Encuentre propósito incluso en sus tareas laborales más mundanas

Una noble misión corporativa puede sentirse muy distante de las realidades de la vida laboral cotidiana. ¿Cómo se supone que tengamos un mayor sentido de propósito en medio de la lucha diaria, mientras vadeamos a través de tediosas reuniones e interminables listas de pendientes -quizá con jefes no tan inspiradores respirándonos en la oreja?

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

Cada vez más compañías están abrazando la idea de que podrían tener un propósito que va más allá de su hoja de resultados, uno que de alguna forma hace del mundo un mejor lugar. Quizá usted esté orgulloso de contar a su firma como una de ellas. Sin embargo, una noble misión corporativa puede sentirse muy distante de las realidades de la vida laboral cotidiana. ¿Cómo se supone que tengamos un mayor sentido de propósito en medio de la lucha diaria, mientras vadeamos a través de tediosas reuniones e interminables listas de pendientes -quizá con jefes no tan inspiradores respirándonos en la oreja?

Resulta que muchos ejecutivos se están preguntando exactamente lo mismo.

Afortunadamente, la investigación sobre la ciencia del comportamiento sugiere que realmente no se requiere mucho para que cada uno de nosotros reconectemos con nuestro sentido de propósito -y para cosechar los beneficios de hacerlo. Muchos estudios han descubierto que incluso un pequeño momento reflexión sobre el “porqué personal” puede ayudarnos a enfrentarnos ante un desafío al elevar inmediatamente nuestro desempeño y resiliencia.

Los experimentos han demostrado que cuando las personas se hacen preguntas simples, que las invitan a reflexionar sobre su propia visión de la película completa, pueden volverse menos estresadas y más productivas, y eso es algo que cada uno podemos hacer con nosotros mismos y nuestros equipos, ya sea que estemos escuchando o no mensajes claros de parte de los colegas de alto nivel acerca de la forma en que nuestra compañía podría ser una fuerza para el bien. Por ejemplo:

  • Si está enfrentando una tarea desafiante e importante, eleve su desempeño y confianza al recordar la noble razón detrás de aquello que está a punto de hacer. Pregúntese: “¿Quién más (aparte de mi) se va a beneficiar de lo que estoy haciendo?”
  • Si está en medio de una situación de estrés, ayúdese a elevarse con calma por encima de ella al acordarse de sus valores. Pregúntese: “¿Qué es lo que realmente me importa más? ¿Qué es lo que ello sugiere que debería hacer ahora?”
  • Si alguien le ha aventado una tarea, hágala sentir sólo un poco más significativo personalmente al conectarla con algo que le importe a usted. Pregúntese: “¿Si hago esta tarea bien, a cuál de mis mayores aspiraciones o valores respaldará?”

Algunas veces sus primeras respuestas pueden ser un poco sarcásticas, si no está teniendo el mejor de los días. Sin embargo, si se mantiene con la pregunta durante un momento más, usualmente podrá escarbar para encontrar algo que le brinde un impulso.

Por supuesto, todo esto podría sonar trivial si usted está preocupado con el importante cuestionamiento de cómo los negocios pueden crear positivamente un impacto en la sociedad o un rédito sobre las inversiones. Sin embargo, imagine si todos estuviéramos teniendo esa clase de conversaciones simples con los colegas, hablando acerca de por qué hacemos lo que hacemos. Sería un práctico primer paso hacia crear un mundo laboral más satisfactorio y considerado.

“La investigación sobre la ciencia del comportamiento sugiere que realmente no se requiere mucho para que cada uno de nosotros reconectemos con nuestro sentido de propósito -y para cosechar los beneficios de hacerlo”.

“Si se mantiene con la pregunta durante un momento más, usualmente podrá escarbar para encontrar algo que le brinde un impulso”.

“ Si alguien le ha aventado una tarea, hágala sentir sólo un poco más significativo personalmente al conectarla con algo que le importe a usted”.

Muchos estudios han descubierto que incluso un pequeño momento reflexión sobre el “porqué personal” puede ayudarnos a enfrentarnos ante un desafío al elevar inmediatamente nuestro desempeño y resiliencia.

Los experimentos han demostrado que cuando las personas se hacen preguntas simples, que las invitan a reflexionar sobre su propia visión de la película completa, pueden volverse menos estresadas y más productivas, y eso es algo que cada uno podemos hacer con nosotros mismos y nuestros equipos, ya sea que estemos escuchando o no mensajes claros de parte de los colegas de alto nivel acerca de la forma en que nuestra compañía podría ser una fuerza para el bien. Por ejemplo:

Si está enfrentando una tarea desafiante e importante: Pregúntese: “¿Quién más (aparte de mi) se va a beneficiar de lo que estoy haciendo?”

Si está en medio de una situación de estrés. Pregúntese: “¿Qué es lo que realmente me importa más? ¿Qué es lo que ello sugiere que debería hacer ahora?”

Si alguien le ha aventado una tarea. Pregúntese: “¿Si hago esta tarea bien, a cuál de mis mayores aspiraciones o valores respaldará?”

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Find Purpose in Even Your Most Mundane Tasks at Work

More companies are embracing the idea that they might have a purpose that goes beyond their balance sheet, one that makes the world a better place in some way. Perhaps you’re proud to count your firm as one of them. But a noble corporate mission can feel quite distant from the realities of everyday working life. How are we supposed to feel a higher sense of purpose amid the daily scrum, as we wade through tedious meetings and endless to-do lists — perhaps with less-than-inspirational managers breathing down our necks?

It turns out that a lot of executives are wondering the same thing.

Luckily, behavioral science research suggests that it really doesn’t take much for each of us to reconnect to our sense of purpose — and reap the benefits of doing so. Many studies have found that even a brief moment of reflection on a “personal why” can help us rise to a challenge by immediately boosting our performance and resilience.

Experiments have shown that when people are asked simple questions that invite them to reflect on their own view of the bigger picture, they can become less stressed and more productive. And that’s something each of us can do for ourselves and our teams, whether or not we’re hearing clear messages from senior colleagues about the way our company might be a force for good. For example:

— If you’re facing a challenging or important task, lift your performance and confidence by reminding yourself of the noble reason behind the thing you’re about to do. Ask: “Who else (apart from myself) is going to benefit from what I’m doing?”

— If you’re in the middle of a high-stress situation, help yourself rise calmly above it all by reminding yourself of your values. Ask: “What really matters most to me? What does that suggest I should do now?”

— If someone has dumped a task on you, make it feel just a tad more personally meaningful by connecting it with something that matters to you. Ask: “If I get this task done well, what bigger aspiration or value of mine will it support?”

Sometimes your first answers can be a little sarcastic if you’re not having the best day. But if you stay with the question for a moment longer, you can usually dig to find something to give yourself a boost.

Of course, this might all sound trivial if you’re concerned with the important question of how businesses can create positive social impact or investment returns. But imagine if we were all having these sorts of simple conversations with our colleagues, talking about why we do what we do. It would be a practical first step toward creating a more satisfying and thoughtful working world.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print