Porqué dejar el trabajo para mañana no funciona

El aplazar constantemente el trabajo, y decirse que lo hará más tarde, es un autoengaño que merma su productividad. En este artículo le presentamos dos enfoques para combatir esta conducta.

Tiempo aproximado de Lectura:
3 minutos

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

¿Frecuentemente se dice a usted mismo que lo hará mejor la “próxima vez,” pero nunca mejora cuando esa siguiente ocasión llega? ¿Comúnmente decide hacer algo “después” solo para darse cuenta de que nunca lo hace? Si respondió “sí” a cualquiera de estas preguntas, usted probablemente ignora el hecho de que su comportamiento del día de hoy es un fuerte indicador de cómo será su comportamiento mañana.

Como experta en inversión efectiva del tiempo, he visto a muchos individuos que aplazan el trabajo porque piensan: “haré mucho más tarde.” Desgraciadamente, apostarle al tiempo futuro raramente se alinea con resultados productivos. Esta mentalidad lleva a un auto sabotaje subconsciente, porque los individuos no toman ventaja de la oportunidad de hacer las tareas en el momento y, cuando el “después” llega, se sienten culpables y agotados.

A menos que usted haga un esfuerzo consciente para cambiar su comportamiento, el mal manejo del tiempo hoy, lo llevará a un mal manejo del tiempo mañana. Considere estos dos enfoques para elevar su productividad:

+ Elimine las opciones futuras: Si tiende a decirse que hará el trabajo después –quizá en la noche, o el fin de semana- usted elevará sus posibilidades de aplazar durante el día. La verdad es que raramente será capaz de hacer las cosas eficientemente durante esas horas tardías, porque se sentirá cansado y resentido por el hecho de que nunca tiene tiempo de descanso libre de culpa.

Para superar este resquicio psicológico, necesita eliminar la opción de hacer su trabajo más tarde. Desafíese a usted mismo a encontrar momentos durante la jornada laboral para completar sus tareas. Observe su lista de proyectos y estime aproximadamente cuánto le tomará tener listas ciertas partes. Por ejemplo, si tiene una presentación a final de mes, determine cuánto le tomará reunir la información, ensamblar la presentación y revisarla con su equipo. Después asigne tiempos específicos en su horario, entre hoy y el día de la presentación, para completar cada tarea.

+ Reduzca los cambios en su agenda: Si se justifica el navegar en internet la mayor parte del día porque se dice a sí mismo que trabajará sin parar más tarde, usted solo se está preparando para la frustración. Cuando por fin intente realizar ese trabajo, o se sentirá tan culpable por su falta de productividad, que se distraerá de la labor, o se forzará tanto, que se agotará.

Afortunadamente, existe una forma de superar sus trucos mentales. Los estudios realizados por el economista del comportamiento Howard Rachlin muestran que los fumadores a los que se les dice que reduzcan la variabilidad de su hábito –al fumar la misma cantidad de cigarrillos todos los días- gradualmente disminuyen su consumo total, incluso aunque no se les dijo que fumaran menos. Al enfocarse en el hecho de que, si fumaban una cajetilla completa hoy, tendrían que fumar otra mañana y al día siguiente, encontraron menos atractivo el fumar dicha cajetilla.

Usted puede aplicar el mismo principio al manejar su tiempo efectivamente. En lugar de decirse, “está bien navegar en internet la mitad del día, porque haré mucho, más tarde en la semana,” pregúntese a usted mismo: ¿quiero navegar en internet la mitad del día por el resto de mi vida?” su respuesta probablemente será “por supuesto que no.” Entonces podrá dedicar ese espacio de tiempo a algo más productivo.

Usar sabiamente el tiempo presente, en lugar de apostarle al tiempo futuro, puede ayudarle a mantenerse comprometido con sus metas. Si usted tiene un proyecto laboral que ha estado evitando por meses, piense en cómo puede aplicar estas estrategias para empezar a trabajar en él desde hoy.

“Desgraciadamente, apostarle al tiempo futuro raramente se alinea con resultados productivos.”

