La inteligencia emocional tiene 12 elementos. ¿En cuáles necesita trabajar usted?

Esther empieza a sentirse atorada en su carrera. Simplemente no ha sido capaz de demostrar la clase de desempeño que su compañía está buscando. “De nada sirve la inteligencia emocional” está empezando a creer. La trampa que ha atrapado a Esther y a su jefe es muy común: están definiendo a la inteligencia emocional de forma muy angosta.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Esther es la apreciada gerente de un equipo pequeño. Amable y respetuosa, es sensible a las necesidades de otros. Siempre está involucrada y es una fuente de tranquilidad para sus colegas. Su jefe se siente afortunado de tener a una subordinada directa con la que es tan fácil trabajar y suele reconocer a Esther por sus elevados niveles de inteligencia emocional, o EI (por sus siglas en inglés). Sin embargo, es extraño: incluso con su visión positiva, Esther empieza a sentirse atorada en su carrera. Simplemente no ha sido capaz de demostrar la clase de desempeño que su compañía está buscando. “De nada sirve la inteligencia emocional” está empezando a creer.

La trampa que ha atrapado a Esther y a su jefe es muy común: están definiendo a la inteligencia emocional de forma muy angosta. Al enfocarse sólo en la sociabilidad, sensibilidad y carisma de Esther, omiten elementos críticos de inteligencia emocional que pudieran volverla una líder más fuerte y efectiva.

Hay muchos modelos de inteligencia emocional, cada uno con su propio conjunto de habilidades. La EI comprende cuatro dominios: autoconciencia, autodirección, conciencia social y manejo de relaciones. Anidadas en estos dominios se encuentran 12 competencias de inteligencia emocional. Éstas incluyen áreas en las que Esther es claramente sólida: empatía, visión positiva, adaptabilidad, autocontrol y autoconciencia emocional. Sin embargo, también incluyen habilidades cruciales, como los logros, influencia, conciencia organizacional, instrucción y mentoría, manejo de conflictos, trabajo en equipo y liderazgo inspiracional. Estas habilidades deberían ser igualmente parte de las prioridades de desarrollo de cualquier aspirante al liderazgo.

Por ejemplo, si Esther tuviera fortaleza en el manejo de conflictos, tendría la habilidad de brindarle retroalimentación desagradable a las personas. Además, si estuviera más inclinada a influir, querría brindar esa retroalimentación difícil como una forma de dirigir a sus subordinados y ayudarlos a crecer. Del mismo modo, si Esther hubiera desarrollado su competencia de liderazgo inspiracional, sería más exitosa para impulsar el cambio.

¿Cómo puede saber en dónde necesita mejorar su inteligencia emocional? Simplemente el revisar mentalmente esas 12 competencias puede darle una idea de en qué aspectos necesita algo de desarrollo.

Nosotros recomendamos evaluaciones integrales de 360°, que reúnen tanto las calificaciones auto asignadas como la opinión de otras personas que lo conocen bien. Puede tener un bosquejo de cuáles son sus fortalezas y debilidades al pedirle a quienes trabajan con usted que le brinden retroalimentación.

Esas evaluaciones son críticas para una plena evaluación de su EI, pero incluso el entender que esas 12 competencias forman parte de su inteligencia emocional es un importante primer paso. El coaching es el método más efectivo para mejorar en áreas de la EI donde hay un déficit.

Incluso personas con muchas fortalezas aparentes de liderazgo pueden entender de mejor forma aquellas áreas de la EI en las que tienen espacio para crecer.

“Nosotros recomendamos evaluaciones integrales de 360°, que reúnen tanto las calificaciones auto asignadas como la opinión de otras personas que lo conocen bien”.

“El coaching es el método más efectivo para mejorar en áreas de la Inteligencia Emocional donde hay un déficit”.

“El coaching es el método más efectivo para mejorar en áreas de la Inteligencia Emocional donde hay un déficit”.

Hay muchos modelos de inteligencia emocional, cada uno con su propio conjunto de habilidades. La IE comprende cuatro dominios: autoconciencia, autodirección, conciencia social y manejo de relaciones.

Anidadas en estos dominios se encuentran 12 competencias de inteligencia emocional. Éstas incluyen áreas en las que Esther es claramente sólida: empatía, visión positiva, adaptabilidad, autocontrol y autoconciencia emocional. Sin embargo, también incluyen habilidades cruciales, como los logros, influencia, conciencia organizacional, instrucción y mentoría, manejo de conflictos, trabajo en equipo y liderazgo inspiracional. Estas habilidades deberían ser igualmente parte de las prioridades de desarrollo de cualquier aspirante al liderazgo.

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Emotional Intelligence Has 12 Elements. Which Do You Need to Work On?

Esther is a well-liked manager of a small team. Kind and respectful, she is sensitive to the needs of others. She’s always engaged and a source of calm to her colleagues. Her manager feels lucky to have such an easy direct report to work with and often compliments Esther on her high levels of emotional intelligence, or EI. It’s strange, though — even with her positive outlook, Esther is starting to feel stuck in her career. She just hasn’t been able to demonstrate the kind of performance her company is looking for. “So much for emotional intelligence,” she’s starting to think.

The trap that has ensnared Esther and her manager is a common one: They are defining emotional intelligence much too narrowly. Because they’re focusing only on Esther’s sociability, sensitivity and likability, they’re missing critical elements of emotional intelligence that could make her a stronger, more effective leader.

There are many models of emotional intelligence, each with its own set of abilities. We define EI as comprising four domains: self-awareness, self-management, social awareness and relationship management. Nested within each domain are 12 EI competencies. These include areas in which Esther is clearly strong: empathy, positive outlook, adaptability, emotional self-control and emotional self-awareness. But they also include crucial abilities such as achievement, influence, organizational awareness, coaching and mentoring, conflict management, teamwork, and inspirational leadership. These skills should be just as much a part of any aspiring leader’s development priorities.

For example, if Esther had strength in conflict management, she would be skilled in giving people unpleasant feedback. And if she were more inclined to influence, she would want to provide that difficult feedback as a way to lead her direct reports and help them grow. Similarly, if Esther had developed her inspirational leadership competence, she would be more successful at driving change.

How can you tell where your EI needs improvement? Simply reviewing those 12 competencies in your mind can give you a sense of where you might need some development.

We recommend comprehensive 360-degree assessments, which collect both self-ratings and the views of others who know you well. You can get a rough gauge of where your strengths and weaknesses lie by asking those who work with you to give you feedback.

These assessments are critical to a full evaluation of your EI, but even understanding that these 12 competencies are all a part of your emotional intelligence is an important first step. Coaching is the most effective method for improving in areas of EI deficit.

Even people with many apparent leadership strengths can stand to better understand those areas of EI where we have room to grow.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.