¿El éxito tiene consecuencias negativas?

texto alt

Todos aman a un ganador ¿cierto? No, desafortunadamente, no siempre. Aquí le presentamos un sumario de una investigación y de sugerencias para superar las trampas del éxito.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

En mi práctica de coaching, muchos ejecutivos y emprendedores ventilan su frustración acerca de las inesperadas consecuencias negativas de su éxito –como la ansiedad por ser capaces de mantener sus rachas ganadoras y la envidia que otros sienten hacia ellos. De acuerdo con investigaciones recientes, esta clase de preocupaciones no están solo en sus cabezas –son muy reales. He aquí un sumario de dicha investigación, además de sugerencias para superar estas trampas.

  • No haga bailes de la victoria: un estudio reciente muestra que las personas juzgan a los ganadores expresivos como arrogantes en comparación con los ganadores menos expresivos, por lo que es menos probable que quieran hacerse amigos de los primeros. Las personas que tienen miedo de ser juzgadas negativamente por su éxito pueden volverse más ambivalentes acerca de obtenerlo. ¿Qué puede hacer usted al respecto? Aprenda a moderar el cuándo y dónde expresa felicidad acerca de su éxito. Enfoque sus conversaciones con otros en los proyectos que está desarrollando como resultado de su éxito –y no en el éxito en sí mismo. Lograr un equilibrio entre admitir sinceramente su felicidad y pretender que “no le preocupa” es importante. Debemos disfrutar la motivación que viene de ser exitoso, en lugar de sabotearnos a nosotros mismos al no ser auténticos.
  • Enfóquese en el valor que brinda, no en el ganar en sí: Otro estudio encontró que cuando las personas son similares pero superiores a nosotros en sus logros, nuestro centro de conflictos del cerebro se activa, llevando a sentimientos de envidia. Cuando estas personas fallan, el centro de recompensas del cerebro se activa igualmente, llevando a sentimientos de schadenfreude (alegría por la desgracia ajena). Y, sin embargo, cuando ganamos, queremos que los demás se sientan tan bien como nosotros. El miedo de que no lo hagan puede romper nuestra confianza, causando ansiedad acerca del efecto de nuestro éxito en otras personas. Para contrarrestar el miedo de que otros quieran verlo fallar, enfóquese en el valor que brinda al mundo en lugar de en el ganar en sí.
  • Manténgase en el aquí y ahora: El anticipar las reacciones futuras de otros puede, incluso, evitar que alcancemos o mantengamos el éxito. Para manejar sus emociones, deje de pensar de más en su éxito y enfóquese en el aquí y ahora. Deje ir las preocupaciones por el futuro y las racionalizaciones del pasado. La obsesión con el pasado es un distractor y puede evitar que limpie su mente. Cuando integramos lo que estamos anticipando con el aquí y ahora, es más probable que manejemos efectivamente nuestras emociones. Esto significa disfrutar, aceptar y motivarnos con nuestro éxito.
  • Llegue más arriba: Cuando estamos en el culmen de nuestras carreras podemos aburrirnos hasta el punto de que disminuimos la velocidad y nos desorientamos. A esto se le llama “Síndrome de la cúspide” Para prevenir el aburrimiento, busque formas estimulantes de aplicar sus conocimientos. Cuando ha dominado algo, pregúntese: ¿Cómo puedo innovar esto? Esté atento al aburrimiento, pues puede llevarlo a sabotearse a sí mismo, por ejemplo, haciendo que usted se mueva lateralmente a una nueva posición dentro de su empresa simplemente porque quiere escapar a la monotonía de su trabajo.

Comúnmente las personas se preparan para el fracaso; raramente se preparan para lo que harán cuando tengan éxito. Al seguir las sugerencias arriba mencionadas, usted puede crear un marco para manejar el éxito que le permitirá sostenerlo más fiablemente cuando suceda. Si usted es consciente acerca de estos factores, creará muchas más oportunidades para sostener el éxito a lo largo del tiempo. Aún más importante, como sociedad, tendremos más posibilidades de victorias sostenidas si manejamos nuestros sentimientos de envidia y schadenfreude. Si hacemos esto, nosotros, y aquellos que nos importan, disfrutaremos y saborearemos plenamente nuestras rachas ganadoras.

