Propóngase hacer del aprendizaje un hábito durante este año

texto alt

El aprendizaje continuo en la mayoría de los casos es difícil de mantener, por eso, he aquí algunas estrategias útiles para hacer un hábito del aprendizaje en el trabajo.


Este artículo le será útil para:

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

El nuevo año está aquí, y para muchos de nosotros esto significa propósitos. En el trabajo, los propósitos suelen traducirse en un vago deseo de ampliar nuestros horizontes o aprender nuevas cosas. Sin embargo, para lograr un progreso realmente consistente, necesitamos hacer del aprendizaje un hábito.

He aquí algunas estrategias útiles para hacer un hábito del aprendizaje en el trabajo.

  1. Piense en grande. En el tumulto de la vida cotidiana, puede ser difícil dar un paso atrás y pensar acerca de lo que más importa. ¿Dónde quiere estar en dos años? ¿Cómo puede desarrollar sus habilidades, para hacer su trabajo más interesante y volverlo a usted más valioso? Algunas personas prefieren hacer esta clase de pensamientos a solas; otras prefieren hablarlo con algunos colegas de confianza o con un viejo amigo.
  2. Tome el tiempo para pensar en pequeño. Algunas veces las personas se abruman cuando tratan de hacer grandes planes o plantear grandes preguntas, así que también es útil enfocarse en pasos pequeños y manejables que puede incorporar inmediatamente en su vida.
  3. Pregúntese, ¿a quién envidia? La envidia es una emoción incómoda, pero es instructiva. Si usted envidia a alguien, esa persona tiene algo que usted desearía. Puede ayudar a mostrarnos cómo queremos crecer y cambiar.
  4. Sea específico respecto a lo que pide de usted mismo. Ponga su resolución en forma de una acción concreta, medible y administrable, como “cada mes, asistir al menos a dos eventos con oportunidades de aprendizaje” o “pasar dos horas cada tarde del jueves leyendo todos los artículos que guardé durante la semana.”
  5. Monitoree su hábito. La investigación muestra que simplemente al monitorear un comportamiento, tendemos a hacer un trabajo mucho mejor respecto a él. Mantenga registro, y se empujará a usted mismo en la dirección correcta.
  6. Agende tiempo para su hábito. Algo como “investigar tal y tal cosa” es una meta que puede ser empujada hasta el fondo de la lista de pendientes, así que agende un tiempo específico para la investigación y el aprendizaje.
  7. Reconozca que trabajar es una de las formas más peligrosas de postergación. Cuando se tenga tiempo para hacer un cierto trabajo, debería hacerse trabajo y nada más. No llenar, no limpiar, no revisar correos electrónicos.
  8. Pase tiempo con personas que tienen el hábito de aprender lo que usted quiere emular. Si usted sabe que algunos de sus compañeros hacen un hábito del aprendizaje en el trabajo, haga un esfuerzo para pasar tiempo con ellos y usted tomará ese hábito con mayor facilidad.

Debemos darle forma a nuestros hábitos para que se acomoden a nosotros -nuestra propia naturaleza, nuestros propios intereses, nuestras fortalezas. Cuando nos entendemos a nosotros mismos, podemos aplicar estrategias de formación de hábitos con mayor probabilidad de éxito.

“En el tumulto de la vida cotidiana, puede ser difícil dar un paso atrás y pensar acerca de lo que más importa”.

“La investigación muestra que simplemente al monitorear un comportamiento, tendemos a hacer un mucho mejor trabajo respecto a él”.

“Cuando nos entendemos a nosotros mismos, podemos aplicar estrategias de formación de hábitos con mayor probabilidad de éxito”.

Para lograr un progreso realmente consistente, necesitamos hacer del aprendizaje un hábito. He aquí algunas estrategias útiles para hacer un hábito del aprendizaje en el trabajo.

  1. Piense en grande.
  2. Tome el tiempo para pensar en pequeño.
  3. Pregúntese, ¿a quién envidia?
  4. Sea específico respecto a lo que pide de usted mismo.
  5. Monitoree su hábito.
  6. Agende tiempo para su hábito.
  7. Reconozca que trabajar es una de las formas más peligrosas de postergación.
  8. Pase tiempo con personas que tienen el hábito de aprender lo que usted quiere emular.

Debemos darle forma a nuestros hábitos para que se acomoden a nosotros -nuestra propia naturaleza, nuestros propios intereses, nuestras fortalezas.

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

También le puede interesar:

https://dirigehoy.info/1_minute_tips/trabajo-en-equipo/haga-que-escuchen-sus-ideas/

https://dirigehoy.info/s_premium/premium/e-books/e-book-10-articulos-esenciales-para-lograr-el-equilibrio-vida-trabajo/

https://dirigehoy.info/s_premium/premium/herramientas/kit-herramientas-para-negociar-con-resultados/

 

 

 


Resolve to Make Learning a Habit at Work This Year

The new year is here, and for many of us that means resolutions. At work, resolutions often translate into vague desires to broaden our horizons or learn new things. But to really make consistent progress, we need to make learning a habit.

Here are some helpful strategies for making a habit of on-the-job learning.

1. Think big. In the tumult of everyday life, it can be hard to step back and think about what matters most. Where do you want to be in two years? How could you develop your skills to make your work more interesting and yourself more valuable? Some people prefer to do this kind of thinking alone; others prefer to talk it out with a few trusted co-workers or an old friend.

2. Take time to think small. Sometimes people get overwhelmed when they try to make grand plans or ask huge questions, so it’s also useful to focus on small, manageable steps that you can incorporate into your life immediately.

3. Ask yourself: Whom do you envy? Envy is an uncomfortable emotion, but it’s instructive. If you envy someone, that person has something you wish you had. It can help show us how we want to grow and change.

4. Be specific about what you’re asking of yourself. Put your resolution into the form of a concrete, measurable, manageable action, such as “every month, go to at least two events with learning opportunities” or “spend two hours every Thursday afternoon reading all the articles I saved during the week.”

5. Monitor your habit. Research shows that simply by monitoring a behavior, we tend to do a much better job of it. Keep track, and you’ll push yourself in the right direction.

6. Schedule time for your habit. Something like “Research such-and-such” is a goal that can keep getting pushed to the bottom of the to-do list. So schedule a specific time for research and learning.

7. Recognize that working is one of the most dangerous forms of procrastination. When you schedule time to do certain work, you should do that work, and nothing else. No filing, no cleaning, no checking emails.

8. Spend time with people who have the habits of learning that you want to emulate. If you know that some of your co-workers make on-the-job learning a habit, go out of your way to spend time with them, and you’ll more easily pick up that habit yourself.

We must shape our habits to suit ourselves — our own nature, our own interests, our own strengths. When we understand ourselves, we can apply habit-forming strategies with the greatest chance of success.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.