¿Qué hacer cuando su jefe tiene un favorito (y no es usted)?

texto alt

Su relación con su supervisor es la más relevante que tiene en el trabajo, de forma que es importante dedicarle esfuerzo. Incluso si usted nunca se convierte en el favorito del jefe, he aquí algunas formas de mejorar su relación de trabajo.

TIEMPO DE LECTURA

texto alt

¿Cómo se calcula?

Descargar Contenido

Hay alguien en su equipo que parece no cometer ninguna equivocación a los ojos de su jefe. Obtiene todas las mejores tareas, va a cualquier conferencia que elija y se le brindan otros beneficios especiales. ¿Cuál es la mejor manera de manejar el no ser el favorito del jefe?

Su relación con su supervisor es la más relevante que tiene en el trabajo, de forma que es importante dedicarle esfuerzo, dice Susan Heathfield, una experta en manejo de talento. Sin embargo, esto puede ser desafiante cuando su jefe claramente favorece a alguien más. En un nivel personal, también es “doloroso” y “desmoralizante” reconocer que “su estrella no está brillando del modo que usted pensaba”, dice Karen Dillon, autora de la “HBR Guide to Office Politics.”

Incluso si usted nunca se convierte en el favorito del jefe, he aquí algunas formas de mejorar su relación de trabajo:

  • Obtenga perspectiva: Cuando usted está en una situación de trabajo que parece “profundamente injusta,” ello tiende a devorar “su energía física y emocional,” dice Dillon. Por eso es que usted necesita una voz externa que sirva como caja de resonancia. “Usted necesita alguien que le diga, ‘sí, esta situación es injusta’ o ‘estás pensándolo de más’ explica.
  • Sea positivo: Resista el impulso de desahogar su frustración contra el favorito su jefe. Su meta es ser un contribuidor confiado, “auto motivado y auto impulsado”, que no necesita “la validación del jefe para hacer un buen trabajo o ser feliz,” dice Heatherfield.
  • Observe y aprenda: Una vez que está en la mentalidad adecuada, volteé su atención hacia el favorito y trate de “descubrir la esencia de por qué es tan exitoso,” dice Heathfield. Observe cómo interactúa con su jefe y otros en la compañía. Observe cómo brinda las presentaciones y ponga atención a sus comunicaciones escritas y verbales. Piense acerca de cómo usted podría “emular sus comportamientos” de formas que se sientan genuinas, dice Dillon.
  • Construya puentes: “Usted debería esforzarse para construir relaciones con su jefe y con el favorito,” dice Heathfield. Dillon recomienda pedirle consejos al favorito, con un tono cálido y de colegas, acerca de cómo mejorar en su trabajo. Recuerde: no es una competencia. “Usted está tratando de desarrollar una relación saludable al llegar a conocerlo,” explica.
  • Opte por la conversación, no por la confrontación: Usted puede hablar con su jefe acerca de formas de mejorar el desempeño, pero no lo acuse de tener favoritos. Haga preguntas como: ¿cómo lo estoy haciendo? ¿qué te gustaría ver de mí? Sea explícito acerca de los desafíos que usted está buscando.
  • Encuentre otros mentores: Esta es una buena práctica, en cualquier caso, dice Dillon. Usted quiere “desarrollar relaciones con personas en posiciones de poder a lo largo de la organización” para ayudarlo a profundizar su comprensión de los desafíos que están enfrentando colectivamente y de dónde se encuentran las oportunidades.
  • Muévase: Dillon dice que ella es una firme creyente en la noción de que el “trabajo duro, una buena actitud y ser un buen colega brinda frutos con el tiempo,” pero si usted está “siendo ignorado” a pesar “de sus mejores esfuerzos,” podría ser tiempo de iniciar una búsqueda de empleo.

“Su meta es ser un contribuidor confiado, auto motivado y auto impulsado, que no necesita la validación del jefe para hacer un buen trabajo o ser feliz”.

