¿El trabajo lo hace feliz? Reporte Mundial de Felicidad

El trabajo es clave para darle forma a nuestros niveles de felicidad. En un capítulo reciente del World Happiness Repor se observó más de cerca la relación entre trabajo y felicidad. En este artículo le presentamos las formas en que los elementos de las vidas laborales de las personas impulsan su bienestar.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

Ya que la mayoría de nosotros pasamos buena parte de nuestras vidas trabajando, es inevitable que el trabajo sea clave para darle forma a nuestros niveles de felicidad. En un capítulo reciente del World Happiness Report (Reporte Mundial de Felicidad) observamos más de cerca la relación entre trabajo y felicidad. Recurrimos a la Gallup World Poll, que ha estado encuestado a cientos de miles de personas en más de 150 países alrededor del mundo desde 2006. Estos esfuerzos nos permiten investigar las formas en que los elementos de las vidas laborales de las personas impulsan su bienestar.

  • ¿Qué trabajos son los más felices?: Lo primero que notamos es que las personas que trabajan como obreros reportaron menores niveles de felicidad general alrededor del mundo. Las personas que se categorizan a sí mismas como directivos, ejecutivos, oficiales o trabajadores profesionales, evalúan la calidad de sus vidas justo por encima del seis sobre diez, mientras que las personas que trabajan en granjas, la pesca o el ámbito forestal evalúan sus vidas en un promedio de 4.5 sobre 10.
  • El autoempleo es complicado: En la mayoría de las naciones desarrolladas, encontramos que estar auto empleado se asocia tanto con una mayor evaluación de vida en términos generales, como con más emociones negativas en lo cotidiano, incluyendo estrés y preocupación. Seguramente no sorprenderá a nadie que posea un negocio el que es estar auto empleado puede ser satisfactorio y estresante.
  • Estar desempleado es miserable: Encontramos no sólo que los desempleados son generalmente más infelices que quienes trabajan, sino también que la maldición del desempleo deja una cicatriz en el bienestar de la gente, incluso después de que han recuperado un trabajo.
  • Satisfacción laboral alrededor del mundo: El porcentaje de encuestados que reportaron estar “satisfechos” (en contraste a “insatisfechos”) fue mayor en países a lo largo de Norte y Suramérica, Europa, Australia y Nueva Zelanda. Como podría esperarse, encontramos que las personas en trabajos mejor pagados están más satisfechos con sus vidas y sus empleos, pero otros aspectos de los trabajos también son fuertemente predictivos de diversas mediciones de felicidad, incluyendo el equilibrio entre vida y trabajo, la variedad del empleo y el nivel de autonomía individual disfrutada por el trabajador.
  • Satisfacción versus compromiso: En contraste con los relativamente altos números de satisfacción laboral, la información sobre el compromiso pintó una imagen mucho más sombría. El número de personas que señalan estar activamente involucradas está típicamente por debajo del 20%, mientras que se encuentra alrededor del 10% en Europa occidental y es mucho menor en el este de Asia. Quizá la satisfacción laboral pueda reducirse a sentirse conforme con el propio trabajo, pero la noción del compromiso de los empleados requiere que los individuos estén positivamente absorbidos por su trabajo y plenamente comprometidos a impulsar los intereses de la organización.

La relación entre felicidad y empleo se mueve en ambas direcciones. De hecho, la felicidad puede en sí misma ayudar a darle forma a los resultados de los mercados laborales, la productividad e incluso el desempeño las firmas. Por lo tanto, estar feliz en el trabajo no es sólo un tema personal; también es un tema económico.

“Ya que la mayoría de nosotros pasamos buena parte de nuestras vidas trabajando, es inevitable que el trabajo sea clave para darle forma a nuestros niveles de felicidad”.

“Pero la noción del compromiso de los empleados requiere que los individuos estén positivamente absorbidos por su trabajo y plenamente comprometidos a impulsar los intereses de la organización”.

“La felicidad puede en sí misma ayudar a darle forma a los resultados de los mercados laborales, la productividad e incluso el desempeño las firmas”.

El trabajo es clave para darle forma a nuestros niveles de felicidad. En un capítulo reciente del World Happiness Repor se observó más de cerca la relación entre trabajo y felicidad. En este artículo le presentamos las formas en que los elementos de las vidas laborales de las personas impulsan su bienestar.

  • ¿Qué trabajos son los más felices?: Lo primero que notamos es que las personas que trabajan como obreros reportaron menores niveles de felicidad general
  • El autoempleo es complicado: estar auto empleado se asocia tanto con una mayor evaluación de vida en términos generales, como con más emociones negativas en lo cotidiano, incluyendo estrés y preocupación.
  • Estar desempleado es miserable: la maldición del desempleo deja una cicatriz en el bienestar de la gente, incluso después de que han recuperado un trabajo.
  • Satisfacción laboral alrededor del mundo: Como podría esperarse, encontramos que las personas en trabajos mejor pagados están más satisfechos con sus vidas y sus empleos
  • Satisfacción versus compromiso: El número de personas que señalan estar activamente involucradas está típicamente por debajo del 20%,

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

 

Teams Solve Problems Faster When They’re More Cognitively Diverse

Looking at the executive teams we work with as consultants and those we teach in the classroom, increased diversity in gender, ethnicity and age is apparent. Over recent decades the rightful endeavor to achieve a more representative workforce has had an impact. Of course, there is a long way to go, but progress has been made.

Throughout this period, we have run a strategic execution exercise with executive groups focused on managing new, uncertain and complex situations. The exercise requires the group to formulate and execute a strategy to achieve a specified outcome, against the clock.

Received wisdom is that the more diverse the teams in terms of age, ethnicity and gender, the more creative and productive they are likely to be. But having run the execution exercise around the world more than 100 times over the last 12 years, we have found no correlation between this type of diversity and performance.

Since there is so much focus on the importance of diversity in problem-solving, we were intrigued by these results. If not apparent diversity, what accounted for such variability in performance? We began to look more closely at cognitive diversity.

Cognitive diversity has been defined as differences in perspective or information-processing styles. Here we are interested in a specific aspect of cognitive diversity: how individuals think about and engage with new, uncertain and complex situations.

The AEM cube, a tool developed by Peter Robertson, a psychiatrist and business consultant, assesses differences in the way people approach change. We decided to use the AEM cube to measure the level of cognitive diversity in groups undertaking our exercise. Our analysis across six teams that recently undertook the exercise showed a significant correlation between high cognitive diversity and high performance.

We found that the three teams that completed the challenge in a good time all had diversity of both knowledge processes and perspective, indicated by a larger standard deviation. The three that took longer or failed to complete all had less diversity, indicated by a lower standard deviation.

Intuitively, this makes sense. Tackling new challenges requires a balance between applying what we know and discovering what we need to know. It also requires individual application of specialized expertise and the ability to step back and look at the bigger picture.

Based on these indicative findings, we are continuing our research with a larger sample.

If cognitive diversity is what we need to succeed in dealing with new, uncertain and complex situations, we need to encourage people to reveal and deploy their different modes of thinking.

There is much talk of authentic leadership, or being yourself. Perhaps it is even more important that leaders focus on enabling others to be themselves.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print