Qué hacer cuando tomó una mala decisión

texto alt

Puede ser doloroso admitir cuando hemos tomado una mala decisión. Es naturaleza humana ser optimista y asumir que el éxito está a la vuelta de la esquina. Para suavizar el golpe, he aquí cuatro pasos a seguir cuando se da cuenta de que ha tomado una mala decisión.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

You must be logged into the site to download the file.

Puede ser doloroso admitir cuando hemos tomado una mala decisión. Quizá usted contrató a la persona incorrecta, aceptó un trabajo que no era el adecuado o lanzó un producto que nadie parece querer. Es naturaleza humana ser optimista y asumir que el éxito está a la vuelta de la esquina.

Sin embargo, mientras se acumula la evidencia del fracaso o la decepción, usted podría comenzar a dudar de su idea. Aun así, puede ser abrumador admitir el error ante sus colegas y su red profesional. Para suavizar el golpe, he aquí cuatro pasos a seguir cuando se da cuenta de que ha tomado una mala decisión.

Darse cuenta de que necesita actuar rápidamente. Todos somos muy susceptibles a la falacia de los costos hundidos, la cual vuelve difícil que cancelemos algo a lo que ya le hemos dedicado mucho tiempo, dinero o esfuerzo. Por ello es que muchas personas se mantienen en relaciones infelices o se aferran a acciones perdedoras cuando los resultados son sombríos. Similarmente, usted podría haber gastado mucho capital político para promover una expansión geográfica del negocio, por lo que se siente bien el seguir peleando hasta que pruebe ser exitosa. Sin embargo, si sabe que nunca lo será, o que tomará décadas en dar resultados y usted necesita una línea de tiempo menor, es mucho mejor para su carrera aceptar la derrota ahora, en lugar de arrastrar la expansión y desperdiciar más recursos.

Identificar el remedio, incluso si no es una cura completa. Algunas veces una mala decisión no es fatal. Usted podría haber contratado a la persona incorrecta, pero si ella tiene la actitud adecuada, podría estar abierta a tomar entrenamiento remediar y mejorar sus habilidades. Usted podría haber aprobado una expansión al sur de California, que está en problemas, pero quizá pueda reducir la escala temporalmente a un programa piloto en el condado de Los Ángeles, para aprender más acerca del nuevo mercado. Por otra parte, algunos problemas requieren acción drástica y decisiva. Si usted odia su nuevo trabajo después de un mes, quizá quiera renunciar lo antes posible, de forma que la compañía pueda hacerle una oferta a otro aspirante calificado, que fue entrevistado durante su proceso de reclutamiento. Es esencial tener una visión clara de cómo remediar la mala decisión.

Encontrar una lección y una luz al final del túneL. ¿Usted podría de manera realista haber predicho el problema? Algunas veces estamos cegados -usted firmó un arrendamiento justo antes de que golpeara un desastre natural, o la estrategia de la compañía cambió inmediatamente después de que usted aceptó un nuevo empleo. Sin embargo, también hay muchas malas decisiones que podríamos haber prevenido. Quizá no verificó a la nueva contratación con el cuidado suficiente, y confío en su instinto en lugar de hacer una revisión a fondo de las referencias con sus antiguos supervisores y colegas. Quizá omitió las crecientes señales de problemas económicos y empujó una línea de productos de lujo, a pesar de saber que las marcas lujosas suelen batallar durante una recesión. Tomar una decisión incorrecta es doloroso, pero usted puede redimirla, al menos parcialmente, al aprender de la experiencia. Descubra en dónde se desvió. ¿Fue demasiado descuidado, escuchó a fuentes poco confiables o fue ciegamente optimista? Comprender sus prejuicios en la toma de decisiones, y crear un plan para superarlos, puede ayudarlo a tomar decisiones más inteligentes la próxima vez.

Compartir el conocimiento. Es mucho más fácil barrer las malas decisiones bajo la alfombra y pretender que nunca sucedieron. Sin embargo, hay poder en el tomar responsabilidad. Cuando el emprendedor Jared Kleinert lanzó un curso en línea -para el que le prometió sus socios $11,000 dólares de antemano- y vendió cero copias, experimentó un fracaso masivo. Sin embargo, cuando escribió al respecto, analizando las razones detrás de su mala decisión y compartiendo esas lecciones con otros, cambió el discurso. “Al segundo que lo publique, todos estaban diciendo lo vulnerable… Y transparente que era,” dijo Kleinert. “Creo que atrae el respeto de las personas.”

Todos toman malas decisiones, pero es desafiante admitir sus errores, especialmente en una cultura que suele esconderlos. Sin embargo, cuando usted lo hace -y trabaja para corregirlo rápidamente- puede mitigar el problema inicial y ganarse el respeto de sus pares.

