Manejando las emociones después de la licencia de maternidad

texto alt

Regresar al trabajo después de la licencia de maternidad puede ser uno de los momentos más tensos, desafiantes y estresantes en la vida de una mujer. En este artículo encontrará 5 consejos que facilitaran este proceso.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Cuando se es una nueva mamá, se siente como si todos quisieran una pieza de usted –literalmente, en sentido figurado y emocional. Añada los cambios psicológicos, la falta de sueño y las fluctuaciones hormonales a la mezcla y es fácil entender por qué el regresar al trabajo después de la licencia de maternidad puede ser uno de los momentos más tensos, desafiantes y estresantes en la vida de una mujer.

En mi trabajo como entrenadora ejecutiva, he descubierto que las mujeres exitosas suelen mantener en privado sus problemas durante situaciones difíciles de re-ingreso. Esto puede ser debido a que no quieren que otros las vean débiles; porque no sienten que tengan un confidente en quien confiar (sus madres/amigas podrían juzgarlas, mientras que otros colegas podrían tomarles ventaja); o puede ser simplemente que no quieren abrir una caja de Pandora de dolor emocional al hablar acerca de ello.

El resultado comúnmente es la auto-duda y el compartimentar –una mujer me dijo que lloró por meses en el camino desde y hacia el trabajo, pero se mantuvo estoicamente enfocada durante la jornada laboral. En una crisis de corto plazo, el compartimentar puede estar bien, quizá incluso ser saludable. Pero la maternidad no es, ni de corto plazo, ni una crisis, así que necesitamos algunos enfoques más efectivos.

1. Esté bien informada respecto a las típicas emociones post-parto, de modo que no sienta que sus reacciones son anormales o que hay algo defectuoso o inadecuado en usted. Trate de abrirse a sus sentimientos y experimentarlos completamente, lo que hará menos probable que se obsesione con cualquier tema o desafío, como un rival laboral.

2. Defina lo que quiere, independientemente de lo que esté sucediendo en cualquier momento dentro de su lugar de trabajo. Si usted toma la decisión de trabajar a tiempo completo, debe ser porque eso es lo que ha decidido hacer, no porque se sienta obligada a competir por el favor de su jefe o por responsabilidades y tareas clave con un compañero en particular. Del mismo modo, si decide dejar ese trabajo (o el ámbito laboral) debe ser porque eso es lo que usted quiere a largo plazo, no porque su situación se sienta insostenible.

3. Obtenga el apoyo y la amabilidad que necesita, ya sea de algunos amigos de confianza, defensores o mentores internos o externos, o de un consejero. En particular, las mujeres que ya han pasado por esta situación estarán contentas de compartir sus historias y las lecciones que aprendieron, además de brindarle consejos basados en sus propias experiencias.

4. Encuentre aunque sea pequeñas formas de aumentar su nivel de resistencia ejecutiva, a través del ejercicio, la meditación, la nutrición, la hidratación y obteniendo tanto sueño y luz solar como pueda. Tome recesos cuando sea posible, en casa y en el trabajo, para restaurar su energía y recargar sus baterías. Esto puede significar que contrate a una niñera tan solo para que usted pueda subir a su cuarto y tomar una siesta; eso está bien.

5. Prepárese desde antes para conversaciones difíciles, ya sea con su jefe o con un rival de la oficina. Mantenga la compostura y el profesionalismo, planee usar un lenguaje positivo y de búsqueda de soluciones, que no implique críticas o parezca ser acusatorio. Ésta es la mejor idea casi todo el tiempo, pero es incluso más importante si usted está en un lugar de trabajo donde los colegas están usando la licencia que tomó como pretexto para atacarla: perder el estilo solo les dará más municiones.

“Las mujeres exitosas suelen mantener en privado sus problemas durante situaciones difíciles de re-ingreso”.

Esté bien informada respecto a las típicas emociones post-parto, de modo que no sienta que sus reacciones son anormales o que hay algo defectuoso o inadecuado en usted.”.

Mantenga la compostura y el profesionalismo, planee usar un lenguaje positivo y de búsqueda de soluciones, que no implique críticas o parezca ser acusatorio”.

En una crisis de corto plazo, el compartimentar (separar o dividir en compartimentos) puede estar bien, quizá incluso ser saludable. Pero la maternidad no es, ni de corto plazo, ni una crisis, así que necesitamos algunos enfoques más efectivos:

  1. Esté bien informada respecto a las típicas emociones post-parto.
  2. Defina lo que quiere.
  3. Obtenga el apoyo y la amabilidad que necesita.
  4. Encuentre aunque sea pequeñas formas de aumentar su nivel de resistencia ejecutiva.
  5. Prepárese desde antes para conversaciones difíciles.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Managing Emotions After Maternity Leave

When you’re a new mother, it feels like everyone wants a piece of you – literally, figuratively, and emotionally. Add physiological changes, a lack of sleep and hormonal fluctuations into that mix and it’s easy to understand why returning to work after maternity leave can be one of the most fraught, challenging and stressful times in a woman’s life.

In my work as an executive coach, I have found that successful women often keep their struggles private in difficult re-entry situations. This may be because they don’t want others to view them as weak; because they don’t feel like they have a confidant they can trust (their mother-friends may judge them, while other colleagues may take advantage of them); or it may simply be that they don’t want to open a Pandora’s Box of emotional pain by talking about it.

The result is often self-doubt and compartmentalizing – one woman told me that she cried for months on the way to and from work, then stoically focused during the work day. In a short-term crisis, compartmentalizing can be fine, perhaps even healthy. But motherhood is neither short-term, nor a crisis, so we need some more effective approaches:

1. Be well informed about typical post-partum emotions so you don’t feel that your reactions are abnormal or that there is something defective or inadequate about you. Try to be open to your feelings and to experience their full range, which will make you less likely to fixate on any given issue or challenge, such as a workplace rival.

2. Figure out what you want independent of what is happening at any given moment in your workplace. If you make the decision to work full-time, it should be because that’s what you’ve decided to do, not because you feel you need to compete with a particular peer for your boss’s favor or for key assignments or responsibilities. Similarly, if you decide to leave that job (or the workforce) it should be because that’s what you want long-term, not because your current situation feels untenable.

3. Get the support and kindness you need, whether that be from a few trusted friends, internal or external advocates or mentors, or a counselor. In particular, women who have already been through it will be glad to share their stories, lessons learned and to dispense advice based on their own experiences.

4. Find even small ways to build your executive stamina through fitness, meditation, nutrition, hydration and getting as much sleep and sunlight as you can. Take breaks when possible at home and at work to restore your energy and recharge your batteries. This may mean hiring a sitter just so you can go upstairs and take a nap; that’s OK.

5. Prepare in advance for difficult conversations, whether with your boss or with a workplace rival. Maintain your composure and professionalism, and plan to use positive, solution-seeking language that doesn’t imply criticism or appear accusatory. That’s a best practice almost all of the time, but it is even more important if you’re in a workplace where colleagues are using your leave as an excuse to undermine you; losing your cool will only give them more ammunition.

(Hilary Pearl is an executive coach and a principal at Dattner Consulting, LLC in New York City.)

© 2014 Harvard Business School Publishing Corp.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.