La mejor estrategia para ser más creativo: agendar sus recesos

Cuando tratamos de resolver problemas que requieren creatividad, solemos encontrarnos dando vueltas alrededor de las mismas ideas poco efectivas y no reconocemos cuando es tiempo de avanzar. En este artículo le presentamos una mejor estrategia para abordar problemas que requieren creatividad.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Imagine que, en una tarde de viernes, antes de salir del trabajo para comenzar su fin de semana, se le pide resolver dos problemas que requieren pensamiento creativo. Usted:

  1. Pasa la primera mitad de su tiempo lidiando con el primer problema y la segunda mitad del tiempo analizando el segundo.
  2. Alterna entre los dos problemas a un intervalo regular y predeterminado (por ejemplo, cambiando cada cinco minutos).
  3. Alterna entre los problemas a su propia discreción.

Si usted es como los cientos de personas que han respondido esta pregunta, elegiría alternar entre los dos problemas a su propia discreción. Después de todo, este enfoque ofrece un máximo de autonomía y flexibilidad, permitiéndole cambiar de un problema al otro cuando se sienta atorado.

Sin embargo, si su meta es obtener respuestas creativas, este enfoque podría no ser óptimo. En lugar de ello, alternar entre los problemas a un intervalo regular y predeterminado seguramente brindará los mejores resultados, de acuerdo con nuestra investigación.

¿Por qué? Porque cuando tratamos de resolver problemas que requieren creatividad, solemos encontrarnos dando vueltas alrededor de las mismas ideas poco efectivas y no reconocemos cuando es tiempo de avanzar. En contraste, el alternar regularmente entre dos tareas a un intervalo definido puede reiniciar su pensamiento, permitiéndole enfocar cada tarea desde ángulos frescos.

En un experimento, asignamos aleatoriamente a los participantes a uno de los tres enfoques mencionados arriba. Los participantes que fueron instruidos a alternar continuamente entre los dos problemas a intervalos fijos tuvieron significativamente más probabilidades de encontrar las respuestas correctas a ambos problemas, en comparación con los participantes que alternaron a su propia discreción o a la mitad del tiempo asignado.

En un segundo estudio, enfocado en la generación de ideas creativas, los problemas que planteamos no tenían respuestas correctas. Nuevamente encontramos que los participantes a quienes se les instruyó alternar a intervalos fijos entre las dos tareas de generación de ideas produjeron más ideas novedosas.

Otros estudios han encontrado que recesos breves durante la generación de ideas pueden incrementar la variedad de estas. Los hallazgos de estos investigadores sugieren que el ir y venir de su vida laboral cotidiana podría facilitar su creatividad, si esta lo lleva a dar un paso atrás en la tarea que realiza y refrescar su pensamiento.

Cuando usted esté trabajando en tareas que se beneficiarían del pensamiento creativo, conscientemente inserte recesos para refrescar su enfoque. Defínalos a intervalos regulares -use un reloj si lo necesita. Cuando suene, cambie de tareas: revise su correo electrónico o limpie su escritorio. Tendemos a generar ideas redundantes cuando no tomamos recesos regulares; pregúntese si es que sus ideas más recientes son cualitativamente diferentes. Además, no se sienta culpable acerca de tomar recesos, especialmente cuando se sienta atorado. Hacerlo podría ser el mejor uso de su tiempo.

“Los participantes a quienes se les instruyó alternar a intervalos fijos entre las dos tareas de generación de ideas produjeron más ideas novedosas”.

“El ir y venir de su vida laboral cotidiana podría facilitar su creatividad, si esta lo lleva a dar un paso atrás en la tarea que realiza y refrescar su pensamiento”.

“Tendemos a generar ideas redundantes cuando no tomamos recesos regulares; pregúntese si es que sus ideas más recientes son cualitativamente diferentes”.

Si su meta es obtener respuestas creativas, alternar entre los problemas a un intervalo regular y predeterminado seguramente brindará los mejores resultados, de acuerdo con nuestra investigación.

¿Por qué? Porque cuando tratamos de resolver problemas que requieren creatividad, solemos encontrarnos dando vueltas alrededor de las mismas ideas poco efectivas y no reconocemos cuando es tiempo de avanzar. En contraste, el alternar regularmente entre dos tareas a un intervalo definido puede reiniciar su pensamiento, permitiéndole enfocar cada tarea desde ángulos frescos.

Otros estudios han encontrado que recesos breves durante la generación de ideas pueden incrementar la variedad de estas.

Cuando usted esté trabajando en tareas que se beneficiarían del pensamiento creativo, conscientemente inserte recesos para refrescar su enfoque. Defínalos a intervalos regulares -use un reloj si lo necesita. Cuando suene, cambie de tareas: revise su correo electrónico o limpie su escritorio.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

To Be More Creative, Schedule Your Breaks

Imagine that on a Friday afternoon, before leaving work to start your weekend, you are asked to solve two problems that require creative thinking. Do you:

— Spend the first half of your time attempting the first problem and the second half of your time attempting the second.

— Alternate between the two problems at a regular, predetermined interval (e.g., switching every five minutes).

— Switch between the problems at your own discretion.

If you are like the hundreds of people who have answered this question, you would choose to switch between the two problems at your own discretion. After all, this approach offers maximum autonomy and flexibility, enabling you to change tracks from one problem to the other when you feel stuck.

But if your goal is to come up with creative answers, this approach may not be optimal. Instead, switching between the problems at a regular, predetermined interval will likely yield the best results, according to our research.

Why? Because when trying to solve problems that require creativity, we often find ourselves circling around the same ineffective ideas and don’t recognize when it’s time to move on. In contrast, regularly switching back and forth between two tasks at a set interval can reset your thinking, enabling you to approach each task from fresh angles.

In an experiment, we randomly assigned participants to one of the three approaches mentioned above. Participants who were instructed to continually switch back and forth between two problems at a fixed interval were significantly more likely to find the correct answer to both problems than participants who switched at their own discretion or halfway through the allotted time.

In a second study focused on generating creative ideas, the problems we posed had no right answers. We again found that participants who were instructed to switch back and forth between the two idea-generation tasks at a fixed interval produced the most novel ideas.

Other studies have found that brief breaks during idea generation can increase the variety of ideas generated. These researchers’ findings suggest that the hustle and bustle of your daily work life may facilitate your creativity if it leads you to step away from a task and refresh your thinking.

When you’re working on tasks that would benefit from creative thinking, consciously insert breaks to refresh your approach. Set them at regular intervals — use a timer if you have to. When it goes off, switch tasks: Check your email or clean your desk. We tend to generate redundant ideas when we don’t take regular breaks; ask yourself whether your latest ideas are qualitatively different. And don’t feel guilty about taking breaks, especially when you’re feeling stuck. Doing so may actually be the best use of your time.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print