantes de nuestras vidas. No estamos sugiriendo que el estrés sostenido no cobra factura –sólo que también puede traer beneficios inesperados, en la forma del crecimiento personal.

Hemos descubierto que los individuos que adoptan una mentalidad de que el “estrés realza” muestran mejor desempeño laboral y menores síntomas negativos en su salud, que aquellos que asumen el lente de que el “estrés es debilitante”. Basándonos en nuestra propia investigación, hemos diseñado un enfoque de tres pasos para responder a la presión y creemos que puede ayudarlo a emplear el poder creativo del estrés, al tiempo en que minimiza sus efectos dañinos.

  1. Véalo

El primer paso para transformar su respuesta al estrés consiste en “verlo”. En lugar de negarlo o quedarse en él, recomendamos simplemente que nombre o etiquete el estrés al que se enfrenta. Por ejemplo, usted podría decirse a sí mismo: “estoy estresado por la posibilidad de que mi hijo repruebe en la escuela.”

La investigación neurocientífica de Matt Lieberman muestra cómo reconocer su estrés puede impulsar la reacción en su cerebro, pasando de los centros automáticos y reactivos a los más conscientes y deliberados. En un estudio, a los participantes se les mostraron imágenes emocionalmente negativas mientras se escaneaban sus cerebros. Cuando se les pidió que etiquetaran la emoción que invocaban las imágenes, la actividad neural se trasladó de la región de las amígdalas (el asiento de la emoción) hacia el cortex prefrontal, el área del cerebro en la que hacemos nuestro pensamiento consciente y deliberado. En otras palabras, reconocer el estrés le permite evitar su reacción más visceral, permitiéndole elegir una respuesta más positiva.

  1. Asúmalo

La clave de “asumir” su estrés es reconocer que tendemos a estresarnos más, y con mayor intensidad, acerca de las cosas que nos importan. Asumirlo desata la motivación positiva –porque en el fondo sabemos que las cosas que nos importan no siempre deberían ser fáciles.

  1. Úselo

La meta evolucionaria del estrés humano es estimular nuestro cuerpo y mente hacia un mayor nivel de funcionamiento. Cuando el cuerpo encuentra estrés, bombea hormonas como la adrenalina y la dopamina, que alimentan el cerebro y el cuerpo con sangre y oxígeno, una respuesta que impulsa al individuo a un estado de mayor energía, alerta y enfoque. Estas hormonas suelen inducir el crecimiento y liberar en el cuerpo químicos que reconstruyen células, sintetizan proteínas y aumentan la inmunidad, dejando al cuerpo incluso más fuerte y sano que antes.

El problema, por lo tanto, no es acerca de la respuesta al estrés en sí misma, sino el cómo la canalizamos o empleamos. El simplemente re encuadrar su respuesta al estrés como algo beneficial puede ser de ayuda.

Como sociedad, en términos generales fallamos en cuanto a ver el estrés como un impulso potencial y solemos perder las oportunidades de aprender y crecer a partir de las experiencias estresantes. Esto no significa que promovamos el ver a todos los estresores como algo positivo; pero creemos que usted debería asumir su respuesta al estrés como una poderosa herramienta para ayudarlo a superar los inevitables desafíos de la vida.

“El estrés tiene muchos atributos maravillosos: nos recuerda las cosas que nos importan y nos conecta directamente con los aspectos más desafiantes e importantes de nuestras vidas”.

“Reconocer su estrés puede impulsar la reacción en su cerebro, pasando de los centros automáticos y reactivos a los más conscientes y deliberados”.

“El problema, por lo tanto, no es acerca de la respuesta al estrés en sí misma, sino el cómo la canalizamos o empleamos”.

Con toda la atención mediática en el estrés y sus impactos negativos en la salud, sería fácil llegar a la conclusión de que el estrés es irredimiblemente malo –algo a evitarse tanto como sea posible.