“A menos que usted haga un esfuerzo consciente para cambiar su comportamiento, el mal manejo del tiempo hoy, lo llevará a un mal manejo del tiempo mañana.”

“Usar sabiamente el tiempo presente, en lugar de apostarle al tiempo futuro, puede ayudarle a mantenerse comprometido con sus metas.”

A menos que usted haga un esfuerzo consciente para cambiar su comportamiento, el mal manejo del tiempo hoy, lo llevará a un mal manejo del tiempo mañana.

Considere estos dos enfoques para elevar su productividad:

  • Elimine las opciones futuras: Si tiende a decirse que hará el trabajo después, usted elevará sus posibilidades de aplazar durante el día.
  • Reduzca los cambios en su agenda: Usar sabiamente el tiempo presente, en lugar de apostarle al tiempo futuro, puede ayudarle a mantenerse comprometido con sus metas.

Si usted tiene un proyecto laboral que ha estado evitando por meses, piense en cómo puede aplicar estas estrategias para empezar a trabajar en él desde hoy.

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Why Saving Work for Tomorrow Doesn’t Work

Do you frequently tell yourself that you’ll do better “next time” but never improve when that next time arrives? Do you often decide to do something “later” only to find that it never gets done?

If you answered “yes” to either of these questions, you’re probably ignoring the fact that your behavior today is a strong indicator of your behavior tomorrow.

As an expert in effective time investment, I’ve seen too many individuals procrastinate at work because they think, “I’ll get a lot done later.” Unfortunately, banking on future time rarely aligns with productive results. This mindset leads to unconscious self-sabotage because individuals don’t take advantage of the opportunity to get tasks done right now, and when later comes, they find themselves feeling guilty and burned out.

Unless you make a conscious effort to change your behavior, poor time management today will only lead to poor time management tomorrow. Consider these two approaches to boost your productivity.

ELIMINATE FUTURE OPTIONS. If you have a tendency to tell yourself that you’ll get work done later – maybe at night or on the weekend – you only increase your chances of procrastinating during the day. And the truth is that you’re rarely able to get things done efficiently during those later times because you feel tired and resentful of the fact that you never have any guilt-free downtime.

To overcome this psychological loophole, you need to eliminate the option to do your work later. Challenge yourself to find times during your workday to complete your assignments. Look at your project list and estimate approximately how long it will take to get certain items done. For example, if you have a presentation at the end of the month, determine how long it will take you to gather the information, put together the presentation and review it with your team. Then assign specific times in your schedule between now and the presentation for you to complete each task.

REDUCE VARIABILITY IN YOUR SCHEDULE. If you justify surfing the Internet most of the day because you tell yourself that you’ll work nonstop later, you’re only setting yourself up for frustration. When you do attempt to tackle that work, you’ll either feel so guilty about your lack of productivity that it will distract you from the task at hand, or you’ll push yourself so hard that you’ll burn out.

Fortunately, there’s a way to outsmart your mental tricks. Studies done by behavioral economist Howard Rachlin show that smokers told to reduce variability in their smoking behavior – to smoke the same amount of cigarettes each day – gradually decreased their overall smoking, even though they weren’t told to smoke less. By focusing on the fact that if they smoked a pack of cigarettes today, they would need to smoke a pack the next day and the next, they found smoking that pack less appealing.

You can apply the same principle toward managing your time effectively. Instead of telling yourself, “It’s OK if I surf the Internet for half the day because I’ll get so much done later this week,” ask yourself this question: “Do I want to surf the Internet for half the day for the rest of my life?” Your answer will probably be, “Of course not.” You can then decide to dedicate that chunk of time to something more productive.

Using the present moment wisely instead of banking on time in the future can help you stay committed to your goals. If you have a project at work you’ve been avoiding for months, think about how you can apply these strategies to start working on it today.

(Elizabeth Grace Saunders is the author of “The 3 Secrets to Effective Time Investment: How to Achieve More Success With Less Stress.”)

© 2014 Harvard Business School Publishing Corp.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.