“Usted debería esforzarse para construir relaciones con su jefe y con el favorito, se recomienda pedir consejos al favorito, con un tono cálido y de colegas, acerca de cómo mejorar en su trabajo”.

“Usted puede hablar con su jefe acerca de formas de mejorar el desempeño, pero no lo acuse de tener favoritos”.

Su relación con su supervisor es la más relevante que tiene en el trabajo, de forma que es importante dedicarle esfuerzo

Sin embargo, esto puede ser desafiante cuando su jefe claramente favorece a alguien más. En un nivel personal, también es “doloroso” y “desmoralizante” reconocer que “su estrella no está brillando del modo que usted pensaba

Incluso si usted nunca se convierte en el favorito del jefe, he aquí algunas formas de mejorar su relación de trabajo:

  • Obtenga perspectiva
  • Sea positivo
  • Observe y aprenda
  • Construya puentes
  • Opte por la conversación, no por la confrontación
  • Encuentre otros mentores
  • Muévase

© 2017Harvard Business School Publishing Corp.

De: hbr.org

Distribuido por: The New York Times Syndicate.

What to Do When Your Boss Has a Favorite (and It’s Not You)

There’s someone on your team who seems to do no wrong in your boss’s eyes. She gets all the choice assignments, goes to any conference she chooses and is given other special perks. What’s the best way to handle not being the boss’s favorite?

Your relationship with your supervisor is the most important one you have at work, so it’s important to put effort into it, says Susan Heathfield, a talent management expert. But that can be challenging when your boss clearly favors someone else. On a personal level, it’s also “painful” and “deflating” to recognize that “your star isn’t shining the way you thought it was,” says Karen Dillon, author of the “HBR Guide to Office Politics.”

Even if you never become the boss’s favorite, here are some ways to improve your working relationship:

• GET PERSPECTIVE: When you’re in a work situation that seems “profoundly unfair,” it tends to eat away at “your psychic and emotional energy,” Dillon says. That’s why you need an outside voice to serve as a sounding board. “You need someone who will tell you, ‘Yes, this situation is unfair’ or ‘you’re overthinking this one,’” she says.

• BE POSITIVE: Resist the urge to take your frustration out on your boss’s favorite. Your goal is to be a confident, “self-motivated and self-propelled” contributor who doesn’t need “validation from a boss to do a good job or to be happy,” Heatherfield says.

• WATCH AND LEARN: Once you’re in the right mindset, turn your attention to the favorite and try to “figure out the essence of why she is so successful,” Heathfield says. Observe how she interacts with your boss and others in the company. Watch how she delivers presentations and pay attention to her written and verbal communication. Think about how you could “emulate her behaviors” in ways that feel genuine to you, Dillon says.

• BUILD BRIDGES: “You should be going out of your way to build relationships with your boss and the favorite,” Heathfield says. Dillon recommends asking the favorite for advice on how to get better at your job in a warm, collegial tone. Remember: It’s not a competition. “You’re trying to develop a healthy relationship by getting to know him,” she says.

• OPT FOR CONVERSATION, NOT CONFRONTATION: You can talk to your boss about ways to improve your performance, but don’t accuse her of playing favorites. Ask questions like: How am I doing? What would you like to see from me? Be explicit about the challenges you’re looking for.

• FIND OTHER MENTORS: This is good practice regardless, Dillon says. You want to “develop relationships with people in positions of power throughout the organization” to help deepen your understanding of the challenges you’re collectively facing and where opportunities lie.

• MOVE ON: Dillon says she’s a firm believer in the notion that “hard work, a good attitude and being a good colleague pays off over time,” but if you’re “being ignored” despite “your best efforts,” it might be time to start a job search.

¿Qué te ha parecido?

Si encontró algún error gramatical en este artículo, por favor notifíquelo a nuestros editores seleccionando el texto y presionando:“Ctrl + Enter”.

Comments are closed.