Hemos descubierto que los individuos que adoptan una mentalidad de que el “estrés realza” muestran mejor desempeño laboral y menores síntomas negativos en su salud, que aquellos que asumen el lente de que el “estrés es debilitante”.

  1. Véalo: En lugar de negarlo o quedarse en él, recomendamos simplemente que nombre o etiquete el estrés al que se enfrenta.
  2. Asúmalo: La clave de “asumir” su estrés es reconocer que tendemos a estresarnos más, y con mayor intensidad, acerca de las cosas que nos importan.
  3. Úselo: Cuando el cuerpo encuentra estrés, bombea hormonas como la adrenalina y la dopamina, que alimentan el cerebro y el cuerpo con sangre y oxígeno, una respuesta que impulsa al individuo a un estado de mayor energía, alerta y enfoque.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

También le puede interesar:

https://dirigehoy.info/1_minute_tips/desarrollo-profesional/como-hablar-con-su-nuevo-jefe/

https://dirigehoy.info/s_premium/premium/e-books/e-book-los-10-articulos-esenciales-para-elaborar-presentaciones-exitosas/

https://dirigehoy.info/s_premium/premium/herramientas/herramientas-para-construir-tu-carrera/


Stress Can Be Good — If You Know How to Use It

With all the media attention on stress and its negative health impacts, it may be easy to reach the conclusion that stress is irredeemably bad — something to be avoided as much as possible.

We have a different perspective. We believe that pursuing a “stress-free” life often causes more stress down the line; by failing to face our most intense challenges, we never overcome them.

Stress has many wonderful attributes: It reminds us that we care, and it connects us directly with the most challenging and important aspects of our lives. We aren’t suggesting that sustained stress does not take a toll — only that it can bring unexpected benefits, too, in the form of personal growth.

We have found that individuals who adopt a “stress-is-enhancing” mindset show greater work performance and fewer negative health symptoms than those who adopt a “stress-is-debilitating” lens. Drawing on our own research, we have devised a three-step approach to responding to pressure that we believe can help you harness the creative power of stress while minimizing its harmful effects.

1. SEE IT

The first step to transforming your response to stress is to “see” your stress. Rather than denying it, or dwelling upon it, we recommend simply naming or labeling the stress you are facing. For example, you might say to yourself: “I’m stressed about my son failing school.”

Neuroscience research by Matt Lieberman shows how just acknowledging your stress can move reactivity in your brain from the automatic and reactive centers to the more conscious and deliberate ones. In one study, participants were shown negative emotional images while receiving brain scans. When they were asked to label the emotion the images invoked, the participants’ neural activity moved from the amygdala region (the seat of emotion) to the prefrontal cortex, the area of the brain in which we do our conscious and deliberate thinking. In other words, purposefully acknowledging stress lets you bypass your most visceral reaction, allowing you to choose a more positive, enhancing response.

Mindfulness and other centering practices can help you acknowledge and transform how you are responding to duress. Each person reacts differently, and noticing these reactions enables us to shift our focus to more productive responses.

2. OWN IT

The key to “owning” your stress is to recognize that we tend to stress more, and more intensely, about things that matter to us. Owning this realization unleashes positive motivation — because deep down we know that things that are important shouldn’t always come easy.

3. USE IT

The evolutionary goal of the human stress response is to boost our body and mind into a higher level of functioning. When the body encounters stress, it pumps hormones such as adrenaline and dopamine that fuel the brain and body with blood and oxygen, a response that propels the individual into a state of increased energy, heightened alertness and narrowed focus. These hormones often induce growth and release chemicals into the body that rebuild cells, synthesize proteins and enhance immunity, leaving the body even stronger and healthier than it was before.

The issue, then, isn’t about the stress response itself but about how we channel or employ this response. Simply reframing your response to stress as something that is beneficial can be helpful.

As a society we largely fail to view stress as potentially enhancing and often miss opportunities to learn and grow from stressful experiences. That does not mean that we advocate viewing all stressors as a positive thing; but we do believe that you should embrace your stress response as a powerful tool for helping you overcome life’s inevitable challenges.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.