Para desarrollar mejores ideas y ser más productivo, busque momentos de soledad

Los grandes pensadores y líderes a lo largo de la historia -desde Virginia Wolf hasta Marcel Proust y el fundador de Apple, Steve Wozniak- han alabado la importancia de tener un metafórico cuarto propio. En este artículo le presentamos por qué es importante el tiempo a solas.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

En nuestras oficinas contemporáneas y nuestras vidas siempre ocupadas, el tiempo de soledad puede ser difícil de obtener. Sin embargo, los pensadores exitosamente creativos comparten una necesidad de soledad. Ellos hacen una práctica del alejarse de las distracciones de la vida cotidiana, para darle a sus mentes el espacio donde reflexionar, hacer nuevas conexiones y encontrar significados.

Los grandes pensadores y líderes a lo largo de la historia -desde Virginia Wolf hasta Marcel Proust y el fundador de Apple, Steve Wozniak- han alabado la importancia de tener un metafórico cuarto propio. Sin embargo, la cultura actual enfatiza en exceso la importancia de la constante interacción social, debido en parte a las redes sociales. Tendemos a ver el tiempo pasado a solas como un desperdicio o la indicación de una personalidad antisocial. En lugar de ello, deberíamos verlo como una señal de madurez emocional y de un saludable desarrollo psicológico.

En años recientes, los neurocientíficos han descubierto que tendemos a obtener las mejores ideas cuando nuestra atención no está plenamente enfocada en el entorno inmediato o en la tarea que realizamos. Cuando no estamos enfocados en nada en particular -y en lugar de eso dejamos que la mente divague o se sumerja en nuestra profunda bodega de memorias, ideas y emociones- se activa el modo básico de red del cerebro. Muchas de nuestras perspectivas más originales surgen de la actividad de esta red, o, como nos gusta llamarla, la “red de la imaginación.”

Sus tres componentes principales -la formación personal de sentido, la estimulación mental y la toma de perspectiva- suelen funcionar juntos cuando estamos reflexionando. Usando muchas regiones a lo largo del cerebro, la red de la imaginación nos permite recordar el pasado, pensar acerca del futuro, ver otras perspectivas y escenarios, comprender historias, entendernos a nosotros mismos y crear significados a partir de nuestras experiencias.

Activar esta red requiere una profunda reflexión interna, y esta clase de reflexión se facilita con la soledad. Esta es la razón por la que muchas veces tenemos perspectivas creativas cuando nos estamos relajando o haciendo tareas mundanas y habituales, como bañarnos o lavar los trastes.

Aunque los lugares de trabajo modernos no suelen conducir a esta clase de tiempo de soledad, hay cosas que los gerentes y sus equipos pueden hacer para reclamar esa soledad y mejorar su capacidad de pensar creativamente, sin disminuir la colaboración.

Una solución es darles a los empleados la flexibilidad de trabajar a distancia, particularmente cuando están enfocados en tareas creativas, que requieren generar ideas nuevas y originales. Otra es designar una oficina o sala de conferencias para trabajo silencioso. Pero, más que todo, los gerentes deben dejar que los empleados sepan que respetarán sus estilos individuales de trabajo, y que alejarse de los escritorios para pensar en soledad está bien. De hecho, los gerentes deberían alentar esto activamente, además de urgir a los empleados a que tomen todos sus días de vacaciones. Tener tiempo periódico para descansar y reflexionar le dará equipo el espacio para reponer su energía creativa.

Es tiempo de permitirle a los trabajadores creativos, como aconsejó el novelista Zadie Smith, “proteger el tiempo y espacio” en el que trabajan. Hacerlo ayuda a sentar las bases para una verdadera innovación.

“Cuando no estamos enfocados en nada en particular -y en lugar de eso dejamos que la mente divague o se sumerja en nuestra profunda bodega de memorias, ideas y emociones- se activa el modo básico de red del cerebro”.

“Los gerentes deben dejar que los empleados sepan que respetarán sus estilos individuales de trabajo, y que alejarse de los escritorios para pensar en soledad está bien”.

“Tener tiempo periódico para descansar y reflexionar le dará equipo el espacio para reponer su energía creativa”.

Los grandes pensadores y líderes a lo largo de la historia -desde Virginia Wolf hasta Marcel Proust y el fundador de Apple, Steve Wozniak- han alabado la importancia de tener un metafórico cuarto propio.

En años recientes, los neurocientíficos han descubierto que tendemos a obtener las mejores ideas cuando nuestra atención no está plenamente enfocada en el entorno inmediato o en la tarea que realizamos. Cuando no estamos enfocados en nada en particular -y en lugar de eso dejamos que la mente divague o se sumerja en nuestra profunda bodega de memorias, ideas y emociones- se activa el modo básico de red del cerebro. Muchas de nuestras perspectivas más originales surgen de la actividad de esta red, o, como nos gusta llamarla, la “red de la imaginación.”

Sus tres componentes principales -la formación personal de sentido, la estimulación mental y la toma de perspectiva- suelen funcionar juntos cuando estamos reflexionando.

Activar esta red requiere una profunda reflexión interna, y esta clase de reflexión se facilita con la soledad. Esta es la razón por la que muchas veces tenemos perspectivas creativas cuando nos estamos relajando o haciendo tareas mundanas y habituales, como bañarnos o lavar los trastes.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Protect Your Alone Time

In our contemporary offices and ever-busy lives, alone time can be difficult to come by. But successful creative thinkers share a need for solitude. They make a practice of turning away from the distractions of daily life to give their minds space to reflect, make new connections and find meaning.

Great thinkers and leaders throughout history — from Virginia Woolf to Marcel Proust to Apple co-founder Steve Wozniak — have lauded the importance of having a metaphorical room of one’s own. But today’s culture overemphasizes the importance of constant social interaction, due in part to social media. We tend to view time spent alone as time wasted or as an indication of an anti-social personality. Instead, we should see it as a sign of emotional maturity and healthy psychological development.

In recent years, neuroscientists have discovered that we tend to get our best ideas when our attention is not fully engaged in our immediate environment or the task at hand. When we’re not focusing on anything in particular — instead letting the mind wander or dip into our deep storehouse of memories, ideas and emotions — the brain’s default mode network is activated. Many of our most original insights arise from the activity of this network, or as we like to call it, the “imagination network.”

Its three main components — personal-meaning making, mental simulation and perspective taking — often work together when we’re reflecting. Using many regions across the brain, the imagination network enables us to remember the past, think about the future, see other perspectives and scenarios, comprehend stories, understand ourselves, and create meaning from our experiences.

Activating this network requires deep internal reflection, and this type of reflection is facilitated by solitude, which is why we often get creative insights when we’re relaxing or doing mundane, habitual tasks like showering or washing the dishes.

While the modern workplace is often not conducive to this type of alone time, there are things managers and their teams can do to reclaim solitude and improve their ability to think creatively without diminishing collaboration.

One solution is to give employees the flexibility to work remotely, particularly when they’re focused on creative assignments that require them to generate new and original ideas. Another is to designate an office or conference room for quiet work. But most of all, managers should let employees know that they’ll respect their individual work styles, and that slipping away from their desks to think in solitude is OK. In fact, managers should actively encourage this, as well as urge employees to take all of their vacation days. Having time for periodic rest and reflection will give your team the space to replenish their creative energy.

It’s time to allow creative workers, as novelist Zadie Smith advised, to “protect the time and space” in which they work. Doing so helps lay the foundation for true innovation.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.