Por qué necesita un día intocable cada semana

Conforme nuestro mundo se vuelve más ocupado y nuestros teléfonos suenan más, la atención y los resultados creativos se están volviendo los recursos más escasos. Además, si no está tomando tiempo para poner algo nuevo y hermoso en el mundo, su valor disminuye con rapidez.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Conforme nuestro mundo se vuelve más ocupado y nuestros teléfonos suenan más, la atención y los resultados creativos se están volviendo los recursos más escasos. Además, si no está tomando tiempo para poner algo nuevo y hermoso en el mundo, su valor disminuye con rapidez.

En mi primer año como autor a tiempo completo, comencé a sentir que mi productividad se deslizaba. No solo era descorazonador; también era vergonzoso. Finalmente encontré una solución que siento que ha salvado mi carrera, mi tiempo y mi cordura: “días intocables”.

Estos son días en los que estoy 100% ilocalizable de cualquier forma…y para cualquier persona. Así es como completo mi trabajo más creativo y satisfactorio. En un día donde escribo entre reuniones produciré quizá 500 palabras. En un día intocable no es inusual que escriba 5,000 palabras- en esos días soy 10 veces más productivo.

¿Cómo obtengo días intocables? Reviso mi calendario con 16 semanas de antelación, y para cada una bloqueo un día entero como INTOCABLE. Lo pongo justamente así, en mayúscula plena. INTOCABLE. Dejo que los días INTOCABLES simplemente me griten.

En el día intocable, me imagino sentado en un vehículo a prueba de balas y rodeado por dos pulgadas de plástico impenetrable. Nada entra, nada sale. Las reuniones rebotan en el parabrisas. Los textos, alertas y llamadas telefónicas también. Mi celular está en modo avión todo el día. Mi laptop tiene el Wi-Fi completamente deshabilitado.

Considero que los días intocables tienen dos componentes. Está primero un profundo trabajo creativo. Cuando entra en la zona, se encuentra en un estado de flujo, y el gran proyecto en el que ha estado trabajando se logra paso a paso. Después están los nitros –pequeñas explosiones de combustible que puede usar para impulsarse si topa con pared. Los momentos improductivos de frustración le pueden pasar a cualquiera de nosotros, y es menos importante evitarlos que simplemente tener herramientas mentales que pueda usar cuando ocurren. ¿Cuáles son mis herramientas? Ir al gimnasio a ejercitarme. Comer un paquete de almendras. Salir a caminar. Una meditación de 10 minutos. Moverme a otro lugar de trabajo.

¿Qué sucede si recibo una increíble invitación para hablar o si alguien mucho más importante que yo tiene solo ese día para reunirnos? Tengo una regla simple. Los días intocables nunca pueden borrarse, pero pueden moverse al fin de semana, aunque sin brincar a la siguiente. Entonces, si hay que moverlos del miércoles al jueves o viernes, está bien –incluso si debo reagendar cuatro reuniones para hacer espacio. Cuando usted planta la bandera del día intocable en su calendario, en realidad se siente como algo permanente en su mente.

“Conforme nuestro mundo se vuelve más ocupado y nuestros teléfonos suenan más, la atención y los resultados creativos se están volviendo los recursos más escasos”.

“Cuando entra en la zona, se encuentra en un estado de flujo, y el gran proyecto en el que ha estado trabajando se logra paso a paso”.

“Cuando usted planta la bandera del día intocable en su calendario, en realidad se siente como algo permanente en su mente”.

¿Cómo obtengo días intocables? Reviso mi calendario con 16 semanas de antelación, y para cada una bloqueo un día entero como INTOCABLE. Lo pongo justamente así, en mayúscula plena. INTOCABLE. Dejo que los días INTOCABLES simplemente me griten.

En el día intocable, me imagino sentado en un vehículo a prueba de balas y rodeado por dos pulgadas de plástico impenetrable. Los textos, alertas y llamadas telefónicas también. Mi celular está en modo avión todo el día. Mi laptop tiene el Wi-Fi completamente deshabilitado. ¿Qué sucede si recibo una increíble invitación para hablar o si alguien mucho más importante que yo tiene solo ese día para reunirnos? Tengo una regla simple. Los días intocables nunca pueden borrarse, pero pueden moverse al fin de semana, aunque sin brincar a la siguiente.

© 2018 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

Why You Need an Untouchable Day Every Week

As our world gets busier and our phones get beepier, the scarcest resources for all of us are becoming attention and creative output. And if you’re not taking time to put something new and beautiful out into the world, then your value is diminishing fast.

In my first year as a full-time author, I started feeling my productivity slipping. It wasn’t just disheartening; it was also embarrassing. I finally found a solution that I feel has saved my career, my time and my sanity: “untouchable days.”

These are days when I am 100% unreachable in any way … by anyone. They’re how I complete my most creative and rewarding work. On a day when I write between meetings, I’ll produce maybe 500 words. On an untouchable day, it’s not unusual for me to write 5,000 words. On these days, I’m 10 times more productive.

How do I carve out untouchable days? I look at my calendar 16 weeks ahead of time, and for each week, I block out an entire day as UNTOUCHABLE. I put it in all-caps just like that, too. UNTOUCHABLE. I allow UNTOUCHABLE days to just scream out to me.

On the untouchable day, I picture myself sitting in a bulletproof car surrounded by 2 inches of impenetrable plastic. Nothing gets in. Nothing gets out. Meetings bounce off the windshield. Texts, alerts and phone calls, too. My cellphone is in airplane mode all day. My laptop has Wi-Fi completely disabled.

I think of untouchable days as having two components. There is the deep creative work. When you’re in the zone, you’re in a state of flow, and the big project you’re working on is getting accomplished step by step. And then there are the nitros — little blasts of fuel you can use to prime your own pump if you hit a wall. Unproductive moments of frustration happen to all of us, and it’s less important to avoid them than to simply have a mental toolkit you can use when they happen. What are my tools? Heading to the gym for a workout. Grabbing a pack of almonds. Getting up and going for a walk. A 10-minute meditation. Switching to a new workspace.

What happens if I get an incredible speaking invite or somebody much more important than me only has this one day to get together? I have a simple rule. While untouchable days can never be deleted, they can be moved to the weekends. They can’t jump weeks, though. So if they need to move from a Wednesday to a Thursday or a Friday, that’s fine — even if I have to move four meetings to make room. When you plant the untouchable day flag on your calendar, it really does feel permanent in your mind.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print