Qué hacer cuando considera que su revisión de desempeño está equivocada

Es comprensible estar triste, incluso molesto, cuando no concuerda con su evaluación de desempeño, pero ¿Cómo debería responder usted si su gerente le da una revisión que parece equivocada? En este artículo le decimos cómo.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descarga este Artículo

Aún recuerdo mi primera revisión de desempeño, incluso aunque han pasado casi 50 años desde que Ray Moeller, mi primer jefe en GE, me llamó a su oficina y me entregó un documento al que se refirió como una “valoración de desempeño.”

Lo leí. Dolió.

La evaluación de mi desempeño por parte de Ray fue severa, pero también correcta: no estaba haciendo buen trabajo. Ray lo dejo claro. Mi respuesta fue mejorar inmediatamente y comenzar a ganarme el salario.

Podría haber reaccionado en forma distinta si hubiera sentido que la revisión era incorrecta o injusta. ¿Cómo debería responder usted si su gerente le da una revisión que parece errada?

Comience reconociendo que una valoración de desempeño es un registro formal de la opinión de su supervisor sobre la calidad del trabajo de un empleado.

Siempre y cuando esa opinión esté basada en la evaluación honesta de su directivo, y no esté matizada por prejuicios personales, el tema está resuelto.

Todos pensamos ser mejores de lo que en realidad somos. Así que el primer paso es aceptar que el jefe podría, de hecho, tener razón.

Con ello en mente, usted generalmente tiene tres opciones:

  • “Mi jefe podría tener razón. Estoy decepcionado, pero voy a aceptarlo y hacer los cambios que sean necesarios para justificar una calificación más alta el próximo año.”
  • “¡Esta calificación es incorrecta, y estoy dispuesto a hacer lo que sea necesario para conseguir que la cambien!”
  • “Me voy de aquí.”

Elija claramente y a continuación proceda.

Los problemas de evaluación más fáciles de resolver podrían ser aquellos en los que la opinión del gerente esté basada en información incorrecta. Algunas veces la información errónea es suficiente para justificar un desafío al resultado final. Sin embargo, desafiar la valoración del jefe, incluso en un caso evidente de mala información, es siempre un tema complicado. Asegúrese de que vale la pena.

Sin importar lo que haga, no busque una solución inmediata. Diga algo como: “me gustaría pensar acerca de lo que has dicho y escrito, y quizá tener otra conversación antes de que esto se vuelva oficial. ¿Podría verte en uno o dos días?”

A continuación, consúltelo con la almohada. Considere si la valoración de su jefe podría ser correcta, o al menos no estar tan lejos de la realidad como para que no valga la pena hacer un gran escándalo.

Cuando vuelva hablar con su jefe, haga una de dos cosas. Reconozca el hecho de que recibir la valoración sirvió como una significativa experiencia de aprendizaje y pregunte cómo puede hacer una contribución más valiosa en los próximos 12 meses. O dígale a su jefe que después de un serio análisis, usted considera que es justificado un cambio en la calificación.

Es comprensible estar triste, incluso molesto, cuando no concuerda con su evaluación de desempeño, pero proceder con cuidado en lugar de actuar impulsivamente es el mejor enfoque -y el que tiene más probabilidades de ganarle una valoración más favorable en el futuro.

“Los problemas de evaluación más fáciles de resolver podrían ser aquellos en los que la opinión del gerente esté basada en información incorrecta”.

“Considere si la valoración de su jefe podría ser correcta, o al menos no estar tan lejos de la realidad como para que no valga la pena hacer un gran escándalo”.

“Dígale a su jefe que después de un serio análisis, usted considera que es justificado un cambio en la calificación”.

¿Cómo debería responder usted si su gerente le da una revisión que parece errada?

Comience reconociendo que una valoración de desempeño es un registro formal de la opinión de su supervisor sobre la calidad del trabajo de un empleado.

Todos pensamos ser mejores de lo que en realidad somos. Así que el primer paso es aceptar que el jefe podría, de hecho, tener razón.

Con ello en mente, usted generalmente tiene tres opciones:

  • “Mi jefe podría tener razón. Estoy decepcionado, pero voy a aceptarlo y hacer los cambios que sean necesarios para justificar una calificación más alta el próximo año.”
  • “¡Esta calificación es incorrecta, y estoy dispuesto a hacer lo que sea necesario para conseguir que la cambien!”
  • “Me voy de aquí.”

Elija claramente y a continuación proceda.

© 2017 Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

What to Do When You Think Your Performance Review Is Wrong

I still remember my first performance review, even though it’s been almost 50 years since Ray Moeller, my first boss at GE, called me into his office and handed me a document that he called a “performance appraisal.”

I read it. It hurt.

Ray’s appraisal of my performance was harsh, but it was also accurate: I wasn’t doing a good job. Ray laid it on the line. My response was to shape up immediately and start earning my pay.

I might have reacted differently if I’d felt the review was inaccurate or unfair. How should you respond if your manager gives you a review that seems off the mark?

Start by recognizing that a performance appraisal is a formal record of a supervisor’s opinion of the quality of an employee’s work.

As long as that opinion is based on your manager’s honest assessment and uncolored by personal biases, the matter is settled.

We all think we’re better than we really are. So the first step is to accept that the boss may, in fact, be right.

With that in mind, you’ve generally got three choices:

— “My boss may be right. I’m disappointed, but I’m going to accept this and make whatever changes are necessary to justify a higher rating next year.”

— “This rating is wrong, and I’m ready to do whatever it takes to get it changed!”

— “I’m out of here.”

Make the choice clearly and then proceed.

The easiest performance appraisal problems to get resolved may be those where the manager’s opinion is based on factually incorrect information. Sometimes bad data is sufficient to justify challenging the final result. But challenging a boss’s appraisal, even in a clear-cut case of bad data, is always a ticklish matter. Be sure it’s worth it.

Whatever you do, don’t try for immediate resolution. Say something like: “I’d like to think about what you’ve said and written, and perhaps have another conversation before this becomes official. May I get back to you in a day or two?”

Then sleep on it. Consider whether your boss’s assessment might be on target, or at least not so far off the mark that it’s worth making a major fuss over.

When you do get back to your boss, do one of two things. Acknowledge the fact that getting the assessment served as a significant learning experience, and ask how you can make a more valuable contribution in the next 12 months. Or tell your boss that after serious thought you believe an adjustment of the rating is justified.

It’s understandable to be unhappy, even upset, when you don’t agree with your performance review, but proceeding carefully rather than acting rashly is the best approach — and the one most likely to earn you a more favorable appraisal in the future.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.