“Todos somos muy susceptibles a la falacia de los costos hundidos, la cual vuelve difícil que cancelemos algo a lo que ya le hemos dedicado mucho tiempo, dinero o esfuerzo”.

“Es esencial tener una visión clara de cómo remediar la mala decisión”.

Tomar una decisión incorrecta es doloroso, pero usted puede redimirla, al menos parcialmente, al aprender de la experiencia”.

Puede ser doloroso admitir cuando hemos tomado una mala decisión. Es naturaleza humana ser optimista y asumir que el éxito está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, mientras se acumula la evidencia del fracaso o la decepción, usted podría comenzar a dudar de su idea. Aun así, puede ser abrumador admitir el error ante sus colegas y su red profesional. Para suavizar el golpe, he aquí cuatro pasos a seguir cuando se da cuenta de que ha tomado una mala decisión.

  • Darse cuenta de que necesita actuar rápidamente.
  • Identificar el remedio, incluso si no es una cura completa.
  • Encontrar una lección y una luz al final del túneL.
  • Compartir el conocimiento.

Todos toman malas decisiones, pero es desafiante admitir sus errores, especialmente en una cultura que suele esconderlos. Sin embargo, cuando usted lo hace -y trabaja para corregirlo rápidamente- puede mitigar el problema inicial y ganarse el respeto de sus pares.

© 2015Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

What to Do When You’ve Made a Bad Decision

It can be painful to admit when we’ve made a bad decision. Maybe you hired the wrong person, took a job that wasn’t a good fit or launched a new product that no one seems to want. It’s human nature to be optimistic and assume that success is around the corner.

However, as evidence of failure or disappointment mounts, you may start to doubt your idea. But it can feel overwhelming to admit the mistake to your colleagues and professional network. To soften the blow, here are four steps to follow when you realize you’ve made a bad decision.

— REALIZE YOU NEED TO ACT QUICKLY. We’re all highly susceptible to the sunk-cost fallacy, which makes it hard for us to end something we’ve already put a lot of time, money or effort into. That’s why many people stay in unhappy relationships or hold onto losing stocks when the outcomes are dim. Similarly, you may have expended a great deal of political capital to advocate for a geographic business expansion, so it feels right to keep fighting until it proves to be successful. But if you know that it will never be successful, or will take decades to pay off and you need a much shorter timetable, it’s far better for your career to accept the loss now, rather than dragging the expansion out and wasting more resources.

— IDENTIFY THE REMEDY, EVEN IF IT’S NOT A CURE-ALL. Sometimes a bad decision isn’t fatal. You may have hired the wrong person for the job, but if she has the right attitude, she may be open to remedial training to improve her skills. You may have approved an expansion into Southern California that’s struggling, but perhaps you can temporarily scale back to a Los Angeles County pilot program to learn more about the new market. On the other hand, some problems require drastic, decisive action. If you hate your new job after a month, you may want to resign as soon as possible, so the company can make an offer to a qualified runner-up who was interviewed during your recruitment process. It’s essential to take a clear view of how to remedy the bad decision.

— FIND A LESSON, AND A SILVER LINING. Could you have realistically foreseen the problem? Sometimes, we’re blindsided — you signed a lease just before a natural disaster struck, or company strategy changed right after you accepted a new job. But there are also plenty of bad decisions that we could have prevented. Maybe you didn’t vet the new hire carefully enough, and relied on your gut instead of doing a thorough reference check with her former supervisors and colleagues. Perhaps you overlooked growing signs of economic trouble and pushed ahead with a new high-end product line, despite knowing that luxury brands often struggle during a recession. Making a bad decision is painful, but you can at least partially redeem it by learning from the experience. Figure out where you went wrong. Were you too careless, did you listen to unreliable sources, or were you blindly optimistic? Understanding your decision-making biases, and coming up with a plan to overcome them, can help you make smarter choices next time.

— SHARE THE KNOWLEDGE. It’s a lot easier to sweep bad decisions under the rug and pretend they never happened. But there’s power in taking responsibility. When entrepreneur Jared Kleinert launched an online course — for which he promised partners $11,000 upfront — and sold zero copies, he experienced a massive failure. But when he wrote about it, dissecting the reasons behind his bad decisions and sharing those lessons with others, he changed the discourse. “The second I published it, everyone was saying how vulnerable … and transparent it was,” Kleinert said. “I think it attracts respect from people.”

Everyone makes bad decisions, but it’s challenging to admit our mistakes, especially in a culture that often hides them. However, when you do — and you work to fix them quickly — you can mitigate the initial problem and earn the respect of your peers.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

print

Comments are closed.