“Lograr un equilibrio entre admitir sinceramente su felicidad y pretender que “no le preocupa” es importante”.

Para contrarrestar el miedo de que otros quieran verlo fallar, enfóquese en el valor que brinda al mundo en lugar de en el ganar en sí”.

“Comúnmente las personas se preparan para el fracaso; raramente se preparan para lo que harán cuando tengan éxito”.

Muchos ejecutivos y emprendedores han ventilado su frustración acerca de las inesperadas consecuencias negativas de su éxito

De acuerdo con investigaciones recientes, esta clase de preocupaciones son muy reales. He aquí un sumario de dicha investigación, además de sugerencias para superar estas trampas.

  • No haga bailes de la victoria: Aprenda a moderar el cuándo y dónde expresa felicidad acerca de su éxito.
  • Enfóquese en el valor que brinda, no en el ganar en sí: Para contrarrestar el miedo de que otros quieran verlo fallar, enfóquese en el valor que brinda al mundo en lugar de en el ganar en sí.
  • Manténgase en el aquí y ahora: Para manejar sus emociones, deje de pensar de más en su éxito y enfóquese en el aquí y ahora.
  • Llegue más arriba: Busque formas estimulantes de aplicar sus conocimientos.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

The Unexpected Consequences of Success

Everybody loves a winner, right? No, unfortunately, not always. In my coaching practice, many executives and entrepreneurs vent their frustrations about the unexpected negative consequences of their success – such as their anxiety over being able to maintain their winning streaks and the envy others feel toward them. According to recent research, these kinds of worries aren’t just in their heads – they’re very real. Here’s a summary of that research, along with suggestions for overcoming these traps.

DON’T DO VICTORY LAPS: A recent study shows that people judge expressive winners as arrogant compared to less expressive winners and are less likely to want to befriend them. People who are afraid of being judged negatively for their success can become more ambivalent about attaining it.

What can you do about this? Learn to moderate when and where you express happiness about your success. Focus your conversations with others on the projects you’re developing as a result of your success – not on the success itself. Striking a balance between authentically admitting your happiness and pretending to “not care” is important. We should enjoy the motivation that comes from being successful, rather than sabotaging ourselves by being inauthentic.

FOCUS ON THE VALUE YOU BRING, NOT ON WINNING PER SE: Another study found that when people are similar but superior to us in their achievements, our brain’s conflict center is activated, which leads to feelings of envy. When these people fail, our brain’s reward center is activated, leading to feelings of schadenfreude. And yet when we win, we want others to feel as good as we do. The fear that they won’t can disrupt our confidence, causing anxiety about the effect of our success on other people. To counteract the fear that others want you to fail, focus on the value that you bring to the world rather than winning per se.

STAY IN THE HERE AND NOW: When we anticipate future reactions from others, this may actually prevent us from achieving or maintaining success. To manage your emotions, stop overthinking your success and focus on the here and now. Let go of worrying about the future and rationalizing the past. Obsession with the past is distracting and can prevent you from clearing your mind. When we integrate what we are anticipating with the here and now, we’re more likely to manage our emotions effectively. This means enjoying, accepting and motivating ourselves with our successes.

REACH HIGHER: When we’re at the summit of our careers, we may become bored to the point that we slow down and become disoriented. This is called “summit syndrome.” To prevent boredom, look for stimulating ways to apply your mastery. When you’ve mastered something, ask yourself: How can I innovate around this? Be wary of boredom as it can lead you to sabotage yourself by, for example, moving laterally to a new position within your organization simply because you want to escape the monotony of your job.

People often prepare for failure; rarely do they prepare for what they’ll do when they succeed. By following the suggestions above, you can create a framework for managing success that will allow you to sustain it more reliably when it occurs. If you are conscious about these factors, you’ll create far more opportunities to sustain your success over time. More importantly, as a society, we will be more likely to have sustained wins if we manage our feelings of envy and schadenfreude. If we do this, we and those whom we care about, will fully enjoy and savor our winning streaks.

(Srini Pillay is the CEO of NeuroBusiness Group and an award-winning author of numerous books, including “Life Unlocked: 7 Revolutionary Lessons to Overcome Fear.” He is an assistant clinical professor at Harvard Medical School and teaches in the executive education program at Harvard Business School.)

© 2014 Harvard Business School Publishing Corp.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.